Con bicicleta y pizarrón, esta maestra sale a buscar a los alumnos que no tienen internet para darles clases

Rodrigo Neria Cano
·4  min de lectura
Foto: Twitter vía @EducacionZ5_Ec.
Foto: Twitter vía @EducacionZ5_Ec.

Por las tardes Carolina Espinoza se pone su cubrebocas, amarra un pizarrón a su bicicleta y sale hacia las casas de sus alumnos, quienes no pueden conectarse a las clases en línea, para poder enseñarles algo.

Carolina es docente de la escuela de educación básica Juan Bautista Yugal ubicada en una localidad de la provincia del Guayas, Ecuador. En los últimos días su labor como maestra ha llamado la atención a medios locales e internacionales, porque ni la pandemia ni las limitantes tecnológicas son un impedimento para que continúe con sus clases.

En entrevista con el medio local El Comercio, Carolina Espinoza dijo que sí le teme al virus SARS-CoV-2, pero que siente un gran compromiso con garantizar el derecho a la educación de sus 85 alumnos.

Su amor por la docencia se hizo viral porque el Ministerio de Educación de su país hizo una publicación en redes sociales con fotos donde se ve cómo visita las casas de sus estudiantes. “Carolina Espinoza, docente de la EEB Juan Bautista Yagual en Playas, se moviliza en bicicleta en busca de sus estudiantes que no cuentan con internet. De esta forma, demuestra que su vocación va por encima de las adversidades”, reza el tuit.

Y los frutos de su esfuerzo ya los está recogiendo, “Cuando llego me reciben con amor. Estos chicos van a recordar toda la vida que fue la docente Carolina la que llegó a la puerta de su casa en plena pandemia, no van olvidarlo nunca; yo moriré y ellos lo recordarán”, dijo la maestra al citado medio.

Pero aun así esta maestra ecuatoriana, que tiene dos grupos, uno de quinto y otro de séptimo, cree que se deben redoblar esfuerzos para que los niños tengan acceso a la educación, “Me siento muy halagada, pero me gustaría también que todos se sumen a la ayuda de los estudiantes que necesitan de una u otra manera algún tipo de dispositivo para recibir las clases, tablet o teléfono, o la provisión de la conexión a Internet con la que no cuentan”.

Carolina Espinoza rápidamente se dio cuenta que no todos sus estudiantes iban a poder tomar clases a distancia por la pandemia, “Todo comenzó porque veo que no se conectan todos mis alumnos y yo quiero que tengan la misma oportunidad de estudiar, todos tienen el mismo derecho y como docente creo que soy una de las principales llamadas a que ese derecho se cumpla”.

Su lucha contra la deserción escolar en estos tiempos de COVID-19 le toma entre cuatro o cinco horas al día, pero lo hace porque sabe que son tiempos difíciles, “La situación económica es muy grave y hay familias que no tienen para poner recargas de Internet todas las semanas”.

Carolina Espinoza es licenciada en Educación Básica, y ha trabajado de forma profesional impartiendo clases durante nueve años, aun así, quiere estar más preparara y dijo a El Comercio que sueña con hacer una maestría en pedagogía o en tecnologías de la educación.

La labor de la profesora ha sido alabada en redes sociales, por ejemplo @samborondonradi mencionó, “Felicidades a la maestra por su profesionalismo y a los estudiantes que tiene un lujo de maestra y creer que así le bajaron el sueldo y les pagan impuntual”.

También @pocusita escribió, “Excelente. Ella es una maestra innata y apasionada por enseñar a quien no tiene los recursos. Ejemplo para todos aquellos que ven el lado negativo sin ver que los perjudicados son los niños”.

La mayoría del comentario fueron para resaltar el valor de la docente, “¡Que emoción!, dentro de tanta corrupción, de tanto mal ecuatoriano, esta persona me hace sentir que aún hay esperanza. Quisiera conocerla y estrechar la mano de esta noble persona, gracias por el aporte y apoyo, ¡nos podrán robar todo menos la fe de los humildes y honestos!”.

También te puede interesar:

Se quedó varado por la pandemia y por no querer regresar a su país sin sus mascotas

“¡Me acabo de divorciar por Zoom!”, el festejo de un mujer que refleja cómo cambió el mundo

Panam, los tenis mexicanos que dicen ser discriminados por marcas extranjeras