Anuncios

Carlos III y su segunda coronación, ahora en Escocia

CIUDAD DE MÉXICO, julio 5 (EL UNIVERSAL).- A dos meses de la coronación del rey Carlos III en la abadía de Westminster este miércoles el hijo de la reina Isabel II y el príncipe Felipe recibió los Honores de Escocia en una ceremonia multitudinaria y solemne, para culminar con el proceso de su coronación como monarca británico.

Pese a que en esta ocasión Carlos III y la reina Camila no serán coronados por segunda vez, en la ceremonia se incluirá una corona, carruajes, caballería y un sobrevuelo de Red Arrows, el equipo de exhibición acrobático de la fuerza aérea, mientras Escocia celebra su singular relación con la monarquía.

De acuerdo con Telemundo, el evento será un servicio de acción de gracias el cual se realizará en la Catedral de St. Giles donde Carlos recibió los honores escoceses: la corona, el cetro y la espada de estado que alguna vez se usaron para coronar a los reyes y reinas de Escocia.

Esta ceremonia se da como otro rito asociado a su subida al trono británico, como lo hizo en 1953, la fallecida Isabel II tras haber sido coronada como reina en compañía con el duque de Edimburgo. En esa ocasión la reina llegó a la catedral de St. Giles acompañada de una multitudinaria y solemne procesión en la que ella misma participó montada en un carruaje junto a su esposo, según la revista Vanity Fair.

Para la ceremonia fue trasladada "La Piedra del Destino" la cual ocupó un lugar especial; justo debajo de la silla que se utilizó para coronar al monarca inglés.

La presencia de estos íconos de la nacionalidad escocesa es una muestra de respeto de su historia y donde el deseo de independencia de algunos no ha desaparecido, aunque está ligado a Inglaterra y Reino Unido desde 1707.

"No es una coronación", dijo el experto George Gross. "Es muy simbólico porque Escocia tiene su propia identidad".

Los eventos en Edimburgo son una continuación del esfuerzo del rey Carlos III por consolidar los lazos con los ciudadanos de las cuatro naciones que conforman el Reino Unido mientras trata de demostrar que la monarquía sigue siendo relevante en la Gran Bretaña.

El antiguo reino de Escocia ya estuvo presente en la ceremonia de coronación que tuvo lugar en la abadía de Westminster el pasado 6 de mayo.