Columna: ¿Quién está robando las estatuas de Pancho Villa y otros héroes mexicanos de un parque de Los Ángeles?

LOS ANGELES, CA - SEPTEMBER 30, 2022 - - Paul Carrera, 65, walks through El Parque de Mexico in Lincoln Park in Lincoln Heights on September 30, 2022. Empty pedestals are all that is left where copper busts of Mexican heroes once rested before being stolen by thieves over the years. The only two statues remaining at the site are of Efren de los Rios, center, and Benito Juarez, background. (Genaro Molina / Los Angeles Times)
Paul Carrera pasea por El Parque de México en Lincoln Park el 30 de septiembre. Los pedestales vacíos son todo lo que queda de bustos de bronce de héroes mexicanos. (Genaro Molina / Los Angeles Times)

Pancho Villa fue la primera leyenda mexicana en desaparecer: robado en plena noche, encontrado por la policía de Los Ángeles en el patio trasero de alguien, robado una vez más y nunca más visto.

Otros héroes desaparecieron poco a poco. El general Ignacio Zaragoza, vencedor de la batalla de Puebla que conmemora el Cinco de Mayo. Ramón López Velarde, el poeta de Jerez, Zacatecas, considerado el mejor bardo de México. Lázaro Cárdenas, el presidente mexicano que nacionalizó la industria petrolera de su país.

Eran los bustos, estatuas y placas de bronce de iconos mexicanos que una vez poblaron El Parque de México, un trío de islas de tráfico en Lincoln Heights, en la intersección de Valley Boulevard y Mission Road. Solía haber 33 en total, cada una representando a un estado mexicano, todas adornadas con una placa que detallaba a quién honraba la escultura y el nombre de los donantes que la hicieron posible: el gobierno mexicano, organizaciones locales y particulares.

En la actualidad sólo quedan unas pocas.

Las estatuas desaparecidas parecen sacadas de una película de M. Night Shyamalan ambientada en el Este de Los Ángeles. Primero se llevaron las estatuas. ¿Y ahora qué?

Decidido a averiguar qué estaba pasando, visité El Parque a finales de septiembre invitado por Sergio Mariscal, jefe de prensa y comunicación social del Consulado de México en Los Ángeles. Estaba en una misión de investigación después de que la gente se pusiera en contacto con su oficina para expresar su preocupación por las estatuas desaparecidas y el estado del parque. Normalmente gregario, el rostro de este nativo de Baja California Norte se tornó cada vez más cabizbajo al ver lo que teníamos ante nosotros.

Un grafiti de una pandilla pintarrajeó la base de hormigón sobre la que se erigía una enorme estatua de Emiliano Zapata a caballo, donada a Los Ángeles por Ciudad de México. La misma suerte corrió un monumento similar a José María Morelos, uno de los líderes de la Guerra de Independencia mexicana. El arco que albergaba una réplica de la campana que tocó el fundador Miguel Hidalgo estaba vacío.

Empty pedestals sit where copper busts of Mexican heroes once rested before being stolen by thieves in El Parque de Mexico.
En El Parque de México, en Lincoln Park, hay pedestales vacíos en los que descansaban bustos de cobre de héroes mexicanos antes de que los ladrones los robaran a lo largo de los años. Las dos únicas estatuas que quedan en el lugar son las del expresidente mexicano Benito Juárez y Miguel Hidalgo, padre de la Guerra de Independencia. (Genaro Molina / Los Angeles Times)

"Nuestra comunidad no se ha ocupado de esto: es una oportunidad perdida", dijo mientras tomaba fotos de los daños. "Un espacio tan bonito".

Mariscal dejó caer el pensamiento al observar manchas blanqueadas por el sol donde antes había placas y letras. "¿Incluso han robado esto? Híjole".

Los vándalos han atacado monumentos públicos desde los tiempos de la Esfinge, pero El Parque de México pareció inmune al vandalismo durante mucho tiempo.

Se remonta a 1976, cuando el concejal Art Snyder consiguió fondos para su creación como parte de un proyecto de separación de las vías del tren que sirven de límite sur de Lincoln Height. La ubicación de El Parque fue deliberada. Al otro lado de la calle se encuentra Lincoln Park, que ha acogido celebraciones del Cinco de Mayo desde la década de 1930. El primer héroe mexicano honrado con una estatua fue Benito Juárez, el homólogo mexicano de Abraham Lincoln. Su estatua miraba a través de Main Street a un busto de bronce de 1926 de Honesto Abe.

"Cuando se propuso el parque, algunos de los otros concejales dijeron que sería destruido por los vándalos", dijo Yolanda Guerra, ayudante de Snyder durante muchos años, al Times en un artículo de 1985 sobre el triste estado en general de las estatuas en Los Ángeles. La gente de aquí la respeta como un tributo al patrimonio de esta ciudad y de la comunidad mexicana”.

¿Unas últimas palabras célebres? Pues no. La racha de no vandalismo duró más.

