Carnegie Mellon: estudiantes y personal firman en respaldo a profesora tras polémicos tuits sobre la reina

·4  min de lectura

Los estudiantes, profesores y otros académicos están demostrando su apoyo a la profesora de lingüística de Carnegie Mellon, Uju Anya, a través de cartas que están enviando a la universidad y de una petición.

La movilización que respalda a la Dra. Anya llega después de que la universidad condenara sus tuits recientes, que le deseaban una muerte “atroz” a la reina Isabel II.

El jueves, la Dra. Anya, que enseña adquisición de un segundo idioma en la prestigiosa universidad de Pensilvania, tuiteó antes del anuncio del fallecimiento de la reina: “Me enteré de que la monarca principal de un imperio genocida, violador y ladrón finalmente se está muriendo. Que su dolor sea atroz”.

Cuando hubo una reacción violenta contra su tuit, incluidas las críticas del fundador de Amazon, Jeff Bezos, quien citó su publicación original, la Dra. Anya redobló sus críticas.

“Si alguien espera que exprese algo más que desdén por la monarca que supervisó un gobierno que patrocinó el genocidio que masacró y desplazó a la mitad de mi familia y cuyas consecuencias hoy todavía están tratando de superar los que siguen vivos, puede seguir pidiéndole ese deseo a una estrella fugaz”, tuiteó ella.

La Dra. Anya, que se describe a sí misma en Twitter como una “antirracista” y “feminista”, nació en Nigeria de padre nigeriano y madre de Trinidad y Tobago. Ambos países fueron colonizados por los británicos.

Twitter eliminó el tuit original por contener un mensaje que viola sus políticas. Carnegie Mellon en seguida tomó medidas para deslindarse de sus comentarios.

“No aprobamos los mensajes ofensivos y objetables publicados hoy por Uku Anya en su cuenta personal de redes sociales”, tuiteó la universidad la semana pasada.

“La libertad de expresión es fundamental para la misión de la educación superior; sin embargo, las opiniones que compartió no representan en absoluto los valores de la institución ni los estándares del discurso que buscamos fomentar”.

Sin embargo, desde entonces los defensores de la libertad de expresión y el discurso académico han acudido en ayuda de la Dra. Anya.

La Fundación para los Derechos Individuales y la Expresión, con sede en Filadelfia, le dijo al Pittsburgh Post-Gazette el viernes que había enviado una carta al presidente de Carnegie Mellon, Farnam Jahanian, instando a la universidad a no sancionar a la profesora.

“La crítica de la profesora Anya a la reina Isabel está claramente protegida por las normas de la Primera Enmienda a las que se compromete la universidad. CMU promete a los profesores que valora la libertad de expresión y no puede dar marcha atrás cuando se enfrenta a críticas, sin importar cuán fuertes sean”, dijo Sabrina Conza en un comunicado enviado por correo electrónico al periódico.

El lunes, los estudiantes, profesores y otros miembros del mundo académico escribieron una carta con la correspondiente petición a la universidad en apoyo de la Dra. Anya.

“Reconocemos su papel inmensamente influyente en el campus y creemos firmemente en su derecho a la libertad de expresión y la seguridad”, dice.

“La condena pública de parte de la CMU a su tuit no brinda protección institucional contra la violencia y la coloca en una posición precaria, ignorando un largo historial de racismo institucional y colonialismo. Al rechazar los llamados a la ‘civilidad’ que con frecuencia se aprovechan contra los marginados para silenciar la disidencia, expresamos nuestra solidaridad con la Dra. Anya y rechazamos la vigilancia del tono de aquellos con quejas legítimas”.

La carta también apunta a la respuesta apresurada de la universidad a los tuits de la profesora la semana pasada.

“Hemos visto la breve declaración que deslinda a la escuela de los tuits de la Dra. Anya, alegando que ella no representa los valores de la escuela”, continúa la petición. “Estamos de acuerdo. La Dra. Anya ciertamente no representa los valores de la Universidad Carnegie Mellon. Una universidad con tierras de las Primeras Naciones no cedidas y solo nueve profesores titulares negros de 477 no puede compartir los mismos valores que una mujer negra afrocaribeña que también es una feminista interseccional, ¿verdad?”.

“Dada la declaración de CMU, uno tiene que preguntarse, ¿el silenciamiento de las personas de ascendencia africana y caribeña está en línea con los valores de la CMU? ¿El derecho a la plena expresión de las emociones y el habla está reservado para los estadounidenses de un tono específico?”.

Ni Carnegie Mellon ni la Dra. Anya han respondido a las solicitudes de comentarios de The Independent.