Anuncios

Ciudad del Valle Central solicita $20 millones para recuperarse de las inundaciones

Legisladoras del Valle Central están pidiendo millones de dólares al Estado de California para financiar las necesidades pendientes de respuesta a desastres en Planada, una localidad no incorporada del condado de Merced que se inundó durante los ríos atmosféricos de enero.

La senadora estatal Anna Caballero, demócrata de Merced, apoyada por la asambleísta Esmeralda Soria, demócrata de Fresno, presentaron una solicitud de $20 millones para financiar reparaciones para los hogares dañados por las inundaciones, asistencia para las rentas, necesidades de infraestructura, necesidades de vehículos y mucho más. La financiación es fundamental, según habitantes y miembros de la comunidad de Planada, porque los fondos federales de socorro no cubrieron todo el alcance de los daños y algunas personas no eran elegibles para recibir ayuda.

Caballero “está elaborando actualmente una solicitud de presupuesto específica para las necesidades de los habitantes de Planada y continuará trabajando para asegurar que puedan recuperarse”, dijo Elisa Rivera, directora de comunicaciones de Caballero, en una declaración a The Bee/Fresnoland. Soria también confirmó en una declaración por correo electrónico que apoya la petición.

Durante la tormenta del 9 de enero, grandes franjas de la ciudad de 4,000 habitantes, de mayoría latina y no incorporada, quedaron sumergidas bajo el agua, obligando a los vecinos a evacuar sus casas anegadas. Desde entonces, los habitantes de Planada, muchos de ellos trabajadores agrícolas, han tenido que hacer frente a la pérdida de empleo y de ingresos y a unas condiciones de vida infestadas de moho, mientras intentaban reconstruir sus hogares, su comunidad y su escuela primaria.

A finales de enero, el gobierno de Biden aprobó la Declaración de Desastre Grave para el condado de Merced, lo que le permitió recibir ayuda de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA). Y aunque los habitantes elegibles recibieron alguna asistencia federal, habitantes y las legisladoras del Valle Central dicen que muchos miembros de la comunidad se quedaron fuera.

Una nueva investigación del Centro Comunitario y Laboral de UC Merced corrobora esta afirmación. Un informe publicado a principios de esta semana revela que el 83% de los hogares de Planada sufrieron al menos una forma de pérdida económica tras la inundación. La encuesta, realizada entre 236 hogares, reveló que el 57% de los hogares de Planada con uno o más trabajadores que habían perdido su empleo no podían acogerse al seguro de desempleo, y el 64% de los hogares con propiedades dañadas por las inundaciones no podían optar a la asistencia federal por desastres.

La solicitud de fondos “es una gota en una cubeta” de lo que la comunidad aún necesita, dijo Sol Rivas, directora ejecutiva de Valley Onward, en una entrevista con The Bee/Fresnoland.

Activistas comunitarios, dijo Rivas, están tratando de asegurar que los gobiernos del condado, estatal y federal no se olviden de Planada.

“Hay un proceso de recuperación a largo plazo”, dijo Rivas, “Nuestra esperanza es que los legisladores vean eso y aboguen por Planada, y hagan avanzar esta petición”.

Foto aérea de las inundaciones en el Houlihan Park de Planada, en el condado de Merced.
Foto aérea de las inundaciones en el Houlihan Park de Planada, en el condado de Merced.

Legisladoras piden $11 millones para la rehabilitación de viviendas en Planada

La petición de las legisladoras pretende cubrir enormes lagunas en la financiación para la reparación de viviendas, infraestructura y necesidades de transporte.

La mayor parte del presupuesto solicitado, $11.7 millones, se destinaría a la rehabilitación de viviendas afectadas por las inundaciones.

Los investigadores descubrieron que de los 461 hogares que sufrieron inundaciones, el 74% perdió bienes dentro de su casa, como muebles y camas. Además, el 56% de los hogares tienen problemas de moho, la mayoría como consecuencia de la inundación.

