Anuncios

Los Chiefs han aprendido a apoyarse en su defensiva cuando su ofensiva batalla para anotar

Patrick Mahomes (15), quarterback de los Chiefs de Kansas City, corre después de dejar tendido a Emmanuel Ogbah (91), de los Dolphins de Miami, durante la primera mitad del juego de comodines de la NFL, el sábado 13 de enero de 2024, en Kansas City, Missouri. (AP Foto/Ed Zurga)

KANSAS CITY, Missouri, EE.UU. (AP) — Los Chiefs de Kansas City mandaron una advertencia al resto de la liga el sábado por la noche, cuando pasaron encima de los Dolphins de Miami en el cuarto partido más frío en la historia de la NFL. El mensaje es que puede que sigan siendo el equipo a vencer este año en los playoffs.

Aunque lo que hace exitosos a estos Chiefs, es muy distinto a lo habitual.

Han sido anfitriones de los últimos cinco juegos de campeonato de la AFC y han participado en tres de los pasados cuatro Super Bowls, confiando en Patrick Mahomes y una de las mejores ofensivas para sumar una extraordinaria cantidad de puntos.

Pero con un grupo inconsistente de wide receivers arrastrando la ofensiva esta temporada, los Chiefs han aprendido a apoyarse en una de las mejores defensivas de la NFL.

Así fue en contra de los Dolphins. Los Chiefs estaban contentos con el juego de posición de campo toda la noche, y cuando su defensiva le ofrecía el campo corto a su ofensiva, fueron capaces de llegar a la zona de anotación un par de veces y de patear cuatro goles de campo en la victoria por 26-7.

“Hablé sobre ello, creo en el campamento de entrenamiento, realmente no quisiera jugar contra nuestra defensiva”, dijo Mahomes. “Tenemos grandes jugadores por todos lados, en cada nivel. Tenemos jugadores, tenemos profundidad, los muchachos se rotan, pueden hacer de todo, y además tenemos el esquema”.

De hecho, los Chiefs han prosperado gracias al esquema impredecible del coordinador defensivo Steve Spagnuolo. Sus defensive backs presionan a los quarterbacks rivales con disparos; sus linebackers y los edge rushers son capaces de hacer coberturas de pase.

El sábado por la noche, los Dolphins nunca descifraron lo que les venía. Solamente consiguieron 264 yardas, convirtiendo 1 de 12 terceras oportunidades y la mayor parte de su producción llegó en un pase de anotación de 53 yardas a Tyreek Hill.

“Siempre hablamos, cada vez que jugamos contra una gran ofensiva, o un equipo que tiene una gran defensa, para igualarla y superar lo que van a hacer”, dijo el rusher de los Chiefs, George Karlaftis. “Para nosotros, siempre es el mismo plan de juego en términos básicos: mantenernos disciplinados y permanecer juntos”.

Así como la ofensiva sabe que puede confiar en la defensiva, lo mismo sucede viceversa.

Sin importar lo mucho que Mahomes y compañía sufran, eventualmente van a comenzar a sumar puntos.

QUÉ FUNCIONA

Los Chiefs corrieron para 147 yardas contra Miami, y mientras que 41 de ellas fueron en dos escapadas de Mahomes, incluida una en la que su casco terminó roto, el total fue sustancial. Cuando los Chiefs pueden tener equilibrio en la ofensiva, ello abre la zona profunda para el juego aéreo, y Rashee Rice y Travis Kelce son capaces de desmarcarse para hacer jugadas grandes.

QUÉ DEBE MEJORAR

Los Chiefs aun necesitan encontrar quien complemente su ataque por pase, más allá de Rice y Kelce. Rice tuvo ocho recepciones para 130 yardas, Kelce acabó con siete para 71, y el resto de la ofensiva se combinó para ocho recepciones para 61 yardas.