Dentro de la casa del agresor de Cristina Kirchner: un monoambiente patas arriba, con elementos fetichistas, basura desparramada y cajas de balas

·4  min de lectura
La casa de San Martín donde alquilaba un ambiente Fernando Sabag Montiel, el agresor de Cristina Fernández de Kirchner
La casa de San Martín donde alquilaba un ambiente Fernando Sabag Montiel, el agresor de Cristina Fernández de Kirchner - Créditos: @Santiago Filipuzzi

En la casa del chofer Sergio Paroldi (46), en el barrio Villa Zagala, San Martín, nadie ha dormido en toda la noche. “Ayer llegué tarde a casa. Prendí la tele para ver qué se sabía del atentado a Cristina y de repente vi una foto de mi inquilino en el noticiero. ¡Era Fernando!”, cuenta el dueño de casa, entre el estupor y el temor.

En el estar de la casa donde él vive junto a su novia, la televisión sigue prendida. “Todavía no lo puedo creer”, dice, mientras camina en dirección al monoambiente que le alquilaba a Fernando Andrés Sabag Montiel, quien fue arrestado ayer tras apuntar y gatillar un arma contra la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Fernando Andrés Sabag Montiel le gatilló a la vicepresidenta Cristina Kirchner
Fernando Andrés Sabag Montiel le gatilló a la vicepresidenta Cristina Kirchner - Créditos: @Instagram @fernando_salim13

Hace unos ocho meses que Sabag Montiel vivía en aquella habitación de 15 metros cuadrados sobre la parte de atrás del terreno de Paroldi. Pero hasta la madrugada de hoy, cuando oficiales de la Policía Federal ingresaron a allanar el lugar, el dueño de casa no estaba al tanto de las condiciones en las que vivía su inquilino.

Al hedor del inodoro, que parece tapado desde hace varios días, se suma la pileta rota, las ollas sucias y, en el suelo, una pila de mantas, prendas y alimentos, entre los que se destaca numerosas bolsas de papas, lencería femenina, varios consoladores y un látigo de cuerina negro. La policía secuestro cajas con cerca de 100 balas.

“Todo esto no está así de desordenado porque fue revuelto por la policía. Estaba así antes de que empezaran a revisar”, cuenta Fabricio Pierucchi, trabajador Social y mejor amigo del dueño de casa, quien se encuentra en el domicilio desde ayer a la noche. Fueron ellos dos, junto a dos amigas que trabajan en la Municipalidad quienes se presentaron a eso de las 3 en la comisaría para hacer una exposición civil. “Lo que más sorprende, además del olor y la suciedad, es la cantidad de elementos fetichistas. No teníamos idea de esta faceta suya”, agrega Pierucchi.

“No parecía un loco”

La policía lleva detenido al hombre que apuntó con un arma a Cristina Kirchner
La policía lleva detenido al hombre que apuntó con un arma a Cristina Kirchner - Créditos: @Tomas Cuesta

Son varias las personas que conocían a Sabag Montiel: su arrendatario, los amigos del arrendatario y los otros inquilinos. Sin embargo, todos coinciden en algo: el brasileño de 35 años parecía una persona normal. “No parecía un loco en lo más mínimo. Siempre era muy educado. A mí me llamaba ‘Señor’, siempre con respeto. Por eso estamos tan sorprendidos”, cuenta Paroldi, quien ahora se preocupa por cambiar las cerraduras de su casa cuanto antes.

Según les contaba el agresor de la vicepresidenta, trabajaba como chofer. Tenía tres autos: dos los alquilaba y uno lo utilizaba él mismo para hacer viajes. Los autos, decía, los tenía en el centro, en un domicilio en Paternal. Por eso, solía viajar en colectivo desde desde San Martín hasta Capital.

Lo que sí llamaba la atención era su poca vida social. “En la zona nadie lo conoce. No hablaba nada. Conmigo era ‘hola y chau’. Lo veía poco y nada. Y siempre entraba y salía solo. Recién hace unas semanas apareció con una pelirroja. La habré visto entrar unas dos o tres veces. Y pensé: ‘qué bueno que ahora tiene novia’”, cuenta el propietario. Sus inquilinos ingresan al patio común a través de una puerta diferencial.

Sabag Montiel llegó recomendado por un matrimonio que solía alquilar el monoambiente antes que él. Habían dicho que era una persona de confianza. Y Así lo parecía para todos, hasta ayer.

En los dorsos de las manos, Sabag Montiel tiene tatuajes de la Cruz de Hierro y el Martillo de Thor
En los dorsos de las manos, Sabag Montiel tiene tatuajes de la Cruz de Hierro y el Martillo de Thor - Créditos: @Instagram

Según se ha podido investigar a partir de su perfil de Facebook, el joven nacido en Brasil sigue las páginas “Ciencias ocultas herméticas” y “Coach antisicopatas”. Además, es parte de varios grupos de internet que comparten contenido de ideología neonazi. Tal como puede observarse en una de las fotografías publicadas en su perfil, el acusado tiene tatuado sobre su codo derecho un “sol negro”, dibujo que hace referencia a una rama ocultista del nacionalsocialismo alemán, el partido político de Adolf Hitler.

“Veía que tenía un tatuaje grande sobre el brazo, pero nunca le presté mucha atención. No se me hubiese ocurrido que se trataba de algo raro”, comenta Paroldi. Su gran temor, actualmente, es que su exinquilino o algún compañero suyo vengan a buscarlo. “Si apuntó así contra Cristina, me podría haber apuntado a mí también. Yo no sé si él actuó solo, eso todavía la policía no lo sabe. Me da miedo que ahora vengan amigos neonazis de él hasta acá a buscarme por haber llamado a la policía”, dice.