Charlie Crist es el perpetuo político en campaña en Florida. ¿Puede volver a gobernar?

·10  min de lectura

La última vez que Charlie Crist se planteó una candidatura a gobernador de la Florida, en 2014, compartió un momento de claridad con uno de sus asesores.

“Dijo: ‘Steve, creo que puedo vencer al dinero o puedo vencer al entorno, pero no puedo vencer las dos cosas”, dijo el asesor demócrata Steve Schale.

Crist tendría razón: perdió por poco tras ser superado por el entonces gobernador Rick Scott en una histórica ola republicana.

Aunque no lo admita, tanto el dinero como el entorno son peores este año, cuando se postula por tercera vez a la gobernación de la Florida.

Crist, ex republicano moderado de 66 años con reconocimiento de nombre, capacidad de recaudación de fondos e instintos políticos de la vieja escuela, ha estado atrayendo el apoyo de los demócratas mientras observan con cautela una elección general contra el poderoso gobernador republicano Ron DeSantis.

Para muchos, es un movimiento calculado: creen que Crist tiene más posibilidades de vencer a DeSantis que su oponente en las primarias demócratas, la comisionada de Agricultura Nikki Fried.

“Es como un par de botas cómodas”, dijo Fernand Amandi, asesor demócrata que no está relacionado con la contienda.

Sea cual sea el candidato que gane, las posibilidades en las generales son escasas, dicen los observadores.

DeSantis no tiene la riqueza personal del ex gobernador Scott, que gastó $75 millones de su propio dinero en su primera candidatura a gobernador, pero tiene conexiones personales con multimillonarios y unos $120 millones en el banco.

La contienda por la gobernación de la Florida ha recibido atención nacional porque DeSantis es un probable aspirante a la presidencia del país en 2024. Aunque necesita ganar la reelección, los demócratas tienen pocas probabilidades de vencerlo. El partido estatal está en ruinas después de décadas de fracasos, los índices de aprobación del presidente Joe Biden son históricamente bajos y pudiera decirse que su candidata estatal más fuerte, la representante federal Val Demings de Orlando, no se postula para gobernadora.

Crist está respaldado por los sindicatos y los principales legisladores estatales que señalan su reciente historia como demócrata. Ellos hacen comparaciones entre el libro de jugadas de Crist y la estrategia ganadora de Biden en 2020 como ejemplos de moderación y civismo.

Fried, sin embargo, ha revivido las críticas a las que Crist se ha enfrentado desde que dejó el Partido Republicano: que se opone al aborto, conservador y alguien que no ha ganado una contienda estatal como demócrata.

Si las habilidades de Crist son relevantes en 2022 es una cuestión abierta a debate.

Schale encontró que el análisis de Crist de sus posibilidades en 2014 es un resumen articulado de lo que enfrenta de nuevo.

“Lo describió también como correr de cabeza hacia un molino de carne”.

La Junta Editorial del Miami Herald entrevista al congresista y ex gobernador Charlie Crist, que vuelve a postularse como candidato a gobernador.
La Junta Editorial del Miami Herald entrevista al congresista y ex gobernador Charlie Crist, que vuelve a postularse como candidato a gobernador.

Muchos papeles e identidades

Nadie que ocupe un cargo público en la Florida tiene un historial como el de Crist: en la boleta de 16 elecciones durante 34 años, recibiendo más de 16.5 millones de votos y siendo elegido para seis cargos, como senador estatal, comisionado de Educación, procurador general, gobernador y legislador.

Hay una razón por la que sigue haciéndolo, dicen los que le conocen: le gusta postularse a las elecciones y ocupar un cargo.

Su capacidad para conectarse con los electores es legendaria. Sus oponentes políticos han comentado lo agradable que es.

Incluso parece disfrutar de las partes de la política que muchos candidatos desprecian, como la recaudación de fondos y los enfrentamientos, dijo Katie Bohnett, que trabajó en sus campañas entre 2006 y 2016 y fue su programadora de eventos mientras fue gobernador de 2007 a 2011.

Ella ha estado en restaurantes con Crist cuando escuchaba a alguien “hablando mal” de él. En lugar de ignorar a la persona, Crist se dirigía a ella haciéndole preguntas amistosas u ofreciéndole un apretón de manos, tomando a la persona desprevenida.

“Creo que está en su ADN”, dijo Bohnett. “No sé qué otra cosa haría”.

Pero las habilidades políticas minoristas de Crist han contribuido durante mucho tiempo a la percepción de que es un oportunista o un político típico. Su estilo de liderazgo ha sido descrito como una “marca astutamente oportuna de populismo”.

