Anuncios

Caridades Católicas de San Antonio manda a migrantes en avión a Chicago, a pesar del invierno en puerta y sin un lugar donde dormir

Cuando los migrantes llegan a los aeropuertos de Chicago en vuelos pagados por Caridades Católicas en San Antonio, a menudo tienen poco o nada de dinero, ni contactos ni planes sobre qué hacer al llegar.

Caridades Católicas en Chicago no está allí para recibirlos porque su contraparte en Texas no coordina con ellos. Pocos de los inmigrantes tienen amigos o familiares aquí para recibirlos.

Si bien Caridades Católicas de Chicago ha intervenido para proporcionar ropa y cientos de comidas calientes a los solicitantes de asilo y ha participado en el programa de reasentamiento del estado, ahora también está pagando la cuenta con dinero de los contribuyentes de Illinois para enviar a los inmigrantes de regreso a Texas y otros lugares.

A medida que se avecina el notoriamente brutal invierno de Chicago, tanto los funcionarios de la ciudad como los residentes están alarmados por la implacable llegada de inmigrantes enviados aquí no sólo por el gobernador de Texas, Greg Abbott, sino también a través de esfuerzos financiados con fondos federales de grupos religiosos como Caridades Católicas en San Antonio.

El traslado desordenado de inmigrantes no sólo pone en duda el mejor uso del dinero y las donaciones de los contribuyentes, sino que también fomenta el debate sobre las obligaciones morales de los grupos religiosos.

William Schweiker, profesor de ética teológica en la Universidad de Chicago, dijo que la forma en que la iglesia y el estado están trabajando juntos para ayudar a trasladar a los inmigrantes a una ciudad con temperaturas bajo cero va en contra de la responsabilidad cristiana de cuidar a las personas sin hogar.

“En mi opinión, tomar a personas que han tratado de escapar de la pobreza y trasladarlas a otra ciudad que no conocen es moralmente aborrecible”, dijo. “¿Estamos comprometidos con la igual dignidad de todos los seres humanos?”

El mes pasado, los inmigrantes aquí, que en su mayoría provienen de la Venezuela tropical, tuvieron su primer encuentro con temperaturas gélidas durante la primera nevada de la temporada, y la realidad de lo que está por venir fue demasiado para algunos. Andrelys León, de 28 años, que había estado viviendo en la estación de policía del Distrito 12 en Little Italy con su hijo de 7 años, empacó sus cosas ese día y caminó 1.3 millas hasta la estación Greyhound para tomar un autobús de regreso a San Antonio.

“Al menos no hace tanto frío allá”, dijo. “Podemos soportarlo, pero no los niños”.

Más de 20,700 inmigrantes han llegado a Chicago desde agosto de 2022, principalmente en autobuses y aviones. Cuando llegan, son canalizados al sistema de refugios de la ciudad, que está al máximo de su capacidad, un proceso dirigido por la Oficina de Manejo de Emergencias, y esperan su colocación en una de las 25 escuelas, almacenes y edificios abandonados alrededor de la ciudad que ahora albergan a inmigrantes. La lista de espera puede durar meses.

Los recursos de la ciudad se han visto al límite con la llegada caótica y repentina de miles de personas. Los refugios para personas sin hogar que nunca se recuperaron de la disminución de la disponibilidad de camas por COVID-19 están llenos al máximo, y aproximadamente 3,000 inmigrantes ahora duermen en el suelo de los aeropuertos y estaciones de policía de la ciudad, o acampan al aire libre.

Arielis Torrealba, de 22 años, primero dijo que estaba agradecida de que Caridades Católicas de San Antonio pagara su boleto de avión a Chicago.

Sentada en una banca en el Aeropuerto Internacional O’Hare a finales de octubre, sosteniendo a su hijo Elián, de 4 años, mientras él se retorcía y miraba dibujos animados en su teléfono.

