Compañera de fórmula de Crist es un blanco fácil de ataques de DeSantis | Editorial

·6  min de lectura
MATIAS J. OCNER/mocner@miamiherald.com

No fue una sorpresa que el candidato demócrata Charlie Crist recurriera al Condado Miami-Dade de nuevo— para seleccionar a su compañera de fórmula en la contienda para la gobernación.

Seleccionar a una joven hispana, que domina el español, con profundas raíces en el condado más grande y más rico en votos de la Florida es obvio. Eso fue lo que hizo en 2014, cuando seleccionó a Annette Taddeo, una colombiano-americana y ex presidenta local del Partido Demócrata que ahora es senadora estatal y busca un escaño en el Congreso.

Pero, esta vez, Crist nos ha dejado preguntándonos cuál es la estrategia detrás de esta selección.

Las elecciones para gobernador no se ganan por los compañeros de fórmula. Apostamos a que la mayoría de los electores no puede nombrar a la vicegobernadora del gobernador Ron DeSantis, la ex representante estatal de Miami Jeanette Núñez. Pero los compañeros de fórmula tampoco deben hacer daño a una campaña, y la cobertura que la seleccionada de Crist ha recibido en los últimos días plantea la pregunta de si su selección le da una ventaja a los republicanos.

Solo el tiempo lo dirá.

Karla Hernández-Mats, de 42 años, es una ex maestra de educación especial y presidenta de United Teachers of Dade, el sindicato local de maestros. No impulsa la candidatura demócrata ya que no es tan conocida, lo que de hecho pudiera ayudar a Crist. Pero su selección tiene sentido en una forma importante: DeSantis ha politizado la educación y las escuelas; la selección de Crist envía un mensaje de que no cederá el tema a los republicanos. Hernández-Mats ha sido una líder eficaz en la educación pública, ayudando a aprobar un referendo en 2018 para dar aumentos a los maestros y enfrentándose a DeSantis.

Al mismo tiempo, dirigir el foco de la contienda hacia la educación es una apuesta para los demócratas. El cruce entre la educación y las guerras culturales de la Florida —es decir, la cruzada de DeSantis contra la “teoría crítica de la raza” y los derechos LGBTQ— ha funcionado bien para los republicanos bajo el nombre equivocado de “derechos de los padres”.

Los republicanos parecen creer que Hernández-Mats ofrece una oportunidad de oro para ponerle la etiqueta de “izquierdista radical” al moderado Crist. Esa etiqueta está muy lejos de la realidad, pero la campaña de Crist debe, o debería, haber visto venir ese ataque .

Los republicanos no perdieron tiempo en ir tras Hernández-Mats como “jefa sindical”, como “contraria a los padres” y como simpatizante de Fidel Castro. Esto último se basa en un críptico tuit que ella envió cuando murió el dictador cubano: “Un personaje político muere a los 90 años. La mayoría en Miami se alegra, muchos en Cuba lloran #FidelCastro”. ¿Era una declaración de hechos? ¿Era una muestra de apoyo o de oposición a Castro? En cualquier caso, esto plantea la duda de si el historial de ella fue investigado por el equipo de Crist. ¿Sabía la campaña de Crist que existía el tuit? ¿Pensaron sus asesores en cómo se interpretaría ese mensaje en Miami-Dade?

El derecho al aborto es la clave

Los demócratas esperan que la ira por el desmantelamiento del derecho al aborto desate la ola que los lleve a la cima en las elecciones de noviembre. Algunas de las mujeres sugeridas para ser la compañera de fórmula de Crist tienen fuertes antecedentes con respecto a los derechos reproductivos. Otras eran actuales funcionarias electas, pero muchas no quisieron renunciar a sus cargos para postularse con Crist, como exige la ley de la Florida.

Eso no quiere decir que Hernández-Mats, una líder vigorosa y progresista, no pueda hablar con credibilidad sobre la amenaza a los derechos de las mujeres. Los republicanos aprobaron este año una prohibición del aborto a partir de las 15 semanas sin excepciones por violación e incesto, y DeSantis ha prometido ampliar las “protecciones provida”.

Crist, que renunció a su escaño en el Congreso el miércoles, debe usar a Hernández-Mats como su puente con las electoras. Es una mujer de color, hija de inmigrantes hondureños de clase obrera y madre de dos hijos en el sistema escolar público que también está en la primera línea de la educación pública.

Y tiene que hacer mucho énfasis en la posición extrema del Partido Republicano sobre el aborto.

Mientras tanto, DeSantis machacará a Hernández-Mats por oponerse a su decisión de obligar a las escuelas a reabrir en 2020, durante el apogeo de la pandemia del COVID-19, sin los protocolos de salud y seguridad adecuados. DeSantis puede señalar el impacto catastrófico que el cierre de escuelas ha tenido en el aprendizaje y la salud mental de los jóvenes, por no hablar de los padres que trabajan. El hecho de que incluso los padres en la ciudad liberal de San Francisco se hartaran de que los funcionarios no quisieran reabrir las aulas, desencadenando protestas el año pasado, muestra la fuerza que tiene este tema para los republicanos.

La campaña de DeSantis también ha acusado a Hernández-Mats de proteger a un ex maestro de Miami-Dade que actualmente cumple una condena de ocho años de prisión por agresión sexual a estudiantes. Aunque no hay indicios de que ella lo haya hecho personalmente, es lógico pensar que cualquier vínculo con esta persona podría ser un problema.

Wendell Nibbs y Hernández-Mats ascendieron en las filas del sindicato al mismo tiempo. Él había sido acusado por estudiantes de mala conducta sexual durante 12 años, pero esas acusaciones se consideraron infundadas hasta 2016. Ese mismo año, Nibbs se postuló para ser delegado sindical como parte del mismo grupo de 100 miembros del sindicato que Hernández-Mats, quien fue elegida presidenta, informó el Herald. Él publicó fotos en la página de redes sociales del sindicato junto a Hernández-Mats mientras estaba bajo investigación. En 2019, Hernández-Mats dijo, a través de un portavoz, que es función del distrito escolar considerar que los empleados están calificados y ofrecer seguridad en un entorno escolar. Más tarde lo denunció cuando el Herald publicó un artículo detallando los cargos en contra de él.

La campaña de Crist defendió a Hernández-Mats, diciendo que ella no tuvo nada que ver con la investigación de Nibbs, y ha tratado de cambiar el foco de atención hacia el representante federal Matt Gaetz, un republicano de Panhandle que es el blanco de una investigación federal sobre acusaciones de tráfico sexual de niñas menores de edad. Gaetz, que no ha sido acusado, fue uno de los principales asesores de campaña de DeSantis, desde que el actual gobernador era un congresista poco conocido.

Estamos seguros de que este no es el tipo de cobertura que la campaña de Crist esperaba obtener en los días posteriores al anuncio de su compañera de fórmula. Hernández-Mats aporta energía, diversidad y credenciales de educación a la contienda, pero ¿será suficiente para superar la reacción tan fuerte que ha enfrentado de parte de los republicanos?