Crist fue abogado y director estatal de la senadora federal Connie Mack, quien ayudó a inaugurar las tres últimas décadas de dominio republicano de la política estatal.

Cuando Crist fue elegido a los 36 años para el Senado estatal en 1992, la Cámara estaba pareja 20 a 20, poniendo fin al largo control de los demócratas sobre el Senado.

Hizo campaña como la “opción para el cambio” contra el titular demócrata de muchos años, y su plataforma era políticamente anodina: gobierno eficiente, educación de calidad, ética y medio ambiente.

“Juega como le enseñó la gente de Connie Mack”, dijo en 1995 Jeff Huenink, el representante estatal republicano de Clearwater que perdió ante Crist en las primarias para el Senado en 1992. “Eso es no ser ofensivo, ceñirse a los temas de la maternidad y temas básicos, y cuando sea necesario distorsionar el historial de su oponente”.

En la legislatura, Crist aprovechó más tarde la ola nacional bipartidista contra la delincuencia de los años 90.

En 1995, patrocinó la ley que obligaba a los presos a cumplir al menos el 85% de sus condenas. (Fue aprobada por el Senado por unanimidad y un gobernador demócrata, Lawton Chiles, la firmó.

“Los delincuentes no pueden cometer delitos desde la prisión”, dijo Crist en su momento.

Crist también consiguió que el Departamento de Prisiones pusiera en marcha un programa para permitir que los presos trabajaran en las autopistas, tras el resurgimiento en Alabama de la práctica, durante mucho tiempo inhumana, de encadenar a los reclusos para que hagan trabajos forzados en público.

Incluso el Departamento de Prisiones se resistió a la idea. La Florida solía encadenar a los reclusos por los tobillos, pero no encadenaba a los reclusos entre sí, una práctica que terminó en 1967 cuando se quemó una barraca al borde de una carretera que albergaba a más de 50 hombres y murieron 38 reclusos a quienes los grilletes le impidieron escapar.

Pero Crist presionó sobre el tema públicamente, incluso para que se permitiera a los encadenados trabajar junto a las carreteras.

Este esfuerzo le valió el apodo de “Chain Gang Charlie”. Tratando de sacar provecho de su reconocimiento de nombre, se postuló en 1998 a las elecciones al Senado federal contra el actual titular Bob Graham, un ex gobernador muy popular. Crist perdió por 25 puntos.

El representante Charlie Crist, demócrata de St. Petersburg, gesticula durante un acto de campaña mientras anuncia su candidatura para gobernador de la Florida, el 4 de mayo de 2021, en St. Petersburg, Florida.
El representante Charlie Crist, demócrata de St. Petersburg, gesticula durante un acto de campaña mientras anuncia su candidatura para gobernador de la Florida, el 4 de mayo de 2021, en St. Petersburg, Florida.

Dispuesto a desafiar al Partido Republicano

Crist no tuvo miedo de desafiar a su partido —con suavidad— en asuntos populistas clave.

Apoyó públicamente el derecho de la mujer al aborto cuando se postuló a las elecciones de 1992. Reconoció públicamente el cambio climático. También estaba dispuesto a enfrentarse a las empresas de servicios públicos y a las compañías de seguros, tradicionalmente grandes donantes de las campañas de los candidatos del Partido Republicano.

En 1997, demandó a Florida Power Corp. (que acabó convirtiéndose en Duke Energy) por una propuesta de alza de tarifas de $88 millones, lo que contribuyó a que la empresa devolviera el dinero a los clientes. Al año siguiente, presentó un proyecto de ley en la Asamblea Legislativa para permitir a los clientes elegir su proveedor de electricidad.

Florida Power Corp. le acusó de intentar “aprovechar la publicidad estatal en su campaña para desbancar al actual senador Bob Graham”. Los cabilderos de Tallahassee se burlaron de él repartiendo un “prospecto” falso que buscaba inversionistas en “El fondo de futuros publicitarios de Charlie Crist”.

Cuando fue elegido gobernador en 2006, Crist provocó la ira de las compañías de seguros cuando convocó una sesión especial en 2007 para abordar la crisis de los seguros de propiedad causada por una ola de huracanes en 2004 y 2005.

El estado, al igual que hoy, experimentaba aumentos récord en las tarifas de los seguros de vivienda y las compañías se deshacían de las pólizas.

Crist no era un experto en políticas orientadas al detalle como su predecesor, el gobernador Jeb Bush, dijo Kevin McCarty, comisionado de Seguros de la Florida desde 2003 hasta 2016.

