Anuncios

Consejo de Seguridad ONU respalda proceso de paz en Colombia y pide acelerar su puesta en marcha

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, asiste a una conferencia de prensa con miembros del Consejo de Seguridad de la ONU después de una reunión en el Palacio Presidencial en Bogotá, Colombia, el jueves 8 de febrero de 2024. (AP Foto/Fernando Vergara)

BOGOTÁ (AP) — El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas reafirmó el jueves su respaldo al acuerdo de paz logrado hace siete años con la extinta guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y celebró la intención del gobierno de acelerar su implementación.

“Estamos muy motivados por el progreso que hemos notado y somos conscientes de que hay mucho por hacer”, indicó a la prensa Dame Barbara Woodward, representante permanente de Gran Bretaña, tras asistir a una reunión privada con el presidente colombiano Gustavo Petro.

Los miembros del Consejo de Seguridad cumplen en Colombia una visita oficial que se extenderá hasta el domingo para presenciar de primera mano el progreso del acuerdo de paz que evalúan periódicamente, hacer visitas de campo y hablar con todas las partes involucradas, incluyendo a líderes de derechos humanos, indígenas y afrocolombianos.

Carolyn Rodrigues Birkett, presidenta del Consejo de Seguridad y representante permanente de Guyana, dijo que les complace observar el compromiso del gobierno colombiano para la plena aplicación del acuerdo de paz, especialmente en la aplicación del Capítulo Étnico que busca ayudar a comunidades indígenas y afrodescendientes en un 60% para 2026.

“Hemos instado al gobierno a que adopte todas las medidas necesarias para cumplir su promesa”, añadió Rodrigues Birkett.

Petro señaló que su gobierno está comprometido a cumplir lo pactado, pero recalcó que hay serios atrasos: “a pesar de que hemos acelerado, aún el ritmo es insuficiente y perdimos cuatro años”, dijo en referencia al gobierno que lo antecedió.

El acuerdo de paz firmado en 2016 está compuesto por varios capítulos que reúnen compromisos de transformaciones estructurales, especialmente en los territorios más afectados por la violencia.

Según Petro, en el que busca cambiar las condiciones en las zonas rurales no hay avances notables. Sólo se han comprado 213.000 hectáreas de tierra de una meta de tres millones que se plantearon entregar a los campesinos.

Tampoco ve suficientes avances en la transformación de los territorios pese a millonarias inversiones.

El mandatario consideró que los más de 13.000 guerrilleros de las FARC que firmaron el acuerdo no han tenido las suficientes garantías de seguridad. Señaló que más de 400 han sido asesinados desde 2016 y otros cientos continúan presos o no han recibido amnistías pese a requerirlas.

“Esta realidad hace que cualquier firmante de paz tenga ante sí no la posibilidad de una prosperidad ante la sociedad, sino o la muerte, o la cárcel, o el rechazo de la justicia”, afirmó Petro.

El Consejo de Seguridad hace una revisión trimestral de la implementación del acuerdo de paz con las FARC y avaló que la misión de la ONU en Colombia ayude en el monitoreo del cese al fuego que sostiene el gobierno con la guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN) en el marco de negociaciones de paz.

Petro ha puesto en marcha una política llamada “paz total” que busca establecer diálogos simultáneos con grupos armados y bandas criminales.

La mesa de diálogo con el ELN, alzado en armas desde 1964, es la más avanzada. Esta semana las partes culminaron la sexta ronda de negociaciones acordando extender por seis meses el cese al fuego bilateral, suspender los secuestros extorsivos y dejando en firme la prohibición de utilizar menores de 15 años en el conflicto.

Pascale Baeriswyl, representante permanente de Suiza, dijo que el Consejo le da la bienvenida al anuncio del cese del fuego con el ELN y felicitó a Colombia porque con sus esfuerzos de paz han representado “un ejemplo positivo para el mundo”.

El gobierno colombiano también adelanta un proceso de diálogo con el autodenominado Estado Mayor Central (EMC), el mayor grupo disidente de las FARC creado por quienes se negaron a firmar el acuerdo de paz.

La presidenta del Consejo de Seguridad dijo que durante su estadía en Colombia se reunirá con los equipos negociadores del gobierno en las mesas con el ELN y el EMC “para tener un mayor entendimiento”.

El Consejo de Seguridad, que visita por tercera vez Colombia desde que se firmó el acuerdo de paz, está compuesto por 15 miembros, cinco permanentes —China, Estados Unidos, Rusia, Francia y Gran Bretaña— y otros 10 rotativos que incluyen actualmente a Japón, Ecuador, República de Corea, Malta, Argelia, Eslovenia, Guyana, Sierra Leona, Suiza y Mozambique.

Los miembros del Consejo viajarán el 9 de febrero a Caquetá, al sur del país, hacia un antiguo espacio donde se realizaron las fases iniciales de adaptación de los exguerrilleros a la vida civil. Al siguiente día visitarán el departamento de Valle del Cauca, al suroeste, donde se reunirán con líderes indígenas y afrocolombianos.