Centros de pruebas y vacunación contra el COVID-19 de Miami-Dade cerrarán permanentemente

·2  min de lectura

Miami-Dade dará por finalizados este fin de semana los programas de vacunación y pruebas de detección del coronavirus que quedan abiertos, después que la Organización Mundial de la Salud anunció el viernes que la pandemia del COVID-19 ya no representa una “emergencia mundial”.

“Estoy enormemente orgullosa de nuestra extraordinaria respuesta a la pandemia, poniendo en marcha y ampliando programas eficaces de salud pública, colaborando estrechamente con nuestras ciudades y empresas locales para proteger a habitantes y visitantes, y manteniendo nuestra economía en marcha”, declaró en un comunicado la alcaldesa del Condado Miami-Dade, Daniella Levine Cava.

La alcaldesa confirmó el jueves que había contraído COVID por tercera vez, pero que solo tenía síntomas leves.

En las últimas semanas, los centros de pruebas y vacunación que operaban bajo la asociación de Miami-Dade y Nomi Health han estado desacelerando sus operaciones. El sábado, estos centros cerrarán permanentemente.

El condado dijo que el cierre es en preparación para la expiración de la emergencia de salud pública federal anunciada por el presidente Joe Biden a principios de este año. La emergencia fue declarada por el Departamento de Salud y Servicios Humanos federal en enero de 2020.

Aunque en general el acceso a las vacunas no se verá afectado, es posible que los proveedores de seguros no cubran las pruebas de detección caseras, señalaron los CDC. Además, los medicamentos para prevenir el COVID-19 grave, como el Paxlovid, será gratis hasta agotar existencias, pero el precio lo determinará después el fabricante del medicamento y la cobertura del seguro médico.

Miami-Dade informó que más de 2 millones de personas fueron vacunadas durante la pandemia debido a los esfuerzos del Departamento de Bomberos de Miami-Dade, la Policía de Miami-Dade, personal de gestión de emergencias y trabajadores de la salud.

El condado puso en marcha unidades móviles para llevar las vacunas a las comunidades, llamó a unas 200,000 puertas en barrios insuficientemente vacunados y estableció grandes centros.

“También estamos muy orgullosos de nuestros habitantes, que han tomado medidas para protegerse a sí mismos, a sus familias y a sus vecinos”, declaró Levine Cava. “De cara al futuro, seguiremos invirtiendo en la infraestructura de salud pública que creamos durante la pandemia y permaneceremos vigilantes ante futuras variantes y otros posibles retos de salud pública”.

Las autoridades siguen exhortando a la comunidad a mantenerse informada y a seguir las precauciones recomendadas. Los habitantes también pueden seguir encontrando pruebas caseras a la venta en farmacias y en línea.