Concluye sin incidentes festival de toros en España

·1  min de lectura

TORDESILLAS, España (AP) — Cientos de personas participaron el martes en un festival taurino con siglos de antigüedad en España, pero bajo órdenes de no lastimar al toro con dardos o lanzas, aunque al final es sacrificado de todas maneras.

Antes, en el festival Toro de La Vega que se celebra en el pueblo norteño de Tordesillas, la multitud, ante miles de espectadores, solía clavarle lanzas al toro mientras lo perseguía a pie o a caballo hasta una pradera donde finalmente el animal moría, en lo que era uno de los espectáculos más sangrientos de España.

Según los organizadores, el festival se remonta al siglo XIV.

Las protestas de los defensores de los animales llevaron a los organizadores a modificar las normas en 2016. Ahora está prohibido matar al toro durante el festival, aunque es sacrificado en privado después. En ese año estallaron trifulcas entre habitantes locales y defensores de los animales.

Tras una pausa de dos años por la pandemia, el pueblo trató nuevamente de permitir el lanzamiento de dardos hacia el animal, pero el gobierno y los activistas intervinieron.

El pueblo acusa a los activistas, a la prensa y a los extranjeros de inmiscuirse en un evento que los locales consideran parte intrínseca de su cultura.

El festival Toro de La Vega del martes tuvo escasa asistencia. No hubo incidentes y el animal fue sacrificado discretamente después, y su carne fue vendida para comer.