Anuncios

Commander, el perro de Biden, mordió al personal del Servicio Secreto en al menos 24 incidentes, muestran registros

(CNN) -- Commander Biden, el perro de la familia del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, mordió al personal del Servicio Secreto de EE.UU. (USSS, por sus siglas en inglés) en al menos 24 incidentes en la Casa Blanca y otros lugares, según nuevos documentos internos del USSS obtenidos por CNN.

Esa cifra no incluye los incidentes adicionales de los que CNN informó anteriormente y que afectaron al personal de la residencia ejecutiva y a otros trabajadores de la Casa Blanca. Pero los nuevos documentos, obtenidos a través de una solicitud de la Ley de Libertad de Información (FOIA, por sus siglas en inglés), revelan hasta qué punto la situación se había convertido en un grave problema laboral para los cientos de empleados que apoyan las operaciones de la Casa Blanca, y cómo el personal de la agencia cambió sus hábitos para evitar ser heridos por el pastor alemán.

"Las recientes mordeduras de perro nos llevaron a ajustar nuestras tácticas operativas cuando Commander está presente: por favor, dejen mucho espacio", escribió a su equipo un agente especial adjunto anónimo a cargo de la División de Protección Presidencial del USSS en un correo electrónico de junio de 2023, advirtiendo que los agentes "deben ser creativos para garantizar su propia seguridad personal".

Esta foto sin fecha obtenida a través de una solicitud de la FOIA muestra la camisa rota de un agente del USSS después de una mordedura de Commander, el perro del presidente de EE.UU., Joe Biden. (Crédito: USSS)

Esa advertencia se produjo meses antes de que el perro fuera retirado de la Casa Blanca, y entretanto se produjeron múltiples incidentes de mordeduras.

CNN revisó más de 400 páginas de documentos, muchos de los cuales estaban fuertemente editados para proteger el anonimato del personal del USSS y los detalles operativos.

En octubre de 2022, un técnico anónimo del Servicio Secreto describió un incidente y dijo que estaban "preocupados por la escalada de comportamiento de las mascotas de la familia y que... algo peor iba a pasar a los demás".

Commander, el perro de Biden, ha estado involucrado en más incidentes de mordeduras en la Casa Blanca de los reportados anteriormente

En los incidentes documentados estuvieron implicados miembros de la división uniformada del Servicio Secreto, miembros del destacamento de protección del presidente y otros funcionarios del USSS. Tuvieron lugar dentro y fuera de la residencia de la Casa Blanca, pero también en las casas de la familia Biden en Wilmington y Rehoboth Beach (Delaware), en Camp David y en Nantucket (Massachusetts), donde la primera familia pasa las vacaciones de Acción de Gracias.

Una fuente cercana a la familia Biden declaró a CNN que la familia Biden se siente "fatal" y tiene el "corazón roto" por la oleada de incidentes de mordeduras.

"Se les rompió el corazón por esto. Pidieron disculpas a los que fueron mordidos, llevaron flores a algunos. Se sienten fatal. Commander era sobreprotector y, aunque lo intentaron y trataron de solucionarlo, tuvieron que dejar que se fuera a vivir con otros miembros de su familia", dijo la fuente.

La familia intentó en repetidas ocasiones controlar la situación, que comenzó en octubre de 2022 con incidentes que se prolongaron durante todo un año. Commander Biden se unió a la familia como cachorro en diciembre de 2021.

"El presidente y la primera dama se preocupan profundamente por la seguridad de quienes trabajan en la Casa Blanca y de quienes los protegen todos los días. A pesar del entrenamiento adicional del perro, la correa, el trabajo con veterinarios y la consulta con especialistas en comportamiento animal, el entorno de la Casa Blanca simplemente demostró ser demasiado para Commander. Desde el otoño, vive con otros miembros de la familia", declaró Elizabeth Alexander, directora de Comunicaciones de la primera dama, Jill Biden, en un comunicado facilitado a CNN.

"Los incidentes relacionados con Commander se trataron como lesiones en el lugar de trabajo, con eventos documentados de acuerdo con las directrices del Servicio Secreto y del Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU.", dijo Anthony Guglielmi, portavoz del USSS, a CNN en un comunicado el miércoles.

"Aunque el personal del Servicio Secreto no maneja ni cuida a las mascotas de la primera familia, trabajamos continuamente con todas las entidades aplicables con el fin de minimizar cualquier impacto adverso de las mascotas de la familia", dijo.

Los documentos, obtenidos de forma independiente por CNN, fueron publicados por primera vez por John Greenewald.

"Iba a ocurrir algo peor"

Guglielmi pidió a su equipo de medios de comunicación que empezara a "elaborar posibles respuestas públicas" a las preguntas sobre los incidentes a partir de julio de 2023.

Un correo electrónico en el que se describe un incidente ocurrido el 29 de julio de 2023 —uno de los más graves esbozados en los documentos— revela la gravedad del problema.

Según el informe, un agente especial anónimo de la unidad de contravigilancia de la división de protección presidencial estaba proporcionando cobertura de seguridad en Rehoboth Beach, Delaware. Mientras el agente se dirigía a un puesto de seguridad en el patio trasero, oyó que Commander empezaba a ladrar, según el informe, pero no se dio cuenta de que Commander estaba "suelto y sin correa".

