Anuncios

Condenan a Ruby Franke, 'influencer' de YouTube, a 60 años de prisión por abuso de menores

Condenan a Ruby Franke, 'influencer' de YouTube, a 60 años de prisión por abuso de menores

La exvloggera de YouTube Ruby Franke rompió en llanto mientras hablaba ante el tribunal el martes, justo antes de que un juez de Utah le impusiera cuatro condenas que van desde uno a 15 años de prisión y que corresponden a cada uno de los cuatro cargos de abuso de menores de los que se declaró culpable en diciembre.

Su exsocia, Jodi Hildebrandt, recibió la misma condena que Franke. Las mujeres cumplirán sus penas de forma consecutiva, las cuales podrían durar entre cuatro y 60 años, según se determine en las sentencias de conformidad.

De todas formas, esta decisión dependerá luego de la Oficina de Indultos y Libertad Condicional de Utah.

Por otra parte, el juez John J. Walton les comunicó que tienen 30 días para apelar la resolución.

Momentos antes de que se dictara la sentencia, Franke se dirigió al tribunal entre sollozos y describió a su actual exmarido como el amor de su vida.

“Mi condena es justa. Además, le ofrecieron seguridad a mi familia, fueron responsables con el público y tuvieron piedad de mí”, clamó la madre de los niños, a quienes solía llamar sus “pollitos”.

Y agregó: “Me hicieron creer que el mundo era un lugar malvado. Durante los últimos cuatro años, elegí seguir los consejos de otras personas que me hicieron entrar en un oscuro delirio”.

Jodi Hildebrandt y Ruby Franke fueron condenadas por abuso de menores (Instagram/Moms of Truth)
Jodi Hildebrandt y Ruby Franke fueron condenadas por abuso de menores (Instagram/Moms of Truth)

Asimismo, Franke también les dio las gracias a los detectives y a los profesionales médicos a través de su declaración.

Por otra parte, aseguró que, cuando la esposaron, fue un momento liberador.

La vloggera tenía un canal en el que documentaba la vida de su familia e incluso daba consejos de crianza, lo cual atraía a millones de suscriptores. Pero su reputación se vino abajo cuando ella y Hildebrandt fueron detenidas de manera inesperada en agosto de 2023 por abusar de sus hijos.

Las acusaciones de abusos salieron a la luz después de que uno de los hijos de Franke escapara de la casa de Hildebrandt y huyera hacia la casa de un vecino, quien llamó al 911. Al momento de pedir ayuda, el niño de 12 años estaba desnutrido, tenía múltiples heridas y estaba inmovilizado con cinta adhesiva. Más tarde, la policía encontró a otro menor que también sufría malos tratos en el domicilio.

Según las órdenes de detención, el niño les dijo a los investigadores que Hildebrandt les ponía pimienta de cayena y miel en las heridas causadas por haber estado atados con una cuerda.

La sentencia de Hildebrandt se dictó poco después de la de Franke, el martes.

Allí, la fiscalía la calificó como “un riesgo para la comunidad” y manifestó que la mujer no había mostrado ningún remordimiento respecto a sus actos.

En respuesta, su abogado, Douglas Terry, afirmó: “Según mi experiencia con Jodi Hildebrandt, puedo decir que no es la persona que han descrito”.

Luego, la mujer hizo una breve declaración: “Amo a estos niños, de verdad. Una de las razones por las que no quería ir a juicio es porque no quería hacerlos revivir todo esto. Deseo que sanen física y emocionalmente”.

Acto seguido, el juez Walton habló directamente con Hildebrandt antes de imponerle la condena.

“Esta situación es, en gran parte, obra suya. Su conducta fue desastrosa para con estos niños y los aterrorizó”.

En diciembre, las exsocias se declararon culpables de cuatro cargos de maltrato infantil agravado en segundo grado y aceptaron cumplir la condena en prisión.

Aunque las personas que miraban sus videos solían preocuparse por el duro estilo de crianza de la pareja en su canal llamado 8 Passengers, más que nada por los castigos impuestos que incluían privarlos de alimentos y regalos de Navidad, no fue hasta agosto de 2023 que Franke estuvo bajo custodia policial, después de que descubrieran a algunos de sus hijos en un estado penoso.

El canal, que ahora se eliminó, debutó allá por 2015 y había acumulado más de 2.000.000 de suscriptores antes de que en 2020 comenzaran las especulaciones sobre las conductas de la familia.