Anuncios

Lo que el color de la orina dice sobre tu salud

Debes prestar atención a cómo es tu orina porque puede decir mucho sobre tu salud. Foto: Getty Images.
Debes prestar atención a cómo es tu orina porque puede decir mucho sobre tu salud. Foto: Getty Images.

El Dr. Jamin Brahmbhatt es urólogo y cirujano robótico de Orlando Health y expresidente de la Sociedad Urológica de Florida.

(CNN)  Como urólogo, he aprendido a leer los signos sutiles de la orina que pueden decir mucho sobre nuestro bienestar. No se trata solo de la frecuencia o de la urgencia, sino también de entender el color, la claridad y el olor de la orina para comprender mejor la salud.

Los múltiples colores de la orina

El color de la orina varía del amarillo pálido al ámbar oscuro, debido principalmente al urocromo, un subproducto de la descomposición normal de los glóbulos rojos. A medida que estas células envejecen, se descomponen y se produce urocromo, que es filtrado por los riñones y da a la orina su color. La intensidad de este color es un reflejo directo de tus niveles de hidratación. Cuanto más hidratado estés, más clara será tu orina.

¿De qué color es una orina sana?

Lo ideal es que la orina sea lo bastante clara como para poder leer un libro o un texto a través de ella (pero no hace falta poner a prueba mi ejemplo). Sin embargo, es esencial encontrar un equilibrio.

Beber demasiada agua puede llevar a la sobrehidratación, que diluye los electrolitos vitales y puede causar intoxicación por agua, una enfermedad rara pero grave que reduce los niveles de sodio en sangre a mínimos peligrosos. Este riesgo es especialmente relevante para los deportistas y las personas que realizan una actividad física prolongada.

Por otro lado, una ingesta insuficiente de agua puede provocar una deshidratación, fatiga y un bajo rendimiento cognitivo y físico.

Cuanto más hidratado estés, más clara será tu orina. Foto: Getty Images.
Cuanto más hidratado estés, más clara será tu orina. Foto: Getty Images.

¿Cuánta agua debes beber?

En lo que respecta a la hidratación, no existe una recomendación única para todos, pero como urólogo puedo ofrecerte algunas pautas para ayudarte a encontrar lo que mejor se adapte a ti.

Las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de EE.UU. sugieren unos 15,5 vasos (3,7 litros) de líquidos al día para los hombres y 11,5 vasos (2,7 litros) para las mujeres, lo que incluye todas las bebidas y alimentos. Sin embargo, las necesidades individuales pueden variar mucho en función de factores como el peso corporal, el nivel de actividad y el estado de salud.

Para un enfoque más personalizado, recomiendo empezar con 30 mililitros de agua por kilogramo de peso corporal al día. Esto tiene en cuenta las diferencias individuales de masa corporal y puede ajustarse en función de tus actividades diarias. Si eres más activo físicamente o vives en un clima cálido, puede que necesites aumentar tu ingesta de agua entre 500 y 1.000 mililitros al día.

También es importante adaptar estas recomendaciones a determinados problemas de salud. Por ejemplo, los pacientes con cálculos renales pueden necesitar más agua para controlar su enfermedad, mientras que las personas con problemas cardíacos o renales pueden tener que limitar la ingesta de líquidos.

El sexo, la edad y el estado de salud también desempeñan un papel fundamental a la hora de determinar la cantidad de agua adecuada. Los hombres suelen necesitar más líquidos que las mujeres debido a su mayor tamaño corporal medio, y los adultos mayores pueden tener que prestar más atención a la hidratación debido a una menor sensación de sed.

Independientemente de estas pautas, los mejores indicadores de una hidratación adecuada son sentir sed con poca frecuencia y tener una orina de color amarillo claro. Escucha a tu cuerpo y ajusta la ingesta de agua en función de la sed, el color de la orina y cómo te sientas, asegurándote de mantenerte bien hidratado para gozar de una salud óptima.

Una orina roja o rosa puede ser síntoma de que hay sangre en ella, como en este ejemplo de la imagen. Foto: Getty Images.
Una orina roja o rosa puede ser síntoma de que hay sangre en ella, como en este ejemplo de la imagen. Foto: Getty Images.

Lo que te está indicando el color de orina

Rojo o rosa

A veces, el consumo de alimentos como la remolacha o las bayas puede hacer que la orina se vuelva roja o rosa. Sin embargo, si notas que tu orina sigue siendo roja o rosa con el tiempo, podría significar que hay sangre en ella. Este cambio es algo que no debes ignorar, y es una buena idea hablar con un médico al respecto, ya que puede ser una señal de alerta de cánceres de vejiga y riñones o de afecciones benignas como el agrandamiento de la próstata.

Marrón oscuro o color té

Una orina de color marrón oscuro o parecido al té puede ser señal de que no estás bebiendo suficiente agua. Si has bebido mucho líquido y la orina sigue siendo oscura, puede ser un signo de problemas hepáticos u otros problemas de salud.

Azul o verde

Ver azul o verde en la taza del váter puede resultar sorprendente, pero podría deberse a ciertos medicamentos o a los colorantes de los alimentos.

Amarillo vibrante

Las vitaminas del grupo B pueden infundir a la orina un tono amarillo vibrante. Este efecto, aunque inofensivo, es un buen recordatorio de cómo la dieta y los suplementos pueden influir en las funciones corporales.

¿Qué significa la claridad de la orina?

Una orina turbia puede ser señal de una infección o de un problema renal.

Además, hay que tener en cuenta que la presencia de semen en la orina también puede cambiar la claridad de la orina, haciendo que parezca turbia.

El aspecto turbio suele ser benigno y se resuelve por sí solo, y podría ser natural o un efecto secundario de medicamentos o cirugías para el agrandamiento de la próstata.

Si notas cambios en la orina que persisten, es recomendable tomar precauciones y consultar con un médico.. Foto: Getty Images.
Si notas cambios en la orina que persisten, es recomendable tomar precauciones y consultar con un médico.. Foto: Getty Images.

¿Qué indica el olor de tu orina?

La orina suele tener un olor suave, pero los olores fuertes o inusuales pueden indicar un problema. Un olor fuerte a amoniaco puede indicar deshidratación. Un olor fétido o inusual podría ser señal de una infección urinaria.

El consumo de ciertos alimentos, sobre todo los picantes o los que contienen ingredientes fuertes, también puede afectar al olor de la orina.

Alimentos como los espárragos, el café y algunos pescados pueden producir un olor característico debido a los compuestos específicos que contienen, que se excretan en la orina.

Un "boletín de notas" urinario

Cuando se trata de conocer tu estado de salud, la orina puede actuar como un boletín de notas diario. Prestar atención a su color, claridad y olor ofrece pistas valiosas que podrían indicar problemas de salud subyacentes.

Si observas cambios en la orina que no vuelven a la normalidad, es mejor prevenir y consultar al médico.

Recuerda que la detección precoz de posibles problemas de salud puede marcar la diferencia. Así que, antes de tirar de la cadena la próxima vez, echa un vistazo: podría ser más informativo de lo que crees.

También te puede interesar | EN VIDEO: Las cinco cosas que la sangre puede decir sobre tu salud