"En el fondo (el agente secreto) SA [editado] oyó la voz de lo que cree ser la primera dama de EE.UU., la Dra. Jill Biden [editado] gritando [cita editada]. Commander corrió hacia la dirección del puesto [editado] y mordió a SA [editado] en el antebrazo izquierdo. Causándole una grave herida abierta y profunda. Como resultado del ataque, SA [editado] empezó a perder (sic) una cantidad significativa de sangre del brazo de [editado]", decía el informe.

El agente fue atendido en el lugar por la unidad médica de la Casa Blanca y recibió seis puntos de sutura en el antebrazo izquierdo, según el informe, así como antibióticos para la herida.

Este documento obtenido a través de una solicitud de la FOIA muestra algunos de los incidentes reportados que involucran a Commander. (Fuente: USSS)

El 2 de octubre de 2022, un agente fue mordido en el antebrazo mientras mantenía la puerta abierta en la zona entre el ala oeste y la residencia, un incidente documentado en el que estuvo implicado el presidente Joe Biden.

"Commander y el presidente de Estados Unidos estaban entrando en el Salón de la Palmera a través de la Columnata Oeste. Commander entró primero, dio la vuelta y me agarró del brazo izquierdo. Luego se levantó y volvió a bajar. Es literalmente de mi altura. El presidente entró poco después, ya que iba detrás de él. El presidente entró en el Salón de la Palmera y dijo [editado]", relató el agente en una descripción del suceso, afirmando que estaban "en estado de shock por haber ocurrido este incidente".

Este agente planteó preocupaciones sobre la seguridad en el lugar de trabajo, diciendo que posteriormente les "preocupaba que saliera de la residencia o que estuviera fuera sin correa por la seguridad de los demás y la mía".

Hubo un incidente cercano el 26 de octubre de 2022, en los terrenos de la Casa Blanca. El perro "se abalanzó para morder pero falló antes de que la primera dama recuperara el control de la correa".

En noviembre de 2022, el perro hirió a un agente de división uniformado en el brazo y el cuádriceps derechos, por lo que tuvo que ser atendido en un hospital.

Joe Biden llama "h.d.p. loco" a Putin en acto de recaudación de fondos y el Kremlin responde

Un funcionario describió un incidente de mordedura el 23 de diciembre de 2022, en la Casa Blanca con la primera familia presente.

"Mientras la primera familia volvía del pabellón de tenis, [editado] tenía las manos ocupadas y no había nadie más cerca, así que intenté abrirle la puerta cerrada; en ese momento, el perro de la primera familia se cruzó con todos hacia la puerta de la habitación. Como las puertas aún no estaban completamente abiertas me mordió en el antebrazo izquierdo", dijo el agente, señalando que la mordida "no dejó ninguna marca".

Hubo un incidente similar el 11 de junio de 2023, en el que un agente especial "intentó ayudar a abrir la puerta del Comedor Oval a la primera dama, momento en el que la mascota de la familia saltó sobre SA [editado] y le mordió en la zona izquierda del pecho, lo que le causó un desgarro en la camisa y dos pequeñas laceraciones".

El 28 de enero de 2023 se produjo un incidente de mordedura con un miembro del personal de la Marina en la cabaña Laurel de Camp David. Semanas después, un miembro de la división de protección presidencial envió una petición de información a "todos los que hayan tenido un incidente con Commander".

Y un empleado anónimo del USSS presentó una notificación de lesión traumática y una reclamación de continuación de paga/compensación ante el Departamento de Trabajo de Estados Unidos por un incidente ocurrido el 12 de abril de 2023.

Commander "se abalanzó sobre mí y me mordió en el brazo izquierdo. Sufrí dos (2) pinchazos y la piel estaba lesionada con presencia de sangre", decía la notificación.

En mayo de 2023, un agente especial escribió que se había advertido al personal de la Casa Blanca que "la mascota no debería salir sola".

CNN informó previamente que la situación contradecía tensiones más amplias entre la familia Biden y el Servicio Secreto estadounidense.

Las fuentes sugirieron que la relación entre la primera familia y el Servicio Secreto de EE.UU. se tensó por primera vez cuando el perro mayor de la familia, Major, causó una lesión a un agente no identificado del Servicio Secreto en 2021 antes de ser enviado finalmente de forma más permanente a Delaware. La entonces secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, se limitó a afirmar en aquel momento que Major causó una herida a una persona anónima.

Los documentos describen ese incidente con más detalle. El agente escribió que Major dobló la esquina de la sala de recepción diplomática de la Casa Blanca y le "atacó" "sin provocación". El personal dijo en un correo electrónico relativo al reembolso de su abrigo que el incidente "ocurrió sin culpa por mi parte y no pude evitar esta circunstancia inusual debido a la naturaleza y los requisitos de mi puesto".

Ese incidente generó una ruptura de la confianza, según una fuente familiarizada con la situación, que continuó mientras los principales protectores del presidente se esforzaban por evitar un segundo perro.

Los Biden son propietarios de perros desde hace mucho tiempo y, al igual que cualquier otro miembro de la familia, el tema del comportamiento de su perro era un "tema delicado" para el personal, según dijo a CNN el año pasado una fuente familiarizada con el asunto.

Commander todavía ocupaba un lugar destacado en la decoración navideña de la Casa Blanca en diciembre, meses después de abandonar la residencia presidencial en el 1600 de Pennsylvania Avenue. Había retratos del perro en la columnata este y en el Salón Rojo, y en la tarjeta navideña oficial de la familia estaban el presidente, la primera dama, el gato (Willow) y Commander.