Anuncios

Comunidad Andina combatirá al crimen organizado transnacional y creará grupo de seguridad regional

LIMA (AP) — A partir de la ola de violencia sin precedentes que sacude a Ecuador, la Comunidad Andina decidió el domingo conformar un grupo de alto nivel de seguridad regional para combatir a la delincuencia organizada transnacional y reforzar la vigilancia fronteriza, migratoria y aduanera.

La organización, conformada por Ecuador, Colombia, Bolivia y Perú, aprobó de forma unánime el Plan de Acción Resolutiva (PAR), que incluye la creación del grupo de alto nivel. La medida se produjo durante la sesión extraordinaria XXIV del Consejo Andino de ministros de Relaciones Exteriores celebrada en Lima.

El equipo de alto nivel estará integrado por funcionarios designados por los cancilleres y ministros de Seguridad Interna, cuya misión será hacer un seguimiento a la ejecución del PAR para el combate al crimen organizado transnacional, así como proponer medidas complementarias, señala la resolución.

Este grupo de seguridad regional se conformará en un plazo de 15 días y se reunirá de manera bimestral.

El Consejo Andino había resuelto llevar a cabo la sesión extraordinaria tras la condena unánime de los actos violentos que se desataron en Ecuador en las últimas semanas, teniendo en cuenta que las consecuencias de la delincuencia organizada transnacional y delitos conexos son de alcance regional, se indicó como antecedente.

Entre las acciones “conjuntas y urgentes” para luchar contra el flagelo que afecta “la seguridad, la paz y la economía de los países de la Comunidad Andina”, el PAR señala el reforzamiento de la vigilancia fronteriza con el fin de “identificar, controlar y neutralizar los pasos fronterizos no autorizados”.

El pacto también establece la creación de un mecanismo para el intercambio de información migratoria, cuya proyección será crear el Banco Andino de Datos. También se reforzarán los controles aduaneros, y la cooperación en inteligencia, control de tráfico de armas y materia penitenciaria.

También se establece la creación de un observatorio regional andino que procese y analice la información sobre la delincuencia organizada. El documento no precisa un tiempo ni el mecanismo para su concreción.

La apertura de la sesión estuvo a cargo de la presidenta del país anfitrión, Dina Boluarte, quien sugirió que las medidas adoptadas podrían extenderse a otras naciones de Latinoamérica para enfrentar de manera conjunta el flagelo.