Columna: Esta activista convierte el discurso de odio de los trolls de Trump en donativos para los demócratas

·6  min de lectura
Abortion rights activist Olivia Julianna poses for a portrait in Houston, Texas on June 20, 2022.
La activista por el derecho al aborto Olivia Julianna está sacudiendo la política de Texas. (Callaghan O'Hare for The Washington Post via Getty Images)

Olivia Julianna gana cada vez que se enfrenta a los radicales del Partido Republicano.

La tejana de 19 años se describe a sí misma como una "latina queer, de talla grande y discapacitada". Es el tipo de persona a la que los trumpistas adoran atacar y trollear. Y se ha convertido rápidamente en una de las enemigas más formidables del Partido Republicano.

La historia de cómo esta estratega política de la organización sin ánimo de lucro Gen-Z for Change llegó a perseguir a tantos republicanos MAGA que debería ser una lección para los demócratas: A veces es mejor llevar algo de fanfarronería tejana a la guerra por la democracia.

Seguramente has escuchado parte de la historia: Este verano, la adolescente recaudó más de 2 millones de dólares para fondos destinados al aborto en respuesta al body-shaming del representante Matt Gaetz (republicano de Florida), que está siendo investigado por sospechas de tráfico sexual. En un discurso pronunciado en julio, Gaetz describió a las activistas proabortistas como "repugnantes", diciendo que suelen medir 1,70 metros y pesar 90 kilos. "Nadie querrá embarazarte con ese aspecto", dijo.

Olivia, que sólo utiliza su nombre y segundo nombre por privacidad, vio una oportunidad. Ella tuiteó: "En realidad mido 1,70, aunque mido 1,80 con tacones. Los llevo para que los hombres pequeños como tú se acuerden de su lugar". Gaetz mordió el anzuelo. Tuiteó una foto de ella. Empezó a recaudar dinero para el acceso al aborto en su nombre, y en menos de una semana, tenía los 2 millones de dólares. Se catapultó al estrellato. Sus seguidores de TikTok, Instagram y Twitter se multiplicaron hasta alcanzar casi un millón de seguidores.

No era la primera ni la última vez que Olivia ponía a un radical en su sitio. Ha luchado digitalmente contra el gobernador de Texas, Greg Abbott, el fiscal general de Texas, Ken Paxton, el vicegobernador de Texas, Dan Patrick, y políticos de otros estados, como el gobernador de Virginia, Glenn Youngkin, y el senador republicano Marco Rubio. Dirigió una campaña que hizo colapsar un sitio web de información sobre el aborto en Texas y otra que saboteó una línea de denuncia dirigida a la enseñanza "divisiva" en Virginia.

Se ríe en la cara de los fascistas. "Han pintado a los liberales y a los demócratas como copos de nieve hipersensibles que no pueden soportar las críticas", me dijo, "cuando la realidad es que estos hombres adultos en posiciones de poder son algunos de los mocosos malcriados más llorones con los que hablarás en toda tu vida".

Ahora está usando su fama para apoyar a los oponentes de sus enemigos en Texas, como Beto O'Rourke para gobernador, Rochelle Garza para fiscal general y Mike Collier para vicegobernador. O'Rourke me dijo: "Olivia es una gran razón por la que me siento tan seguro de que los candidatos a favor del aborto van a ganar en Texas este año". Y añadió: "Al igual que millones de tejanos, ella no está esperando que alguien venga a rescatarla: está dando un paso adelante para hacer lo que puede".

Su energía es contagiosa, y ha inspirado a recaudadores de fondos que aprovechan la “viralidad” del odio para luchar como locos para proteger a sus víctimas. "Llega un momento en el que tenemos que combatir el fuego con fuego", me dijo Olivia. "Ya no es que estemos en desacuerdo con ellos sobre la política fiscal o sobre las inversiones en determinados proyectos. Estamos literalmente en desacuerdo sobre los derechos fundamentales y la privacidad básica".

La movilización progresista en Texas en respuesta a la prohibición del aborto se hace eco de una situación similar en los años 90 en California en respuesta a la guerra contra los inmigrantes. La Proposición 187 de 1994 pretendía despojar a los inmigrantes indocumentados del acceso a la educación y la sanidad públicas, impulsó un registro de votantes sin precedentes entre los latinos y asestó un golpe fatal al control republicano sobre el estado. Ahora, Texas puede enfrentarse a un destino similar.

Olivia y los jóvenes latinos que lideraron las protestas en California tienen mucho en común. "Todo empezó porque estos políticos se esforzaron por denigrarnos y hacernos sentir indeseables y sin valor", dijo Christian Arana, vicepresidente de políticas de la Latino Community Foundation.

El aumento del número de votantes entre las mujeres y los jóvenes indica que los republicanos pueden haber provocado otra reacción. Pero esta vez no será local. Los nuevos activistas dominan las redes sociales y llegan a millones de personas desde sus iPhones.

Al igual que la Proposición 187, la decisión del Tribunal Supremo que anuló Roe vs. Wade es una guerra contra las latinas. Las latinas ganan menos que el resto de las mujeres; muchas no pueden permitirse viajar para abortar. Hay barreras lingüísticas. Las indocumentadas carecen de acceso a la asistencia sanitaria en muchos casos. Las que viven dentro de la zona fronteriza de 100 millas donde la Patrulla Fronteriza puede establecer puestos de control no pueden viajar sin arriesgarse a ser deportadas.

"Cuando hablamos de restringir la autonomía corporal y la salud pública de sentido común para las mujeres, estamos hablando de las mujeres de color y estamos hablando de las latinas en Texas", me dijo Sonja Díaz, directora fundadora del Instituto de Política y Democracia de UCLA. La semana pasada, Olivia participó en un panel sobre las latinas y el aborto convocado por el instituto. En la conversación se habló de la urgente necesidad de servicios de traducción y otros apoyos para los más vulnerables.

El impacto desproporcionado en las latinas es una de las razones por las que Olivia es una voz tan importante en la lucha por el acceso al aborto y otros derechos. Y la vida le ha enseñado a no quedarse callada.

"Todo lo que alguien pueda decirme en Internet sobre el sobrepeso o la fealdad, son cosas que he escuchado toda mi vida", me dijo. "Ya no tolero las faltas de respeto de nadie, ya sea alguien de mi familia o un congresista en activo".

Creció en una familia conservadora y describe a su padre como un opositor que le enseñó a discutir: "En cierto modo, me he enfrentado a la oposición republicana toda mi vida en mi propia casa y me enseñaron a superarla".

Ahora, Olivia ha cooptado las armas de los acosadores. Mientras los trolls de la derecha atacan a los latinos y a otros votantes de color con desinformación y amenazas, ella está dinamizando una coalición diversa para contraatacar. Son feroces y están listos para golpear a los intolerantes. Y están a punto de recuperar Texas.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.