La CGT y los intendentes del PJ bonaerense buscaron cerrar filas para ordenar la interna

Con la preocupación central puesta en evitar disputas internas en el oficialismo y mostrar un mensaje de unidad, parte de la conducción de la CGT recibió a intendentes del conurbano bonaerense en la sede de la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA), el sindicato que conduce Héctor Daer, uno de los secretarios generales de la central obrera. La idea de ordenar la competencia en los distritos fue central en el encuentro, en el que también se acordó repetir las reuniones del grupo y ampliarlo.

En el encuentro -que tuvo lugar ayer por la tarde- no hubo conclusiones definitivas, pero sí se coincidió en que se debe discutir un mecanismo para dirimir internas. Por el momento, está frenada la intención de suspender las PASO, alternativa que agitó el kirchnerismo escudado también en pedidos de los gobernadores.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En el debate interno que juntó a los jefes cegetistas y a los intendentes, según uno de los protagonistas de la reunión, se planteó “peronizar” la provincia de Buenos Aires . La fuente deslizó que la intención de algunos sería evitar las internas en los municipios gobernados por el oficialismo, aunque otras fuentes no descartaron la competencia local y prefirieron hablar solo de la necesidad de definir un mecanismo para dirimir candidaturas.

“Quedó marcado que no hay conducción” , describió uno de los invitados al encuentro en el sindicato de sanidad al bosquejar el escenario del peronismo.

Según pudo saber LA NACION de una fuente presente en la reunión, el grupo volverá a reunirse y tiene intenciones de sumar a los gobernadores peronistas. Los representantes de la CGT fueron Héctor Daer y Carlos Acuña (dos de los tres secretarios generales, no estuvo el restante, Pablo Moyano), José Luis Lingeri (sindicato de Aysa), Gerardo Martínez (Uocra), Rodolfo Daer (alimentación), José Sola (seguros), Roberto Fernández (UTA), Argentino “Tito” Geneiro (gastronómicos) y Gastón Frutos (panaderos).

La tropa de jefes comunales fue de paladar kirchnerista, pero careció de representantes puros de La Cámpora. Estuvieron Fernando Espinoza (La Matanza), Jorge Ferraresi (Avellaneda), Nicolás Mantegazza (San Vicente), Fabián Cagliardi (Berisso), Federico de Achával (Pilar), Julio Zamora (Tigre), Marisa Fassi (Cañuelas), Karina Menéndez (intendenta interina de Merlo), Juan José Mussi (Berazategui), Carlos “Beto” Ramil (intendente interino de Escobar) y Gastón Granados (intendente interino de Ezeiza).

Un gobierno de golpistas y delirantes

“Junto a mis compañeros de CGT recibimos a los intendentes de la provincia de Buenos Aires, comprometidos a trabajar por la unidad que garantice las transformaciones hacia un país más justo”, indicó Héctor Daer en su cuenta de la red social Twitter, ayer, tras el encuentro.

Acuña evaluó la cumbre sindical y municipal en declaraciones a radio La Red. “En la reunión con los intendentes en ningún momento se habló de candidaturas, pero todo el mundo tiene derecho a serlo”, sostuvo, y agregó: “La reunión de ayer fue para consolidar la unión del Frente de Todos, pero necesitamos que primero se pongan de acuerdo”.

Las definiciones no fueron taxativas en el encuentro, en el que, según otros testigos consultados por LA NACION, la charla discurrió entre planteos sobre el modelo político que el peronismo debe defender ante el desafío que propone Juntos por el Cambio.