China asegura que está al tanto de la ruta de su cohete “descontrolado”

·3  min de lectura

Mientras, los expertos de la Corporación Aeroespacial del Centro de Estudios Orbitales y de Desechos de Reentrada (CORDS) han seguido de cerca la etapa de 53,6 metros de altura, que se cree que tiene una masa de unas 23 toneladas métricas, China asegura que sigue de cerca el recorrido del módulo Wentian, el cohete Long March 5B.

China lanzó el segundo módulo de su estación espacial Tiangong a principios del 24 de julio. El módulo Wentian se acopló con éxito al módulo central Tianhe, ya en órbita, unas 13 horas después.

Concluido su trabajo, el cohete ha iniciado un descenso incontrolado hacia la atmósfera terrestre y no está claro dónde aterrizará. Es la tercera vez que se acusa al país de no haber manejado adecuadamente los restos espaciales de la etapa de su cohete.

El Ministerio de Asuntos Exteriores chino, asegura que el cohete Long March 5B está construido para romperse al caer a la Tierra. Además, se ha comprometido a proporcionar información sobre los movimientos del cohete de manera oportuna, dijo su Ministerio de Asuntos Exteriores.

Sin embargo, la comunidad internacional teme que el cohete caiga de forma imprevisible sobre la Tierra y que suponga un peligro para las zonas pobladas sobre las que caiga.

Es una práctica internacional permitir que las etapas de los cohetes se quemen al volver a entrar en la atmósfera terrestre, dijo el portavoz del ministerio, Zhao Lijian, en una sesión informativa regular con los medios de comunicación, cuando se le preguntó si China sabe cuándo y dónde podrían caer los restos del cohete.

Se entiende que este tipo de cohete adopta un diseño técnico especial y la mayoría de los componentes se ablacionarán y destruirán durante la reentrada, con una probabilidad muy baja de causar daños a la aviación y a la tierra, dijo Zhao.

¿Qué dicen los expertos mundiales?

Los expertos de la Corporación Aeroespacial del Centro de Estudios Orbitales y de Desechos de Reentrada (CORDS) han seguido de cerca la etapa de 53,6 metros de altura, que se cree que tiene una masa de unas 23 toneladas métricas.

"Es un objeto metálico de 20 toneladas. Aunque se romperá al entrar en la atmósfera, numerosos trozos -algunos de ellos bastante grandes- llegarán a la superficie", dijo Michael Byers, profesor de la Universidad de Columbia Británica y autor de un reciente estudio sobre el riesgo de víctimas de la basura espacial.

Predicen una reentrada centrada en las 11:07 UTC del 31 de julio, más o menos 24 horas. La amplia ventana para la reentrada se debe a los desafíos de la modelización, incluyendo variables como las fluctuaciones atmosféricas que afectan la rapidez con la que la órbita de un objeto cae. Las ventanas de predicción se reducirán cuando se acerque el momento de la reentrada.

El escenario más probable es que la etapa reentre sobre los océanos. Sin embargo, existe una "probabilidad no nula de que los restos supervivientes aterricen en una zona poblada: más del 88% de la población mundial vive bajo la posible huella de los restos de la reentrada", según un post de Aerospace Corporation publicado el 26 de julio.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.