Pero mientras madre e hijo venezolanos cumplían su día 21 durmiendo en el piso del vestíbulo del centro de autobuses/transbordadores, un área debajo del estacionamiento del aeropuerto que la ciudad convirtió en refugio temporal para cientos de inmigrantes que esperan ser ubicados en refugios administrados por la ciudad; ella empezó a cuestionar su viaje a Chicago.

Dijo que recibió gran atención de los administradores de casos en San Antonio, pero no quedó tan impresionada con lo que recibió en el aeropuerto de Chicago, donde se ducha cada pocos días y tiene que competir por espacio y comida para ella y su hijo de cuatro años de edad.

Estaba contenta de estar en Estados Unidos para que su hijo pudiera ir a la escuela. Pero no había salido del aeropuerto desde hacía días, dijo, y no sabía cuándo lo haría.

Cerca de allí, en lugar de sentarse en las aulas, los niños pequeños de O’Hare pasaban el tiempo haciendo girar botellas de agua de plástico y viendo televisión en sus teléfonos. Las familias descansan sobre cobijas suaves.

“Vinimos aquí primero en busca de refugio. Pero también hay un excelente transporte. No tengo auto y hay muchos metros y autobuses”, dijo Torrealba, sosteniendo a su hijo en su regazo y mirando por la ventana a los pasajeros que pasaban con maletas con ruedas.

Miles de inmigrantes como ellos han llegado con la ayuda de boletos de avión prepagos de grupos religiosos en San Antonio, la mayoría pagados por Caridades Católicas de allá.

Tara Ford, directora de desarrollo de Caridades Católicas San Antonio, dijo que la organización ha organizado más de 4,000 vuelos a Chicago desde principios de enero. De los más de 229,000 migrantes que ha recibido desde septiembre de 2022, también ha enviado a miles de personas a Denver y Nueva York.

Los migrantes liberados por la Oficina de Aduanas y Patrulla Fronteriza de EEUU pasan por el “Centro de Bienvenida” o centro de recursos para migrantes de San Antonio, un centro coordinado por la ciudad de San Antonio y Caridades Católicas, y apoyado por otras organizaciones sin fines de lucro en el área, dijo Roland Martínez, gerente de relaciones públicas del Departamento de Servicios Humanos de San Antonio.

Los inmigrantes permanecen bajo su cuidado entre 24 y 72 horas, tiempo suficiente para ducharse, conseguir artículos de higiene y decidir a qué lugar de Estados Unidos les gustaría ir, dijo Ford.

“Desde nuestro punto de vista, queremos asegurarnos de que cualquier cliente que reciba nuestro cuidado reciba la atención más digna posible. Por ahora, se les lleva a su destino final a petición suya”, dijo Ford.

Ford se negó a hacer comentarios cuando se le preguntó si enviar a migrantes a temperaturas gélidas sin un lugar dónde quedarse podría considerarse un cuidado digno.

Caridades Católicas de Chicago dice que no recibe ningún aviso de su contraparte cuando los inmigrantes llegan a Chicago. “Específicamente, Caridades Católicas de San Antonio decidió no compartir ninguna información con nosotros sobre las llegadas”, dijo Mary Krinock, jefa de personal de Caridades Católicas de Chicago, en una declaración escrita.

La sucursal de Caridades Católicas de Chicago no coordina actividades con Caridades Católicas de San Antonio, agregó Krinock. Es una entidad jurídica separada que recibe financiación por separado.

La Arquidiócesis de Chicago está trabajando con funcionarios de la ciudad para evaluar la viabilidad de convertir de seis a ocho de sus propiedades en refugios que alberguen a 300 personas o más, dijo Eric Wollan, director de bienes de capital. Actualmente, la organización no opera ningún refugio grande para albergar a migrantes, aunque participó en conversaciones hace 15 meses con la administración de la ex alcaldesa Lori Lightfoot.

“La combinación de cifras en continuo aumento junto con el cambio estacional continúa creando una mayor sensación de urgencia”, dijo Wollan. “Tenemos muchas esperanzas de que, como mínimo, un par de estas ubicaciones resulten fructíferas y puedan ponerse en funcionamiento relativamente pronto”.

