Carlos Chamorro denuncia confiscación del edificio de sus medios en Nicaragua

Agencia EFE
·4  min de lectura

Managua, 24 feb (EFE).- El periodista nicaragüense Carlos Fernando Chamorro denunció este jueves la confiscación del edificio donde funcionaban un grupo de medios que él dirige y son críticos al Gobierno que preside el sandinista Daniel Ortega.

En un artículo enviado a Efe y titulado: "Un monumento al crimen contra la libertad de prensa", Chamorro, un destacado editor, señaló al "régimen Ortega Murillo" de haber ejecutado el martes pasado "el acto final de la confiscación ilegal de los medios de comunicación Confidencial y Esta Semana y la empresa de consultoría Cabal", propiedad de su esposa Desirée Elizondo, "con la complicidad de la cúpula política del Ministerio de Salud".

El Ministerio de Salud inauguró el martes una Casa Materna en el edificio donde funcionaban las revistas digitales Confidencial y Niú y los programas televisivos Esta Semana y Esta Noche, dirigidos por Chamorro, hijo del fallecido periodista Pedro Joaquín Chamorro, considerado "mártir de las libertades públicas" en este país, y de la expresidenta Violeta Barrios (1990-1997), quien estableció las bases de la democracia en Nicaragua.

PODER JUDICIAL NO FALLÓ RECURSOS

Chamorro, una de las voces más críticas al Gobierno de Ortega, recordó que un 13 de diciembre de 2018, en la medianoche, "la Policía asaltó nuestra redacción por órdenes su jefe supremo Daniel Ortega" y "se robaron 35 computadoras, un estudio de televisión recién estrenado, siete cámaras y dos editoras de televisión, y decenas de accesorios de producción audiovisual, así como la documentación contable e institucional de tres empresas, bienes personales y toda nuestra información privada en formato físico y digital".

El galardonado con el IV Premio Casa América Catalunya a la Libertad de Expresión en Iberoamérica en 2009, y en 2010 con el premio María Moors Cabot, contó que un día después la redacción "fue convertida en un cuartel policial" y "durante ese lapso de tiempo, la Corte Suprema de Justicia admitió tres recursos de amparo en los que le solicitamos que ordenara el cese de la ocupación".

"Sin embargo, a pesar de las pruebas que demostraban la ilegalidad, nunca los falló", sostuvo.

Chamorro anotó que el 22 de diciembre de 2020, "el régimen anunció por la vía de hecho, mediante la instalación de un rótulo, la confiscación ilegal de la propiedad, al asignársela al Ministerio de Salud, en abierta violación a la ley y la Constitución Política", un acto que fue consumado el martes pasado, y que lo mismo ocurrió con el canal de televisión 100 % Noticias, en cuyo edificio abrieron este jueves un centro de rehabilitación.

"CRIMEN DE ESTADO CONTRA LA PRENSA"

"Con estas publicitadas "obras de salud", que se presentan ante los partidarios del régimen como un acto de generosidad del "comandante y la compañera", se pretende sellar el cierre de dos medios de comunicación independientes, ejecutado manu militari", denunció.

"En realidad, se trata de un burdo intento de "lavar" un crimen de Estado contra las libertades de prensa, de expresión, y de asociación", añadió.

Chamorro argumentó que el Gobierno, con esos actos, ha violado el artículo 44 de la Constitución Política que establece que en Nicaragua "está prohibida la confiscación de bienes".

"Y al apropiarse de estos bienes y propiedades, las tres titulares del Ministerio de Salud: Martha Reyes, Sonia Castro, y Carolina Dávila, son corresponsables de esta violación a la Constitución y, según el mismo artículo 44, "deben responder por los daños inferidos", advirtió.

Asimismo, el periodista anotó que "como los narcotraficantes y el crimen organizado, Ortega y Murillo han intentado "lavar" su crimen, encubriendo el cierre de un medio de comunicación como si los servicios de salud que está obligado a proveer el Estado, fuesen una dádiva del sistema Estado-partido-familia".

"LOS GOBERNANTES DEJARON SU HUELLA"

"Pero los gobernantes dejaron su huella inconfundible en la escena del crimen. En la redacción de Confidencial, donde durante más de dos décadas hicimos periodismo en libertad (...), ahora impusieron las fotografías tamaño gigante de Daniel Ortega y Rosario Murillo, símbolo de censura y dictadura, con su omnipresente color rosa chicha", resaltó.

A su juicio, la pareja presidencial ha intentado "borrar de la memoria colectiva la existencia de un medio de comunicación, pero lo que han hecho es erigir un monumento al crimen contra la libertad de prensa, que ahora está a la vista de todos".

"Recurrieron a la fuerza bruta para cerrar un medio de comunicación que está cumpliendo 25 años de hacer periodismo independiente, pero no pudieron confiscar el periodismo, ni callar a Confidencial", subrayó.

Chamorro anunció que continuarán haciendo periodismo e informarán "la verdad a cualquier costo, sin someternos a la censura o la autocensura", y auguró que "más temprano que tarde, vamos a contarles la gran historia del siglo XXI: el final de la última dictadura de la historia de Nicaragua, desalojada del poder, para iniciar la construcción de una nueva República en democracia, con justicia, y sin impunidad".

(c) Agencia EFE