Anuncios

La Cedeao mantiene sus sanciones contra Níger y no reconoce a la junta militar golpista

Lagos, 8 dic (EFE).- El Tribunal de Justicia de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao) se negó a admitir la legitimidad de la junta militar que gobierna Níger desde el golpe de Estado del pasado 26 de julio, rechazando así su petición de levantar las sanciones de ese bloque contra el país.

"La corte explicó que la República de Níger, actualmente bajo el control de la junta militar, carecía de capacidad ante la corte, por lo que su solicitud es a primera vista inadmisible", destacó el tribunal de la Cedeao, con sede en Abuya, la capital de Nigeria, en un comunicado recogido este viernes por los medios locales.

La corte regional insistió así en la "inconstitucionalidad" de la junta golpista, que no ha sido reconocida por la Cedeao "como gobierno de un Estado miembro".

Antes, los representantes de Níger habían argumentado que las sanciones del bloque "han tenido efectos adversos para el pueblo nigerino, incluida la escasez de alimentos, medicinas y electricidad, debido al cierre de las fronteras y la suspensión del suministro eléctrico por parte de Nigeria".

Así, las autoridades nigerinas "pidieron al tribunal órdenes provisionales que obliguen" a la Cedeao "a suspender inmediatamente las sanciones", destacó el documento.

El golpe de Estado en Níger estuvo encabezado el pasado 26 de julio por el autodenominado Consejo Nacional de Salvaguardia de la Patria (CNSP), que anunció la destitución del entonces presidente Mohamed Bazoum y la suspensión de la Constitución.

En respuesta, la Cedeao -un bloque de quince países que ha excluido a sus miembros que ahora están gobernados por juntas golpistas: Burkina Faso, Guinea-Conakri, Mali y Níger- impuso sanciones comerciales y financieras contra Níger, además de poner sobre la mesa una posible intervención militar regional para sacar del poder a los soldados nigerinos.

Esas sanciones incluyen el cierre de las fronteras compartidas con otros países de la Cedeao, la suspensión de las transacciones financieras y la congelación de los activos de Níger.

Además, la vecina Nigeria cortó su suministro eléctrico a Níger, que antes del golpe representaba el 70 % de la electricidad que consumía el país.

El pasado mes de agosto más de cuarenta ONG que operan en Níger pidieron a la comunidad internacional que introduzca "exenciones humanitarias" a las sanciones contra ese país, después de que esas medidas interrumpiesen la asistencia que necesitan 4,3 millones de nigerinos.

En un país donde las tasas de desnutrición son alarmantemente altas, estos retrasos pueden ser catastróficos", señaló el director para Níger del Comité Internacional de Rescate (IRC) -una de las organizaciones firmantes-, Paolo Cernuschi.

(c) Agencia EFE