Pero Crist entendía el panorama general —la necesidad de bajar las tarifas— y estaba dispuesto a desafiar la ortodoxia del Partido Republicano y los intereses de las compañías de seguros, dijo McCarty. La legislación de 2007 era cualquier cosa menos libre mercado: Hizo que el gobierno absorbiera más riesgo de daños por huracanes para que las aseguradoras pudieran bajar las tarifas, y amplió el Citizens Property Insurance, administrado por el estado, para convertirlo en un competidor de las aseguradoras privadas.

“Creo que fue una decisión valiente”, dijo McCarty, republicano y autodenominado “defensor del libre mercado”. “State Farm [en 2009] amenazó con abandonar el estado y Charlie dijo: ‘Que le vaya bien’”.

Las tarifas bajaron en general los dos años siguientes, State Farm acabó quedándose y el mercado se estabilizó durante una década.

‘Incoherente’ sobre el aborto

Sin embargo, en otros momentos clave, Crist evitaba los temas candentes o cambiaba sus posturas.

Cuando el debate sobre las células madre era intenso, adoptó una posición intermedia que no ofendía a nadie. Durante el debate sobre el destino de Terri Schiavo, la mujer de St. Petersburg que estaba en estado vegetativo, Crist, como procurador general, se mantuvo callado a pesar de oponerse al controversial proyecto de ley de la Legislatura que exigía a los jueces mantenerla con vida.

Y mientras se postulaba para la nominación del Partido Republicano para gobernador en 2006, cambió a una postura más conservadora sobre el aborto, diciendo que era “provida”. Al explicar su postura, ha sido “consistentemente incoherente”, definiendo los términos “provida” y “pro elección” a su manera, según el sitio web Politifact.

Fried ha aprovechado las incoherencias de Crist sobre el aborto, calificándose a sí misma como la única candidata que ha estado a favor del aborto toda su vida. Señaló que Crist nombró a Charles Canady —que había patrocinado la prohibición del aborto de nacimiento parcial en el Congreso en la década de 1990— para la Corte Suprema de la Florida. Es probable que el tribunal vea la impugnación de la nueva prohibición del aborto a partir de las 15 semanas en la Florida; Crist dijo recientemente que se arrepentía de haber nombrado a Canady y dijo que no votaría para mantener a Canady en la corte.

Pero Crist se ha ganado una coalición diversa en las primarias que incluye a la representante estatal Anna Eskamani, demócrata de Orlando, una de las demócratas más prominentes de la Legislatura y ex directora principal de Planned Parenthood del suroeste y centro de la Florida.

En particular, dos organizaciones dedicadas a elegir a mujeres pro elección, Ruth’s List y EMILY’s List, no han apoyado a ninguno de los candidatos en las primarias.

Eskamani dijo que Crist, a pesar de ser un ex republicano, tiene una historia más firme en asuntos del consumidor que Fried, una ex cabildera corporativa que en 2019 enfureció a los ecologistas por apoyar a las empresas de servicios públicos como Florida Power & Light y Duke Energy Florida que estaban pidiendo al estado que redujera fuertemente o eliminara los objetivos de conservación de energía. En el Congreso, Crist fue un partidario constante de los derechos reproductivos, agregó.

Eskamani dijo que Crist se la ganó pidiéndole consejo con frecuencia y absorbiendo algunas de sus recomendaciones políticas. Ella dijo que también se dio cuenta de su diversa coalición de partidarios locales del centro de la Florida que incluía a personas que habían conocido a Crist durante mucho tiempo.

“Es realmente difícil encontrar políticos que 10, 20 años después, te sigan gustando”, dijo. “Solo eso dice algo sobre su carácter”.

‘Un gobernador que puede gustar’

En las primarias, Crist ha evitado criticar a Fried, diciendo que la contienda es principalmente un referendo sobre DeSantis, a quien ha llamado un pendenciero y “no la persona más agradable del mundo”.

“Creo que a la gente le gusta tener un gobernador que les pueda gustar”, dijo Crist a la Junta Editorial del Tampa Bay Times el mes pasado.

DeSantis, respaldado por multimillonarios y con un perfil nacional, tiene más dinero a mano que Scott y es más popular entre su base que Scott en 2014.

Independientemente de cómo le vaya a Crist, algunos creen que no va a desaparecer.

“La gente me pregunta, ¿crees que Charlie está acabado si no gana? No lo creo”, dijo Schale, su ex asesor. “Es el ave fénix que resurge de las cenizas. Se recuperará. Va a encontrar alguna salida”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.