Comer dos porciones de pescado a la semana está relacionado con el cáncer de piel, sugiere un estudio

·4  min de lectura
Los resultados sugirieron que “una ingesta mayor de pescado no frito y atún está relacionado con riesgo de melanoma”  (Getty Images)
Los resultados sugirieron que “una ingesta mayor de pescado no frito y atún está relacionado con riesgo de melanoma” (Getty Images)

A menudo elogiado como un superalimento, el pescado tiene claros beneficios nutricionales, pues le proporciona al cuerpo ácidos grasos vitales y vitaminas.

Sin embargo, demasiado pescado podría ser algo malo. Según un nuevo estudio, comer dos porciones por semana, según lo recomendado por el NHS (Servicio Nacional de Salud del Reino Unido), se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer de piel, el más mortal de su tipo.

En la nueva investigación, los expertos de la Universidad de Brown encontraron que las personas cuya ingesta diaria típica de pescado era de 42,8 gramos (equivalente a unos 300 g por semana) tenían un 22 por ciento más de riesgo de melanoma maligno que aquellas cuya ingesta diaria típica de pescado era de solo 3,2 gramos.

Aquellos que comían más pescado también tenían un riesgo 28 por ciento mayor de desarrollar células anormales solo en la capa externa de la piel, lo que se conoce como melanoma en etapa 0 o melanoma in situ (también conocido como precáncer).

Los hallazgos se basaron en un estudio de 491.367 adultos estadounidenses y se publicaron en la revista Cancer Causes & Control.

La autora Eunyoung Cho dijo que la investigación ha “identificado una relación que requiere más investigación”.

“Especulamos que nuestros hallazgos posiblemente podrían atribuirse a contaminantes en el pescado, como bifenilos policlorados, dioxinas, arsénico y mercurio”.

Otros expertos dijeron que el pescado era un alimento saludable importante y que no había necesidad de dejar de comerlo.

El Dr. Duane Mellor, profesor titular de la Escuela de Medicina de Aston, comentó: “Los autores sugieren que podría haber un vínculo entre los contaminantes en el pescado que podría aumentar el riesgo de cáncer, pero es probable que esto afecte el riesgo de algo más que cánceres de piel”.

“Este estudio no tiene un mecanismo claro de cómo la ingesta de pescado podría aumentar el riesgo de melanoma; no hay evidencia clara de que comer pescado pueda conducir a un mayor riesgo de desarrollar cáncer de piel”.

“Es importante recordar que comer dos porciones de pescado a la semana... puede ser una forma de incluir nutrientes importantes como los ácidos grasos omega 3 como parte de una dieta saludable y este estudio no debería desanimar a las personas a incluir pescado como parte de una dieta saludable”.

Las personas que participaron en el estudio tenían una edad promedio de 62 años e informaron con qué frecuencia comieron pescado frito, pescado no frito y atún durante el año anterior, así como el tamaño de las porciones.

Luego, los investigadores calcularon la frecuencia de nuevos casos de melanoma que se desarrollaron durante 15 años al utilizar datos obtenidos de los registros de cáncer.

Tuvieron en cuenta factores que podrían influir en los resultados, como el peso de las personas, si fumaban o bebían alcohol, la dieta, los antecedentes familiares de cáncer y los niveles promedio de radiación UV en su área local (para tener en cuenta la exposición al sol, un factor conocido de riesgo de cáncer de piel).

En general, 5.034 personas (1 por ciento) desarrollaron un melanoma maligno durante el periodo de estudio y 3.284 (0,7 por ciento) desarrollaron melanoma en estadio 0. Un desglose de los resultados mostró que la ingesta total de pescado estaba relacionada con mayores riesgos.

Mientras tanto, las personas cuya ingesta diaria típica de atún era de 14,2 gramos tenían un 20 por ciento más de riesgo de melanoma maligno en comparación con aquellas con una ingesta típica de 0,3 gramos.

Comer 17,8 gramos de pescado no frito por día se asoció con un riesgo 18 por ciento mayor de melanoma maligno y un riesgo 25 por ciento mayor de melanoma en etapa 0, en comparación con comer solo 0,3 gramos.

Sin embargo, no se encontró una relación significativa entre comer pescado frito y el cáncer de piel.

Además, la ingesta diaria promedio de pescado se calculó al comienzo del estudio y es posible que no represente cuánto comen las personas a lo largo de sus vidas.

El Dr. Michael Jones, científico sénior en genética y epidemiología del Instituto de Investigación del Cáncer de Londres, declaró: “Los autores encontraron que una mayor ingesta de pescado no frito y atún estaba asociada con el melanoma. Estos resultados fueron estadísticamente significativos y, por lo tanto, poco probables debido al azar”.

“Es posible que las personas que consumen más pescado no frito o atún tengan otros hábitos de estilo de vida que aumenten el riesgo de melanoma. Los autores consideraron esto y ajustaron algunos factores potencialmente confusos”.

“Sin embargo, como reconocen los autores, este es un estudio observacional (no un ensayo aleatorizado) y es posible que haya factores (conocidos y desconocidos) que los autores no ajustaron o ajustaron lo suficiente”.

“Los autores especulan que la relación tal vez se deba a los contaminantes en el pescado, pero no midieron los niveles de estos contaminantes en los participantes”.

“Una dieta sana y equilibrada en general debe incluir pescado y los resultados de este estudio no cambian esa recomendación”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.