Anuncios

El ciclón Mocha inunda una ciudad portuaria de Myanmar, no alcanza grandes campos de refugiados

Fuertes vientos y lluvias torrenciales se ven mientras el ciclón Mocha se acerca, en Sittwe

Por Ruma Paul

DACA (Reuters) - Las mareas de tormenta provocadas por un potente ciclón que se desplaza tierra adentro desde el golfo de Bengala inundaron el sábado la ciudad portuaria de Sittwe, en Myanmar, pero no afectaron en gran medida a un grupo densamente poblado de campos de refugiados en la vecina Bangladés.

Unas 400.000 personas fueron evacuadas en Myanmar y Bangladés antes de que el ciclón Mocha tocara tierra, mientras las autoridades y los organismos de ayuda se esforzaban por evitar numerosas víctimas de una de las tormentas más fuertes que han azotado la región en los últimos años.

Los asentamientos vulnerables de Cox's Bazar, en Bangladés, donde viven más de un millón de refugiados rohinyá, quedaron relativamente indemnes a la tormenta, que se está debilitando gradualmente.

"Por suerte, pudimos escapar de lo peor del ciclón", declaró Mohammad Shamsud Douza, funcionario del gobierno de Bangladés encargado de los refugiados. "Estamos recibiendo algunos informes de chozas dañadas, pero no hay víctimas".

Myanmar parece haber sufrido el impacto directo del ciclón Mocha, ya que vientos de hasta 210 km/h arrancaron tejados de hojalata y derribaron una torre de comunicaciones.

Partes de Sittwe, la capital del estado de Rakaín, quedaron inundadas y las plantas bajas de varios edificios quedaron bajo el agua, mostró un video publicado en las redes sociales por un testigo de la ciudad.

Una milicia étnica que controla franjas de Rakaín dijo que un gran número de estructuras en Sittwe y Kyauktaw habían resultado dañadas, y que escuelas y monasterios donde la gente se había refugiado se habían quedado sin tejados.

"Todo el norte de Rakaín ha sufrido graves daños", declaró Khine Thu Kha, portavoz del Ejército de Arakán. "La gente está en apuros".

Las redes de comunicación en Rakaín se interrumpieron después de que el ciclón tocó tierra, dijeron la ONU y los medios locales.

En todo el estado de Rakaín y el noroeste del país unos 6 millones de personas necesitaban ayuda humanitaria, mientras que 1,2 millones han sido desplazadas, según la oficina humanitaria de la ONU (OCHA).

"Que un ciclón azote una zona en la que ya existe una necesidad humanitaria tan acuciante es una pesadilla que afecta a cientos de miles de personas vulnerables cuya capacidad para hacer frente a la situación se ha visto gravemente mermada por sucesivas crisis", declaró Ramanathan Balakrishnan, coordinador residente de la ONU.

Myanmar está sumida en el caos desde que una junta tomó el poder hace dos años. Tras la represión de las protestas, un movimiento de resistencia lucha contra los militares en varios frentes.

Un portavoz de la junta no respondió inmediatamente a una llamada telefónica de Reuters en busca de comentarios.

ALIMENTOS Y SUMINISTROS

En Bangladés, donde las autoridades trasladaron a unas 300.000 personas a zonas más seguras antes de que se desatara la tormenta, los refugiados rohinyá que se encontraban en los campamentos densamente poblados de Cox's Bazar, en el sureste del país, se atrincheraron en sus precarias viviendas.

"Nuestro refugio, hecho de bambú y lona, ofrece poca protección", dijo el refugiado Mohammed Aziz, de 21 años. "Rezamos a Alá para que nos salve".

Muchos de los refugiados rohinyá, medio millón de niños entre ellos, viven en crecientes campamentos propensos a inundaciones y deslizamientos de tierra después de haber huido de una represión dirigida por el ejército en Myanmar en 2017.

Cientos de miles de musulmanes de la minoría rohinyá permanecen en el estado de Rakaín, en Myanmar, donde muchos están confinados en campamentos separados del resto de la población.

"El gobierno estatal ha trasladado a muchos rohinyá de los campamentos de Sittwe a una zona de terrenos más elevados", declaró Zaw Min Tun, residente rohinyá en Sittwe, quien ha añadido que la evacuación se ha producido sin previo aviso.

"Tampoco les proporcionaron comida, así que la gente se muere de hambre".

Antes de la tormenta, el Programa Mundial de Alimentos dijo que estaba preparando alimentos y suministros de socorro que podrían ayudar a más de 400.000 personas en Rakaín y sus alrededores durante un mes.

(Reporte de Ruma Paul en Daca y equipo de Reuters; Escrito por Devjyot Ghoshal; Editado en Español por Ricardo Figueroa)