Centroamérica: la contaminación plástica invade ríos, lagos y playas

·4  min de lectura

Arrastrados por diferentes afluentes, inmensos depósitos de plástico multicolor cubren como un manto las tranquilas aguas del lago Suchitlán en El Salvador. Lo mismo sucede en las paradisíacas playas del Caribe hondureño, que reciben miles de toneladas de desechos de Guatemala en Centroamérica.

Botellas de soda, envases de medicinas, sandalias viejas y todo tipo de materiales plásticos flotan en las verdes aguas de este lago salvadoreño de 13,500 hectáreas. El cual sirve de embalse a una central hidroeléctrica y es considerado un humedal de importancia internacional por la Unesco.

Los pescadores de este enorme lago artificial, el mayor cuerpo de agua dulce del país, cuentan que la contaminación empujó a los peces a aguas profundas donde no pueden lanzar sus redes para atrapar tilapias o guapotes.

“Desde hace más de dos meses que no podemos ejercer la pesca”, dijo a la AFP Luis Peñate, un pescador de 25 años que ahora se dedica a movilizar a los pocos turistas que se atreven a visitarlo en una lancha de otro pescador para subsistir.

Patos se abren paso entre la basura, pequeñas tortugas se suben a las botellas flotantes para asolearse y algunos caballos flacos beben del agua contaminada. Es una “contaminación nunca vista”, asegura Jacinto Tobar, alcalde del poblado de Potonico, en el departamento de Chalatenango, a unos 100 kilómetros al norte de San Salvador. “La fauna, la flora están sufriendo mucho” y los turistas son cada vez menos, afirma.

MÁS DE 4,000 DESECHOS EN EL SALVADOR

Los pescadores deben competir con 1.5 millones de cormoranes negros que se estima habitan en el lago, según el alcalde. Y que se han convertido en una especie de plaga pues un día llegaron como aves migratorias y se quedaron.

Con unos 2,500 habitantes, Potonico es el municipio más afectado de unas 15 localidades ribereñas al lago. La estatal Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa, que administra la vida del embalse del Suchitlán, emplea a decenas de trabajadores que limpian a mano el lago. Y algunos vecinos colaboran en esta tarea que según el alcalde llevará tres a cuatro meses.

“¿Qué podemos esperar del futuro si no cuidamos nuestro medio ambiente, si ensuciamos nuestras calles, ríos, lagos, bosques y playas?”, dijo esta semana el presidente salvadoreño, Nayib Bukele, tras el lanzamiento de la campaña nacional “Cero Basura”.

El ministro salvadoreño de Medio Ambiente, Fernando López, aseguró que a diario en el país se generan 4,200 toneladas de desechos, y de esas unas 1,200 terminan en ríos, playas o en calles en todo el territorio.

CENTROAMÉRICA CONTAMINADA

Uno de los peores focos de contaminación plástica en la costa caribeña de Centroamérica está en las playas de la región de Omoa, en Honduras. La costa de esta región a unos 200 kilómetros al norte de Tegucigalpa es bellísima, con abundante vegetación y palmeras, pero en algunas zonas la arena está prácticamente recubierta por una gruesa alfombra plástica de envases de todo tipo, jeringas y otros desechos.

“Esta basura viene del río Motagua, del lado de Guatemala, no la han podido detener”, lamenta un residente de la zona, Cándido Flores, de 76 años. “No la han podido detener (…) Al crecer el río vuelve otra vez”.

Las toneladas de desechos que arrastra el río Motagua desde Guatemala han creado “islas de basura” que flotan en el Caribe hondureño, según denuncias reiteradas de autoridades y activistas locales. El asunto ha generado tensiones entre ambos países.

Ante la problemática, la ONG holandesa The Ocean Cleanup advierte que por el río Las Vacas, afluente del Motagua, pasan cada año unas 20,000 toneladas de desechos plásticos que en su mayoría provienen del relleno sanitario de la capital guatemalteca.

LAS TONELADAS DE PLÁSTICO QUE INGRESAN A LOS OCÉANOS

La contaminación debe atacarse desde su origen, advierten ambientalistas.

“Tenemos que atacar de donde viene el flujo principal de todos estos residuos”, estima Eduardo Arguera, de 29 años, un estudiante de arquitectura de la Universidad de El Salvador que ha impulsado desde la sociedad civil campañas de limpieza.

Para contener los residuos plásticos y evitar que lleguen a lagos y al mar, propone la colocación de vallados en puntos estratégicos. El presidente del Centro de Tecnología Apropiada (CESTA) de El Salvador, Ricardo Navarro, considera que la limpieza del material plástico “es una prioridad”. Explicó que solo un 30 por ciento flota, y que el resto se hunde en la profundidad de las aguas.

Según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), 11 millones de toneladas métricas de plástico ingresan cada año a los océanos. Advirtió que esa cifra puede triplicarse en los próximos 20 años. N

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:
Cómo ayudará el Banco Mundial a América Latina para combatir el cambio climático

Cuatro razones de la FAO para probar insectos comestibles

El cambio climático así afecta a los pulmones