Los Carlos de Inglaterra que dejaron a Reino Unido un mal recuerdo

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 8 (EL UNIVERSAL).- Desde este jueves, Reino Unido tiene un nuevo rey, Carlos III, el hijo mayor de la reina Isabel II, quien murió este 8 de septiembre a la edad de 96 años.

Previo a Carlos III, en la historia de Reino Unido han habido dos reyes de nombre Carlos, ambos de mal recuerdo.

Carlos I

Carlos I de Inglaterra y Escocia reinó durante 24 años en el siglo XVII, de 1625 a 1649. Se le recuerda como el único rey que fue sometido a juicio y ejecutado.

Ascendió al trono a los 25 años. Se casó con la princesa Enriqueta María —hija del rey de Francia, Luis XIII—, con quien tuvo nueve hijos.

Durante su reinado declaró la guerra a España y posteriormente a Francia, con derrotas para sus fuerzas, lo que le generó una gran impopularidad y fuertes pérdidas en las arcas.

En 1629 disolvió el parlamento, que se oponía a sus políticas para recaudar más impuestos, y durante 11 años tuvo un gobierno absoluto, que se conoce como los Once años de Tiranía.

En 1642 inició la Guerra Civil, entre partidarios del parlamento y los leales al rey. A finales de 1648 el rey fue detenido y en enero de 1649 la Cámara de los Comunes inició el juicio en su contra. Carlos I fue decapitado el 30 de enero de 1649. A su muerte, el gobierno de Inglaterra fue encabezado por Oliver Cromwell, en calidad de Lord Protector.

Carlos II

Desde la muerte de Carlos I, su hijo mayor, Carlos II fue reconocido como rey de Escocia, aunque fue coronado hasta 1651. Intentó derrocar el gobierno de Oliver Cromwell en una ofensiva que fracasó, por lo que se vio obligado a esconderse y huir a Francia.

En 1660 fue elegido un nuevo parlamento en Inglaterra, mayoritariamente realista, lo que permitió el regreso de Carlos II a Inglaterra, quien finalmente fue coronado en 1661 como rey de Inglaterra, Escocia e Irlanda.

Durante su reinado puso fin a la guerra con España. Fue abiertamente partidario de los católicos, lo que le llevó a ser un rey impopular.

Tuvo numerosos hijos ilegítimos y a su muerte, en 1685, el trono fue ocupado por su hermano Jacobo II.