Conozca a la beagle rescatada por el príncipe Harry y Meghan Markle que no tiene ‘ni idea’ que es de la realeza

·3  min de lectura

Una perra rescatada ha pasado de una vida de pruebas en animales y cría inhumana a ser una de las mascotas más mimadas del mundo.

La beagle de 7 años llamada Mamma Mia fue adoptada este mes de una organización de rescate de California por los duques de Sussex, el príncipe Harry y Meghan Markle.

“Fue surrealista”, dijo a McClatchy News Shannon Keith, presidenta y fundadora de Beagle Freedom Project. “Cuando entraron por la puerta, Mamma Mia simplemente corrió hacia ellos. Es como si supiera: ‘Esta es mi gente’, y ellos supieran: ‘Esta es nuestra perra’”.

Mamma Mia es una de los miles de beagles rescatados de un centro de Virginia donde se criaban perros para venderlos a laboratorios de pruebas. Los propietarios de la instalación, Envigo y su empresa matriz, Inotiv, acordaron cerrarla después de que se convirtiera en objeto de decenas de denuncias por crueldad animal.

Aunque es probable que los casi 4,000 perros rescatados tengan una vida más feliz que la que habrían tenido si hubieran permanecido en la instalación, muy pocos se encontrarán en los hogares de la realeza.

“Mamma Mia es ahora una perrita duquesa”, dijo Keith.

Incluso sus cachorros —siete hembras y un macho que están en hogares de adopción— están obteniendo títulos reales.

Los ocho cachorros de Mamma Mia –siete hembras y un macho– que los rescatistas llaman ahora
Los ocho cachorros de Mamma Mia –siete hembras y un macho– que los rescatistas llaman ahora

La pareja real acudió a la sede del rescate de beagles en Valley Village, un vecindario del noroeste de Los Ángeles, el 11 de agosto, para conocer al nuevo miembro de la familia, dijo Keith. Markle había pedido específicamente adoptar un perro adulto con un pasado problemático, y Keith sabía que sería una gran cuidadora para Mamma Mia.

“(Mamma Mia) no solo fue reproducida y reproducida y reproducida, sino que también le hicieron pruebas y le robaron sus bebés”, dijo Keith. “La mataron de hambre y algunos de sus bebés murieron por eso. Y ahora, está viviendo la vida. Es una historia de Cenicienta”.

Pero lo más importante, dijo Keith, no es que Mamma Mia viva ahora con un duque y una duquesa en una mansión de Montecito; es que está con una familia que la cuida.

“Hacían todas las preguntas correctas”, dice Keith sobre la pareja real cuando vinieron a recoger a Mamma Mia. “Y preguntaron: ‘¿Hay algo especial que le guste?’

“Se mostraron muy humildes, muy dulces, muy amables”, dijo.

Cuando la pareja se disponía a salir de la sede del rescate, Keith dijo que el príncipe se detuvo y le dijo que se había dado cuenta de que Mamma Mia olfateaba una pequeña casa en la parte trasera de la propiedad.

“El príncipe Harry dijo: ‘No podemos irnos todavía porque hay algo que ella quiere en esa casa de atrás’”, dijo.

Otra empleada del rescate de beagles, Melina Shirley, llevó a la pareja y a su nueva perra a la casa trasera, donde Mamma Mia volteó y saqueó un contenedor de juguetes hasta que sacó un zorro de peluche. El juguete era uno que Shirley le había comprado justo después de ser rescatada del centro de Virginia.

“El Príncipe Harry dijo: ‘Lo sabía’”, dijo Keith. “’Ahora tiene su juguete. Podemos llevarla a casa’”.