Nueva y más contagiosa subvariante ómicron está en Miami-Dade. Esto es lo que hay que saber

Miami

Una nueva y más contagiosa subvariante ómicron del COVID se está imponiendo rápidamente en todo el país y ha empezado a circular en Miami-Dade.

Las mutaciones de esta nueva cepa, XBB.1.5, permiten que el virus se propague con mayor facilidad. La Organización Mundial de la Salud señaló que la subvariante es especialmente hábil para evadir la inmunidad de la vacunación o la infección, lo que explica su rápida propagación.

Según los CDC, la subvariante XBB.1.5 representó alrededor del 28% de los casos de COVID-19 en Estados Unidos durante la semana que finalizó el 7 de enero, frente al 2% registrado a principios de diciembre.

“Lo que está mostrando esta variante es muy similar a las anteriores olas de variantes que hemos visto desde el comienzo de la pandemia”, afirmó el Dr. David Andrews, profesor adjunto de Patología de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami.

Los virus mutan constantemente y, en el caso del COVID, las mutaciones han dado lugar a olas de nuevos casos a lo largo de la pandemia. Las variantes delta y ómicron han sido especialmente virulentas.

En el caso de la XBB.1.5, su capacidad para evadir la inmunidad le está dando una “ventaja de crecimiento” en comparación con la docena de otras subvariantes que se han registrado, y la está empujando a convertirse en la subvariante dominante, dijo Andrews.

¿Cuál es la variante del COVID dominante en Miami-Dade?

Nomi Health, que gestiona los centros de vacunación y pruebas de detección del COVID en Miami-Dade, dijo que empezó a detectar la XBB.1.5 en sus muestras de pruebas de COVID a mediados de diciembre. Hasta ahora, constituye 2% de las muestras de pruebas de COVID secuenciadas en el condado, aunque la empresa espera ver un “aumento significativo” de muestras vinculadas a la nueva subvariante en un futuro próximo.

Los expertos se basan en diversos datos, como las pruebas de COVID, las muestras de aguas residuales y la secuenciación genética, para saber en qué medida se está propagando el COVID en la comunidad y qué variantes están circulando.

Desde mediados de diciembre, alrededor del 50% de las muestras de las pruebas de COVID de los centros de Nomi Health en Miami-Dade estaban relacionadas con la BQ.1, que es la cepa dominante en Miami-Dade y el resto del país. La nueva subvariante, la XBB.1.5, es la segunda más dominante en el país y es la tercera más dominante en el sudeste, según la más reciente estimación Nowcast de los CDC.

Los CDC estiman que la XBB.1.5 representó el 17% de las infecciones en Alabama, Florida, Georgia, Kentucky, Mississippi, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Tennessee durante la semana que finalizó el 7 de enero. La BQ.1.1 representa alrededor del 44%.y la BQ.1 alrededor del 20% en estos estados. Los CDC no desglosan las variantes por estados, solo por regiones del país.

Qué esperar con la nueva subvariante

Tanto las reactivaciones bivalentes de Pfizer como de Moderna se crearon para proporcionar cierta protección contra la cepa original del COVID, así como contra la ómicron. Y puesto que la subvariante es descendiente de la ómicron, el refuerzo debería proporcionar cierta protección.

Y aunque se espera que los casos y las hospitalizaciones por COVID aumenten en las próximas semanas a medida que la gente vuelva a casa de las reuniones navideñas y las vacaciones, “no va a ser una ola como la que vimos hace un año o en otoño de 2021 con la ómicron y la delta respectivamente”, dijo Thomas Hladish, investigador científico adjunto de la Universidad de la Florida que desarrolló modelos estadísticos de previsión a lo largo de la pandemia.

Más bien, Hladish predice que la situación del COVID será más parecida a la ola de verano, que en la Florida registró la mayoría de los días más de 4,000 hospitalizaciones por COVID. La mayor cantidad de hospitalizaciones por COVID se registró el 28 de julio, con 5,241.

“Pero estoy un poco preocupado porque parece estar infectando a las personas mayores más que la ola de verano de 2022”, dijo. “Y eso tiende a significar resultados más graves”.

Una variante no tiene que ser más peligrosa que otras cepas para causar una enfermedad grave en determinadas personas, como ancianos, personas inmunodeprimidas o con afecciones médicas, explicó. También influyen la disminución de la inmunidad y los cambios de comportamiento de las personas con el paso del tiempo, como el uso de mascarillas y el distanciamiento social.

Esta última ola de COVID ha afectado a los mayores de 70 años, según los datos de los CDC sobre hospitalizaciones por COVID en Estados Unidos. Entre los mayores de 70 años, la tasa de nuevos ingresos hospitalarios por COVID por cada 100,000 habitantes en Estados Unidos era de 8.71 el 9 de enero, según los CDC. Entre las personas de 60 a 69 años, la tasa de hospitalizaciones era de 2.70 y entre las de 50 a 59 años, de 1.40 en ese mismo período.

En cambio, la tasa de nuevos ingresos hospitalarios por COVID fue de 0.69 para las personas de 30 a 39 años y de 0.51 para las de 18 a 29 años, según los datos de los CDC.

“El comportamiento de las personas cambia en respuesta a la amenaza”, dijo Hladish.