Nuevos choques entre grupos rivales chiíes dejan 5 muertos en el sur de Irak

·2  min de lectura

Bagdad, 1 sep (EFE).- Cinco personas ha muerto en unos violentos enfrentamientos que estallaron en la noche del miércoles en la ciudad de Basora, en el sur de Irak, entre seguidores del popular clérigo Muqtada al Sadr y una milicia proiraní, ambos pertenecientes a la rama chií del islam, informó este jueves la Policía local.

Dos de los fallecidos pertenecen a la organización Saraya al-Salam (Brigada de la Paz), afiliada al movimiento de Al Sadr, y los otros tres a la milicia proiraní Asaib Ahl al Haq, integrada en uno de los partidos que conforman el Marco de Coordinación, alianza rival de los sadristas, indicó a Efe una fuente policial que pidió el anonimato.

Con estas muertes suben a cuarenta los fallecidos en los enfrentamientos entre ambas partes desde que el pasado lunes Al Sadr anunciara su retirada "definitiva" de la política en medio de una grave crisis política por el bloqueo en la elección de presidente y formación de Gobierno tras las elecciones de octubre pasado.

Tras los violentos disturbios del lunes y el martes que tuvieron su epicentro en Bagdad y que dejaron un saldo de 35 fallecidos se había restablecido una cierta calma después de que el clérigo chií pidiera a sus seguidores que abandonaran el centro de la ciudad.

Pero la mecha volvió a prender en Basora, a unos 500 kilómetros al sur de la capital, después del asesinato en la noche del miércoles de un miembro de Saraya al Salam en un incidente en el que otro resultó herido, lo que degeneró en enfrentamientos armados en la ciudad, que dejaron además un número no precisado de lesionados, explicó la fuente.

El informante destacó que la situación actual de la ciudad es estable tras el despliegue de los miembros del Ejército y de la Policía, que se hicieron, dijo, con el control total.

Además, el líder de Aaib Ahl al Haq, el jeque Qais al Jazaaly, pidió este jueves a sus seguidores mediante un mensaje en las redes sociales que cerraran todas sus oficinas y que no respondieran a las provocaciones.

La tensión política se ha intensificado en las últimas semanas en Irak, atrapado en una encrucijada política debido a una parálisis institucional que se prolonga desde octubre pasado provocada por la fragmentación en el Parlamento surgido de las elecciones celebradas entonces.

El Bloque Sadrista ganó esos comicios con 73 de los 329 escaños y no fue capaz de votar por el candidato a presidente que había propuesto por el bloqueo del Marco de Coordinación y otras fuerzas.

En junio ordenó a sus diputados retirarse y hace un mes instigó a sus seguidores primero a ocupar el Parlamento durante seis días y luego a acampar a sus puertas para exigir unas nuevas elecciones.

(c) Agencia EFE