Anuncios

Científicos revelan nuevos conocimientos sobre las misteriosas momias de babuinos del antiguo Egipto

(CNN) -- Hasta la fecha se han desenterrado en Egipto decenas de millones de momias de animales. Pero si bien hay millones de gatos, perros, ibis y aves rapaces momificados, las momias de primates son raras y poco comprendidas.

Ahora, un nuevo análisis de babuinos momificados está arrojando luz sobre el lugar que ocupaban los animales en el antiguo Egipto, revelando que, si bien eran apreciados como animales sagrados, sus condiciones de vida no eran ideales.

Los investigadores analizaron huesos de babuinos momificados, que fueron descubiertos a principios del siglo XX en la necrópolis Gabbanat el-Qurud, en el llamado Valle de los Monos, al suroeste del Valle de los Reyes de Egipto. Los huesos pertenecían a docenas de babuinos individuales, desde bebés hasta adultos, de dos especies: el babuino hamadryas (Papio hamadryas) y el babuino oliva (Papio anubis).

Estas especies no eran nativas de Egipto, sino que fueron importadas de dos regiones: “el babuino olivo del sur (actual Sudán) y el babuino hamadryas de zonas montañosas que bordean el mar Rojo, en Sudán y hacia el sur hasta Eritrea, Somalia y Etiopía”, dijo el autor principal del estudio, Wim Van Neer, profesor emérito del Real Instituto Belga de Ciencias Naturales en Bruselas. "Las procedencias exactas aún deben documentarse con más detalle", dijo Van Neer a CNN en un correo electrónico.

De todos los animales que veneraban los antiguos egipcios, los babuinos eran los únicos que no eran nativos de Egipto, añadió Van Neer.

Cómo la zoología se equivocó con las hembras de los animales Un grupo de babuinos escapa de un centro de investigación usando barriles: ¿rebelión primate?

Se cree que los babuinos desempeñaron un papel en los rituales del antiguo Egipto, informaron científicos este miércoles en la revista PLOS One. Pero criar y cuidar animales salvajes grandes, en particular especies no nativas, es un desafío. Antes de morir, los babuinos estaban privados de luz solar y desarrollaron dolencias óseas debido a una mala nutrición, descubrieron los investigadores. El examen de los restos óseos reveló signos de raquitismo; los babuinos tenían brazos, piernas y caras deformes, dientes no desarrollados, osteoartritis y otras patologías debidas a privaciones y enfermedades metabólicas.

Sus deformidades se parecían a las observadas en los huesos de babuinos de otros dos sitios del antiguo Egipto (Saqqara y Tuna el-Gebel) que datan aproximadamente del mismo período, escribieron los autores.

“Este estudio excelentemente elaborado y ejecutado confirma los resultados de algunas investigaciones anteriores sobre el estado de salud de los babuinos en el antiguo Egipto”, dijo la Dra. Salima Ikram, profesora universitaria distinguida de Egiptología de la Universidad Estadounidense de El Cairo, que no participó en la investigación. "Más importante aún, también establece el hecho de que se trajeron y criaron diferentes tipos de babuinos en Egipto", dijo Ikram a CNN en un correo electrónico. "Es fascinante pensar que los antiguos egipcios intentaron instituir un programa de cría de babuinos para que pudieran ser reverenciados y utilizados en rituales religiosos".

Un revoltijo de huesos

En los tres principales sitios egipcios donde fueron enterradas momias de monos del Viejo Mundo se han descubierto 463 primates momificados, según el estudio. Los huesos de babuino examinados para el nuevo análisis fueron recolectados en 1905 y 1906 por arqueólogos del Muséum d'Histoire Naturelle de Lyon en Francia (ahora Musée des Confluences).

En las tumbas había trozos de piel seca con largos mechones de pelo todavía adheridos, lo que sugiere que los animales habían sido colocados allí como momias. Los arqueólogos franceses recuperaron 23 cráneos, 24 mandíbulas y más de 200 huesos aislados, que fueron ensamblados formando esqueletos completos independientemente de si todos los huesos pertenecían al mismo babuino, según el estudio.

Se habían improvisado dos esqueletos a partir de huesos pertenecientes a dos babuinos diferentes, y un esqueleto representaba a tres de los primates. De los cuatro esqueletos que fueron ensamblados correctamente, sólo uno tenía el cráneo correcto. Después de analizar los huesos uno por uno, los autores del estudio identificaron 36 babuinos diferentes de todas las edades, un conjunto con más adultos que jóvenes y algunos más machos que hembras.

Los huesos también revelaron signos de problemas metabólicos durante el crecimiento de la adolescencia, incluidos ejes curvados, cabezas de ejes deformes y articulaciones artríticas. Dos babuinos hembras habían sufrido caries. Había lesiones en algunos de los cráneos; dos de los primates tenían hocicos más cortos y otros dos tenían hocicos curvados hacia la izquierda.

Las momias también eran siglos más antiguas de lo que se pensaba. Basándose en la proximidad de las momias a los artefactos cerámicos cercanos en las tumbas, estimaciones anteriores las ubicaban entre los siglos I y II como mínimo, y posiblemente tan recientemente como el siglo VII.

Pero cuando los autores del estudio examinaron el colágeno óseo y las fibras de un tejido que había sido envuelto alrededor de una momia de babuino intacta, descubrieron que los animales probablemente fueron sepultados entre el 803 y el 520 a.C. Los investigadores confirmaron ese período utilizando una técnica llamada datación por radiocarbono, que puede determinar la edad del material orgánico midiendo la cantidad de desintegración en un isótopo radiactivo de carbono.

Las esculturas del Partenón alguna vez estuvieron elegantemente pintadas con color "azul egipcio"

Los restos esqueléticos de los babuinos revelaron signos de deformidades, dientes no desarrollados, osteoartritis y otras patologías resultantes de las privaciones y enfermedades. (Crédito: B. De Cupere)

Las condiciones de los primates cautivos pueden haber sido incluso peores de lo que sugieren sus restos, ya que los huesos a menudo no conservan registros de parásitos y otros tipos de dolencias, informaron los investigadores.

Sin embargo, es importante señalar que los hallazgos de los científicos no sugieren que los babuinos estuvieran siendo abusados intencionalmente. Es probable que sus cuidadores hicieran lo mejor que pudieron para cuidar a los animales, “pero esto no debe haber sido fácil”, dijo Van Neer.

"Los babuinos son buenos trepadores, por lo que probablemente se les mantenía en edificios o recintos con muros altos para evitar que escaparan. Debido a la falta de luz solar desarrollaron los trastornos metabólicos que vemos, principalmente raquitismo. No hay señales de huesos rotos que sugieran que los animales sufrieran malos tratos físicos", explica.

"Por desgracia, los egipcios no sabían lo suficiente sobre el cuidado y la alimentación de los babuinos", añadió Ikram. "Mientras intentaban darles reverencia y cuidados, en realidad establecieron condiciones perjudiciales para la salud y el bienestar de los animales. ¡El camino al infierno está empedrado de buenas intenciones!".