Anuncios

Comisario europeo llega a Bolivia para hablar de la ley de la UE contra la deforestación

LA PAZ, Bolivia (AP) — El Comisario de Medioambiente de la Unión Europea llegó el lunes a Bolivia en el marco de una gira que también lo llevará a Paraguay y Ecuador para hablar sobre las restricciones del bloque europeo a productos que provengan de zonas deforestadas.

“Mi misión se centra en la ley de deforestación, una iniciativa global para salvaguardar los bosques”, dijo Virginijus Sinkevicius al entregar al gobierno boliviano una donación de 31 millones de euros para “mitigar la deforestación y frenar la dramática pérdida de bosques en Bolivia”.

En un comunicado de su oficina en La Paz, la UE dijo que la ayuda financiera representa “una alianza con Bolivia para proteger el medioambiente”.

En los últimos años el bloque ayudó al país con 130 millones de euros para reforzar la protección de los ecosistemas afectados por el cambio climático y desarrollar sistemas de alerta temprana.

Según el observatorio Global Forest Watch, en 2022 Bolivia estaba en tercer lugar después de Brasil y el Congo en deforestación. Sin embargo, las restricciones de la UE podrían afectar poco a las exportaciones del país andino.

“De bloquearse las exportaciones bolivianas, el impacto negativo estaría entre 5% y 7% de las exportaciones a la UE y llegarían al 0,5% de las exportaciones globales de Bolivia”, dijo a The Associated Press Gary Rodríguez, gerente del privado Instituto Boliviano de Comercio Exterior, vinculado con los agroexportadores.

La nueva normativa europea, que entrara en vigor a fin de año, obligará a las empresas a certificar que sus productos no han provocado deforestación y se aplicará a la carne bovina, el cacao, café, aceite de palma, soja, madera, caucho, carbón vegetal y papel impreso.

En 2023 Bolivia exportó 644 millones de dólares a la UE, principalmente minerales, almendra, quinua y maderas. “Lo que nos preocupa es que la lista pueda ser ampliada, eso introduce factores de incertidumbre”, según Rodríguez.

Informes de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) afirman que más de 10 millones de hectáreas de bosque se pierden cada año en el mundo. El 10% de esa deforestación es atribuible a la UE, según informes del mismo bloque. En Bolivia la pérdida de bosques está asociada con la expansión agroganadera y los incendios forestales.

“Promover el uso sostenible de los recursos naturales pasa por repensar el modelo de desarrollo. El asunto es que estas medidas no afecten a los pequeños productores. La UE debe asegurarse de que justos no paguen por pecadores”, comentó a AP Juan Pablo Chumacero, director de la privada Fundación Tierra.

En los últimos 35 años Bolivia deforestó 7,9 millones de hectáreas, porque “el modelo está basado en tumbar el monte para ampliar la frontera agrícola y ganadera”, según Chumacero.

Sinkevicius hablará de la temática con funcionarios del gobierno y representantes de los agroexportadores en la región oriental de Santa Cruz, motor económico de Bolivia.

Con 3.007 millones de dólares, las agroexportaciones bolivianas ocuparon el segundo lugar el año pasado después de los minerales y han desplazado a los hidrocarburos. Más de la mitad de ese monto provino de la venta de soya y sus derivados.