Anuncios

Caso de "falsos positivos": "Yo asesiné, yo torturé", confiesa exmilitar colombiano

Bogotá, 19 sep (EFE).- "Yo asesiné, yo torturé. Yo me adapté a una práctica sistemática de asesinatos", dijo este martes el cabo primero retirado del Ejercito Gélver Pérez García, durante el segundo día de la audiencia de reconocimiento de 303 "falsos positivos" ocurridos en el departamento colombiano de Casanare (este).

La confesión la hizo Pérez durante el segundo día de la audiencia de reconocimiento de ejecuciones de civiles por parte de militares, diligencia organizada por la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) en Yopal, que finalizará este miércoles.

El exmilitar reconoció ante familiares de campesinos y colonos que participó en al menos 31 crímenes perpetrados en Casanare como miembro del Batallón de Infantería No. 44 Ramón Nonato Pérez (Birno) conformado por más de 1.000 hombres, conocidos en Colombia como "falsos positivos".

A la diligencia también acuden el mayor general retirado Henry Torres Escalante, que fue comandante de la Brigada XVI; 13 oficiales, siete suboficiales, un funcionario de la Policía secreta y dos terceros civiles en una audiencia de reconocimiento de ejecuciones de civiles por parte de militares organizada por la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) en Yopal.

Todos han reconocido su participación en el asesinato de 303 campesinos ocurridos entre enero de 2005 y diciembre de 2008 en Casanare (este), conocidos en Colombia como "falsos positivos".

Con dichos crímenes, que fueron destapados a finales de 2008, los militares de la época buscaban recompensas tales como permisos y ascensos, entre otros.

"Máquina de guerra"

Por su lado, el teniente retirado del Ejército colombiano Jhon Suancha Florián, dijo: "Fui preparado como máquina de guerra. Se me cambió esa mentalidad que tenía de una persona normal a una persona fría. Hasta hoy estoy empezando a sentir cosas que no sentía hace mucho tiempo".

Suancha también relató que fue utilizado como un instrumento "para cometer los objetivos de los generales que nos están mirando (por televisión o por redes sociales), el cuerpo de generales que muchas veces fueron a los centros de reclusión a callarnos la boca".

Y fue más allá: "Acá falta nombrar al padre de la omisión de los 'falsos positivos': general Carlos Arturo Suárez Bustamante", remarcó.

Por su lado, Wilson Rodríguez, que fue un civil que reclutó campesinos para llevarlos a militares del Casanare que luego los hacían pasar por "bajas en combate", aseguró que los "falsos positivos" fue "un sistema de ejecución extrajudicial implementado por el gobierno central del momento".

Organización criminal compleja

La JEP consideró en julio pasado que en la Brigada XVI se implantó una organización criminal compleja que se valió de la arquitectura institucional del Ejército para presentar asesinatos y desapariciones forzadas como bajas en combate en Casanare.

La Sala de Reconocimiento de la JEP estableció que bajo la comandancia del mayor general Torres Escalante se incrementó la presentación artificial de resultados operacionales en esta región por lo que les imputó crímenes de guerra y de lesa humanidad.

Mujeres, niños, niñas, adolescentes, adultos mayores y personas en condiciones de discapacidad cognitiva sufrieron daños graves, diferenciados y desproporcionados por las acciones de esta unidad militar.

Las víctimas eran equipadas con armas, munición y prendas para hacerlas pasar como combatientes. Los miembros de la Brigada XVI denominaban a estos implementos el "kit de legalización".

(c) Agencia EFE