El Cinco de Mayo se celebraban ceremonias anuales de colocación de coronas en los monumentos a Juárez y Zaragoza. Bailarines aztecas ensayaban en la plaza a lo largo de los años ante la mirada de la mayoría de los bustos.

"Entonces había mucho orgullo por la mexicanidad", dice Frank Villalobos. Su empresa, Barrio Planners, diseñó el Parque de México, la Plaza del Mariachi en Boyle Heights y el arco del bulevar Whittier en el este de Los Ángeles.

La estatua definitiva se instaló en 1996. Villalobos y sus socios siguieron de cerca El Parque, como hacen con todos sus proyectos. Los bustos resistieron el desgaste normal, pero el ayuntamiento mostró poco interés en su mantenimiento, como hizo con las estatuas del otro lado de la calle, en Lincoln Park. Cuando unos ladrones se llevaron el busto de Pancho Villa hace una década, el estado de El Parque empeoró rápidamente.

Villalobos se puso en contacto con el Departamento de Recreación y Parques para ver si tal vez habían retirado las estatuas para protegerlas, pero nunca obtuvo respuesta. Su última queja fue una carta enviada el año pasado a la oficina del entonces concejal Gil Cedillo, cuyo distrito incluía El Parque.

"Es desolador ver cómo se echan a perder estos sitios", afirma Villalobos. "Alguien no cuidó el tesoro. Es muy doloroso. Llega al alma que alguien nos haga esto. No sé a quién culpar, porque nadie quiere atribuirse ningún mérito o culpa".

A silhouette of man walks past geese with a sunny pond and park in the background.
Un hombre camina junto a gansos tomando un descanso del sol bajo la sombra de los árboles en Lincoln Park en septiembre. (Genaro Molina / Los Angeles Times)

El Departamento de Recreación y Parques no respondió a múltiples solicitudes de comentarios. Tampoco lo hizo la oficina de Cedillo hasta mediados de noviembre, cuando su director de comunicaciones me dijo que El Parque tenía un nuevo miembro del consejo a cargo: Kevin de León.

Si usted ha estado siguiendo las noticias del Ayuntamiento de Los Ángeles, hay dos palabras para esto: Ay caramba.

Lincoln Heights protagonizó un cameo en el infame escándalo de la cinta racista filtrada que ha trastornado la política de la ciudad. En ella, se oye a Cedillo pedir repetidamente a De León y a la entonces presidenta del Consejo, Nury Martínez, que le ayudaran a eliminar el barrio de su distrito porque consideraba que había sido "tomado por los blancos".

Su petición tuvo éxito en parte: Lincoln Heights se divide ahora entre De León y Eunisses Hernández, que venció a Cedillo en las primarias de junio. Pero la redistribución de distritos que hizo realidad el deseo de Cedillo es ahora parte de una investigación del fiscal general de California, Rob Bonta, que está examinando si Cedillo, De León y Martínez privaron de sus derechos a los votantes negros en el proceso.

La jefa de gabinete de De León, Jennifer Barraza, dijo que su jefe ha encargado un análisis sobre El Parque que está programado para ser completado en los próximos meses.

"No sabremos hasta que lo tengamos [cuál es] el alcance de los daños y lo que hay que arreglar", dijo. El plan después de eso es restaurar El Parque como parte de un proyecto más amplio en torno a Lincoln Heights, y formar equipo con los departamentos de la ciudad y llegar a los donantes originales y los artistas detrás de los bustos para ver cómo todo el mundo puede devolver el parque a su pasado.

"Pero, ¿cómo se dice?" preguntó secamente Barraza, aludiendo al escándalo en el que sigue metido De León. "Tú haces planes, Dios se ríe".

El Parque estaba en peor estado que nunca cuando volví la semana pasada.

Un cartel de madera de bienvenida estaba partido por la mitad. Un desodorante Old Spice usado estaba en la base de una estatua de bronce de Cuauhtémoc, el último emperador azteca. Un retrato de cuerpo entero del cantautor Agustín Lara que sostenía una flor blanca seca estaba tan oxidado que parecía un personaje de "Avatar". El campamento de indigentes que Mariscal y yo vimos en septiembre era más grande.

La gente que trotaba junto a Valley Boulevard y Mission Road alteraba deliberadamente sus rutas para evitar El Parque. Uno de ellos era Ángel Martínez, natural de Lincoln Heights, que cruzaba la entrada del clásico Cal-Mex G.E. Chano's con su perro labrador negro, Blue.

"Era un sitio bonito, pero hay gente que se está aprovechando", dijo este hombre de 56 años, saludando al campamento. Un conocido suyo se mudó allí hace dos semanas tras ser desahuciado. "¿Por qué querrías ir allí?".

Alonso Real esperaba en una esquina cercana a que le llevaran a su trabajo de jardinero. Asistía a festivales en El Parque, pero no pudo recordar la última vez que se celebró uno.

"L.A. es una ciudad mexicana, y la gente debería sentirse orgullosa de ello", dijo el nativo de Puebla. Señaló El Parque. "Lo que ha pasado ahí es una desgracia que todos dejamos que pasara".

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.