Anuncios

"La ciencia es clara: hay que dejar de quemar combustibles fósiles", dice ministra chilena

Santiago de Chile, 1 dic (EFE).- En medio de la controversia por la celebración de la COP28 en uno de los mayores productores de crudo del mundo, la ministra chilena de Medio Ambiente, Maisa Rojas, dijo en una entrevista con EFE que "espera" que Emiratos Árabes Unidos no use la cita climática para sus propios intereses y pidió no ceder en el debate sobre el fin del uso de los combustibles fósiles.

"La ciencia ha sido clarísima en decirnos cuál es la solución al problema de la crisis climática: hay que dejar de quemar combustibles fósiles. Es así de claro y así de simple", aseveró Rojas horas antes de viajar a Dubái.

Licenciada en Física por la Universidad de Chile y doctora en Física de la Atmósfera por la Universidad de Oxford, Rojas (1972) es una de las científicas más reconocidas de Chile y representa el ala más dura en la lucha contra la crisis climática, en contraposición a las voces que abogan por un mayor equilibrio con el desarrollo económico.

"Hay una tremenda urgencia por acelerar, escalar, aumentar la acción climática y reducir la quema de combustibles fósiles", afirmó Rojas, quien antes de integrar el Gobierno del presidente Gabriel Boric participó en la redacción de informes del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), el grupo de expertos que asesoran a Naciones Unidas.

La ministra recordó que "2023 va a ser, sin ninguna duda, el año más cálido desde que tenemos registro" y que el aumento de la temperatura con respecto a la era preindustrial se está acercando al 1,5°C, el límite establecido en el Acuerdo de París de 2015.

"Ha habido avances, pero están muy lejos de ser suficientes (...) Hay que corregir el rumbo y Chile está muy comprometido", aseguró.

Incógnita sobre la resolución final

La cita climática, que reúne a delegados de 197 países, expertos, empresas y sociedad civil hasta el 12 de diciembre, está rodeada de polémica no solo porque Emiratos sea el país anfitrión, sino porque el presidente encargado de la reunión es el Sultán al Yaber, ministro emiratí de Industria y gerente de la Compañía Nacional de Petróleo de Abu Dabi (ADNOC, en inglés).

La polémica creció tras un reciente informe publicado por la BBC que reveló que Emiratos empleó la presidencia de la COP28 para buscar acuerdos petroleros y gasísticos con 15 países, una información que el país árabe calificó de "imprecisa".

"Cuando un país toma la presidencia, tiene que dejar de lado los intereses propios y preocuparse y ocuparse de lograr que el proceso multilateral avance (...) Yo espero que Emiratos Árabes esté utilizando su rol para eso", subrayó la ministra chilena.

Con este escenario de fondo, la gran incógnita es si la resolución final de la COP28 recogerá una alusión clara al fin de los combustibles fósiles, que son la mayor fuente emisora de gases de efecto invernadero.

Rojas, partidaria de una declaración "fuerte" contra los combustibles fósiles, explicó que hay otros espacios en el foro donde se alcanzan importantes acuerdos aunque no sean transversales, como el compromiso adoptado en citas anteriores por 150 países -entre ellos Chile- para reducir las emisiones de metano, el segundo mayor contribuyente al calentamiento global.

Chile, el mayor productor de cobre del mundo y donde la industria de las renovables está en auge, cuenta desde 2022 con una Ley Marco de Cambio Climático, que establece como meta ser carbono neutral a más tardar en 2050.

Reducción de hielo marino en Antártica

Lo que ya sí que es una realidad de la COP28 es el acuerdo para poner en marcha el fondo de pérdidas y daños, que compensará a los países más vulnerables por los impactos del calentamiento global.

La ministra tildó la noticia de "histórica" y dijo que entrega "esperanzas" a la ciudadanía y demuestra que "el proceso multilateral funciona, que podemos tomar decisiones y ponernos de acuerdo en plazos relativamente breves".

El fondo, que se espera llegue a contar con 100.000 millones de dólares anuales, se creó en la COP27 de Egipto, en unas negociaciones lideradas por la propia Rojas y su par alemán, Jennifer Morgan, pero no se habían concretados los detalles.

La ministra acompañó la semana pasada a la Antártica al secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, y al presidente Boric, que finalmente no se trasladará finalmente a Dubái.

"El secretario general nunca había ido a Antártica y el hecho de que haya decidido ir con Chile, pudieron haber ido con otro país, es un reconocimiento del liderazgo internacional que tiene Chile", expresó la científica.

Según la ONU, La superficie helada del mar en la Antártica retrocedió en septiembre 1,5 millones de kilómetros cuadrados con respecto a la media en un mes similar en el pasado, una superficie que equivale a la suma del territorio de Alemania, Francia, España y Portugal.

"Las consecuencias del calentamiento se están viviendo de una manera muy evidente y muy grave en este continente remoto y prístino (...) pero lo que ocurre en la Antártica no se queda allí porque se conecta con el planeta completo", alertó Rojas.

María M.Mur

(c) Agencia EFE