Anuncios

Casas en Stanislaus son inasequibles para muchas familias: Es lo peor desde 2014

Solo una cuarta parte de las familias del Condado de Stanislaus puede permitirse pagar una vivienda en la mediana del precio actual, ya que los compradores potenciales se ven presionados por el aumento de los precios, la reducción del inventario y el aumento de las tasas de interés.

La California Association of Realtors (CAR) publicó su más reciente índice de asequibilidad de la vivienda, que muestra que el 24% de las familias del condado pudieran comprar una vivienda unifamiliar que estuviera en la mediana de precio: $468,100, a finales de septiembre.

Según CAR, un comprador necesitaría unos ingresos anuales de $122,800 para permitirse un pago inicial del 20% y una hipoteca mensual de $3,070 para esa vivienda. La tasa de interés de la hipoteca sería del 7.14%.

Hace solo tres años, el 47% de las familias del condado podían permitirse una vivienda unifamiliar en la mediana del precio existente. La mediana es el punto medio, por lo que la mitad de las viviendas cuestan más y la otra mitad cuestan menos.

CAR afirma que la mediana del precio de una vivienda unifamiliar era de $370,000 en septiembre de 2020 y un comprador necesitaba unos ingresos anuales de $68,000 para permitirse la hipoteca mensual de $1,700. Eso era cuando las tasas de interés eran aproximadamente la mitad de lo que son hoy.

El índice de asequibilidad del condado está en su nivel más bajo desde 2014. Los datos de años anteriores a ese no estuvieron disponibles de inmediato.

Daniel del Real, corredor asociado de PMZ Real Estate y de Del Real Group, dijo que el índice de asequibilidad de CAR subestima el porcentaje de hogares que pueden comprar una casa porque se basa en un pago inicial del 20%.

Del Real dijo que su grupo vende alrededor de 300 casas al año. Afirmó que la mayoría de los compradores pagan entre un 3% y un 5% de pago inicial. Cuanto menor sea este, mayor será el préstamo y el pago mensual.

Es la primera vez en sus dos décadas en la industria que los precios se mantienen altos a pesar del alza de las tasas de interés.

“Es por la falta de inventario”, dijo Del Real.

Dijo que la mayoría de los propietarios de viviendas del condado tienen tasas de interés de menos del 4%. Las tasas de interés están ahora por encima del 7%.

“Aunque quisieran vender, no pueden”, dijo. “No pueden dejar escapar una tasa de interés del 3% y comprar algo al 7%”.

Del Real dijo que los propietarios tendrían que pagar alrededor de $1,000 más al mes por su hipoteca si vendieran y compraran otra casa.

CAR informó que el precio en la mediana para la vivienda aumentó un 5.9% –de $434,500 a $460,000– de octubre de 2022 a octubre de 2023 en el condado de Stanislaus. Y el número de viviendas vendidas se redujo un 28% en esos 12 meses.

El precio de la vivienda de octubre fue un 3.5% inferior al de septiembre de $469,500, y las ventas de viviendas subieron un 3.5% durante el mes pasado. Pero CAR afirma en un comunicado de prensa que en todo el estado, espera que “el crecimiento positivo de los precios año tras año permanezca durante el resto del año, así que se prevé que la oferta de vivienda sea escasa en los próximos meses”.

Del Real cree que pudiera haber algún alivio si la Reserva Federal comienza a recortar las tasas de interés el próximo año, como se prevé.

Afirmó que la falta de existencias y las elevadas tasas de interés están dejando fuera del mercado a los posibles compradores de vivienda, que se ven obligados a alquilar, lo que a su vez contribuye al aumento de los alquileres.

CAR dijo que solo el 15% de las familias de California pudieran permitirse el lujo de comprar una casa en la mediana del precio que fue de $843,600 al 30 de septiembre. En todo el estado, el índice de asequibilidad estuvo en el punto más bajo desde el tercer trimestre de 2007.

El 19% de las familias del Área de la Bahía pudieran permitirse una vivienda en la mediana del precio, mientras que el 23% pudiera hacerlo en el condado de Sacramento y el 14% en el área metropolitana de Los Ángeles. En todo el país, el índice de asequibilidad fue del 34%, frente al 39% del año anterior.