Los fondos federales no cubrieron el costo total de los daños sufridos por los hogares de Planada. De los 164 propietarios de Planada que recibieron inspecciones, el costo promedio estimado de reparación fue de $34,518 por vivienda, según el informe. Sin embargo, el importe promedio de la asistencia fue de solo $11,628 para los 133 hogares que calificaron para recibirla.

Otra gran parte de la financiación solicitada, $5 millones, se destinaría a las necesidades de infraestructura de Planada.

Olivia Gómez, vecina de Planada y enlace con la comunidad para el Distrito Escolar Elemental de Planada, dijo que la mayor necesidad es arreglar la infraestructura del canal y otros esfuerzos de mitigación con el fin de prevenir una futura inundación, y señaló que la región experimentó daños similares por inundaciones hace cinco años.

“¿Cómo invertimos realmente el dinero donde hay que invertirlo para que esto no vuelva a ocurrir?”, dijo.

Madeline Harris, gerente de política regional de Leadership Counsel for Justice and Accountability, se mostró de acuerdo. Dijo que la ayuda estatal es crucial dados los obstáculos adicionales que enfrentan las comunidades de trabajadores agrícolas rurales y no incorporadas.

“No solo las comunidades desfavorecidas y de primera línea son más vulnerables al cambio climático y a los desastres”, dijo Harris, “sino que también están atrasadas en las inversiones en infraestructura para evitar que esto suceda, y para recuperarse”.

Otra parte de la financiación, $1.1 millones, se destinaría a vehículos. Para una mano de obra agrícola rural con pocas opciones de transporte público, los autos son esenciales para ir al trabajo.

Los investigadores de la UC Merced descubrieron que el 46% de los hogares afectados por las inundaciones perdieron al menos un vehículo que usaban para ir a trabajar. Mientras tanto, 30 hogares perdieron más de un vehículo.

Edward Flores, director de la facultad del Centro Comunitario y Laboral de la UC Merced, dijo en una entrevista con The Bee/Fresnoland el viernes que era un privilegio trabajar en esta investigación sobre “uno de los mayores desastres climáticos ocurridos en nuestro estado justo aquí, en nuestro patio trasero”. Afirmó que este tipo de esfuerzo –que involucra a funcionarios públicos, organizaciones comunitarias sobre el terreno e investigación para fundamentar las decisiones políticas– “pudiera ser un modelo” para otras comunidades en zonas afectadas por las inundaciones.

¿Financiará el gobernador las necesidades pendientes de Planada?

No está claro si el Estado financiará las necesidades pendientes de Planada, sobre todo teniendo en cuenta que California tendrá un déficit presupuestario y unos ingresos inferiores a los previstos para el ejercicio fiscal 2023-2024.

Hace menos de un año, el gobernador Gavin Newsom se jactaba de que el estado tenía un superávit presupuestario de $97,000 millones.

Las legisladoras del Valle Central y grupos comunitarios tienen esperanzas y dicen que el estado necesita dar un paso adelante.

“Sabemos que estamos en un año de déficit”, dijo Harris de Leadership Counsel. “Sabemos que el gobernador está pidiendo esencialmente a los legisladores que no hagan peticiones presupuestarias”.

Pero “cuando hay una emergencia”, dijo Harris, “hay que responder a ella”.

Planada no es la única comunidad que pide asistencia estatal.

El supervisor del Condado de Monterey Luis Alejo dijo en un tuti el jueves que ha pasado más de un mes desde que se reunió con funcionarios estatales de respuesta de emergencias para buscar asistencia de respuesta rápida para los habitantes indocumentados que no califican para la asistencia federal, pero todavía “no hay tal asistencia sobre el terreno”.

“California debe hacer mejores cosas por sus víctimas de las inundaciones”, dijo Alejo, “especialmente en las comunidades desfavorecidas”.