Anuncios

Un nuevo y colorido cono de incertidumbre de huracanes se acerca, Florida. Eche un vistazo

Cono de preocupación. Cono de temor. Incluso cono de la muerte. El conocido mapa de previsiones del Centro Nacional de Huracanes (NHC) recibe muchos apodos no oficiales, todos los cuales reflejan este hecho innegable: uno se siente preocupado si está en él y mejor si no lo está.

Esta interpretación errónea del cono de pronóstico ha sido objeto de críticas a lo largo de los años, ya que no refleja los riesgos que corren las comunidades costeras que pueden estar fuera del cono un día y dentro al siguiente, o lo suficientemente cerca del ojo de una tormenta como para sufrir graves daños.

Este año, el NHC está lanzando una versión experimental que pretende resolver estos problemas añadiendo nuevas capas de amenazas y muchos más colores. El NHC cree que el nuevo mapa hace un mejor trabajo entre informar al público y confundirlo.

“Las recomendaciones de la investigación en ciencias sociales sugieren que la adición de avisos y advertencias tierra adentro al gráfico del cono ayudará a comunicar el riesgo del viento durante los ciclones tropicales sin complicar en exceso la versión actual del gráfico con demasiadas capas de datos”, escribió el NHC en un comunicado anunciando el cambio.

A partir de agosto de 2024, el cono de incertidumbre del NHC mostrará las alertas y advertencias tierra adentro, así como el alcance de los vientos de tormenta tropical y huracán.
A partir de agosto de 2024, el cono de incertidumbre del NHC mostrará las alertas y advertencias tierra adentro, así como el alcance de los vientos de tormenta tropical y huracán.

El cono, introducido hace 22 años, ha sido malinterpretado por el público en general prácticamente desde el primer día. Su objetivo es mostrar la mejor estimación del centro de huracanes sobre el recorrido del ojo de la tormenta, con un cono a su alrededor que sigue una fórmula basada en los errores promedio que comete el centro de huracanes al rastrear una tormenta. A medida que la ciencia mejora, el cono se hace más estrecho.

Es una herramienta útil para mostrar hacia dónde puede dirigirse una tormenta, pero incluso un pequeño cambio de trayectoria puede traducirse en un gran cambio para un huracán paralelo a la larga costa de la Florida. Es tristemente célebre cómo los cambios relativamente menores en las predicciones del centro de huracanes para la trayectoria del huracán Ian en 2022 llevaron a condados enteros de la Florida a salir de la zona sombreada del cono y, en algunos casos, a retrasar o evitar las peticiones de evacuación.

Pero como los floridanos aprendieron en Ian, los impactos de un huracán se producen mucho más allá de las líneas sombreadas del cono del NHC.

LEA MÁS: El ‘cono de incertidumbre’ es cada vez más pequeño, pero todavía importa si usted está fuera de él

Es por eso que el centro de huracanes está estrenando una nueva versión piloto de su cono esta temporada de huracanes.

El cono actual –que no va a desaparecer pronto– muestra la trayectoria prevista de una tormenta y los contornos de colores a lo largo de la costa de los estados o islas, que representan los puntos donde están en vigor alertas y advertencias de tormenta.

A partir del 15 de agosto, el centro de huracanes también publicará una segunda versión experimental del cono, en la que los puntos tierra adentro bajo alerta y advertencia también se colorearán en rojo y azul. También mostrará el campo de vientos de la tormenta, representado en un tono dorado, mostrando hasta dónde se extienden los vientos dañinos, una adición que debería hacer que los habitantes fuera del cono sean más conscientes de los impactos potenciales.

El cono de incertidumbre usado por el Centro Nacional de Huracanes se ha reducido drásticamente desde 2003 a medida que mejoraba la ciencia de los pronósticos. Cada año, se recalcula basándose en los errores de seguimiento de los últimos cinco años.
El cono de incertidumbre usado por el Centro Nacional de Huracanes se ha reducido drásticamente desde 2003 a medida que mejoraba la ciencia de los pronósticos. Cada año, se recalcula basándose en los errores de seguimiento de los últimos cinco años.

Otro cambio clave que se producirá este año es que el centro de huracanes empezará a producir aún más avisos de texto en español.

A partir de este año, todos los avisos públicos, discusiones sobre ciclones tropicales, actualizaciones de ciclones tropicales y mensajes clave en la cuenca atlántica también estarán disponibles en español. Los productos de texto se traducirán usando inteligencia artificial, una técnica que el centro de huracanes experimentó el año pasado.