Anuncios

CIJ rechaza mayor parte de demanda de Ucrania contra Rusia sobre terrorismo y discriminación

LA HAYA, Holanda (AP) — El máximo tribunal de Naciones Unidas rechazó el miércoles gran parte de un caso presentado por Ucrania en el que se alegaba que Rusia financió a rebeldes separatistas en el este del país hace una década y que ha discriminado a la comunidad multiétnica de Crimea desde que se anexó la península.

La Corte Internacional de Justicia dictaminó que Moscú violó artículos de dos tratados —uno sobre financiación del terrorismo y otro sobre erradicación de la discriminación racial—, pero rechazó muchas más de las reclamaciones de Kiev en virtud de los tratados.

La CIJ rechazó la petición de Ucrania de que Moscú pague reparaciones por los ataques en el este de Ucrania atribuidos a rebeldes ucranianos prorrusos, incluido el derribo del vuelo 17 de Malaysia Airlines el 17 de julio de 2014, en el que murieron los 298 pasajeros y la tripulación.

Rusia ha negado cualquier implicación en el derribo del avión. En noviembre de 2022, un tribunal nacional holandés condenó en ausencia a cadena perpetua a dos rusos y a un ucraniano pro-Moscú por su participación en el atentado. Holanda y Ucrania también han demandado a Rusia ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por el MH17.

En otro revés para Moscú, el tribunal internacional dictaminó que Rusia había violado una de las órdenes del tribunal al lanzar su invasión a gran escala en Ucrania hace casi dos años.

El líder del equipo jurídico ucraniano, Anton Korynevych, comentó que fue un “día realmente importante porque se trata de una sentencia que dice que la Federación Rusa violó el derecho internacional, en particular los dos convenios en virtud de los cuales presentamos nuestra demanda”.

La sentencia final, que es jurídicamente vinculante, fue la primera de las dos decisiones que se esperan de la Corte Internacional de Justicia en relación con el conflicto de una década entre Rusia y Ucrania, que estalló en una guerra total hace casi dos años.

En las audiencias del año pasado, un abogado de Ucrania, David Zionts, dijo que las fuerzas prorrusas en el este de Ucrania “atacaron a civiles como parte de una campaña de intimidación y terror. El dinero y las armas rusas alimentaron esta campaña”.

Sin embargo, la CIJ dictaminó que el envío de armas y otros equipos no constituía financiación del terrorismo según el tratado de 1999.

“El supuesto suministro de armas a diversos grupos armados que operan en Ucrania y la supuesta organización de adiestramiento para miembros de esos grupos quedan fuera del ámbito material” del tratado, declaró la presidenta del tribunal, Joan E. Donoghue.

Otro abogado de Ucrania, Harold Koh, dijo durante las audiencias del año pasado que, en la península de Crimea, Rusia “trató de sustituir la comunidad multiétnica que había caracterizado a Crimea antes de la intervención rusa por un nacionalismo ruso discriminatorio”.

Los abogados de Rusia instaron al tribunal a desestimar el caso, con el argumento de que las acciones de los rebeldes pro-Moscú en el este de Ucrania no equivalían a terrorismo.

El tribunal consideró que Rusia no investigó las acusaciones de Ucrania de supuestos actos terroristas, pero rechazó todas las demás alegaciones de Kiev de infracciones del Convenio para la Represión de la Financiación del Terrorismo.

También dictaminó que Moscú infringió la Convención sobre la Eliminación de la Discriminación Racial al limitar la enseñanza escolar en lengua ucraniana y mantener la prohibición de una asamblea representativa tártara llamada Mejlis.

La CIJ tiene previsto pronunciarse el viernes sobre las objeciones de Rusia a su jurisdicción en otro caso presentado por Ucrania poco después de que las tropas rusas invadieran el país el 24 de febrero de 2022. En él se alega que Moscú lanzó su ataque basándose en falsas acusaciones de genocidio. El tribunal ya ha emitido una orden provisional para que Rusia detenga la invasión, que Moscú ha desobedecido.