A medida que las temperaturas bajo cero descienden en los campamentos de tiendas de campaña para migrantes en las estaciones de policía, las parroquias más pequeñas están interviniendo para responder. El reverendo Carl Morello, pastor de Oak Park, dijo que sus feligreses brindan instalaciones para ducharse y realizan colectas de ropa para los inmigrantes que se alojan en el Distrito 15 de Austin.

Los inmigrantes llegan a la comisaría de Austin vistiendo nada más que una camiseta ligera. En las mañanas frías, cientos esperan afuera de su iglesia para recibir agua tibia y chamarras.

Morello no sabía que Caridades Católicas de San Antonio estaba comprando boletos para que la gente viniera a Chicago.

“El último lugar al que enviaría gente en este momento es Chicago, ahora que se acerca el invierno. No hay un buen plan”, dijo.

La ciudad de Chicago notó un patrón de inmigrantes que llegaban desde la ciudad central en aviones a principios de junio, dijo la subjefa de gabinete del alcalde Brandon Johnson, Cristina Pacione-Zayas, en una reunión informativa con periodistas el mes pasado. Dijo que más de 100 personas habían llegado a Chicago en aviones desde San Antonio sólo en la primera mitad del mes.

La Arquidiócesis de Caridades Católicas de San Antonio Inc. recibe millones de dólares del Programa de Servicios y Refugio del gobierno federal, y de fondos estatales, municipales, del condado y de fundaciones.

Chicago también recibe una parte de los fondos federales. Pero el programa, que proporciona dinero para servicios de refugio a inmigrantes que han sido liberados por el Departamento de Seguridad Nacional, sólo se aplica dentro de los 45 días posteriores a su liberación.

“La marca de tiempo de 45 días no funciona para el modelo que tenemos aquí en Chicago”, dijo Pacione-Zayas en la sesión informativa del mes pasado.

Chicago ha recibido inmigrantes en aviones desde Nueva York y Houston, pero la mayoría proviene de San Antonio, según Mary May, portavoz de la Oficina de Comunicaciones y Manejo de Emergencias de la ciudad. El número de llegadas en aviones desde San Antonio fue mayor en agosto, con más de 200 por semana.

“Con personal profesional de refugio, el área está acordonada para brindar privacidad y proporciona a los solicitantes de asilo necesidades básicas como agua, refrigerios y baños”, dijo Mary sobre el refugio improvisado en el aeropuerto.

Muchos inmigrantes han estado esperando en O’Hare durante más de un mes, durmiendo en colchones inflables en una zona muy transitada y patrullada por guardias de seguridad. Mantas moradas de Caridades Católicas cubren el suelo de baldosas. Una cortina negra oculta a la vista del público a varios cientos de ellos.

Varios inmigrantes entrevistados por el Tribune que han estado durmiendo en el suelo en O’Hare dijeron que pasaron por el centro de recursos para inmigrantes en San Antonio. Con la ayuda de un administrador de casos, dijeron que pudieron organizar el transporte a Chicago.

Natalia Cáceres, de 31 años, de Caracas, Venezuela, dijo que había estado durmiendo en O’Hare durante más de un mes. Una iglesia diferente en San Antonio proporcionó fondos para que su familia llegara a Chicago. Tiene cuatro hijos menores de 14 años.

“Fue muy útil porque no tenemos ahorros. Estábamos muy agradecidos”, dijo.

La ciudad de Denver también ha proporcionado transporte para los migrantes que llegan y quieren ir a otras ciudades dentro de EEUU, según Jon Ewing, portavoz de Servicios Humanos de Denver. Denver envía gente principalmente en autobús o tren, pero ocasionalmente también compra boletos de avión.

Ewing dijo en una declaración reciente que muchos inmigrantes nunca tuvieron la intención de venir a Colorado. La ciudad les pregunta adónde quieren ir.

“Yo agregaría que Denver también experimenta inviernos severos y tiene recursos limitados, lo cual comunicamos a los huéspedes a su llegada. El fin de semana pasado vimos caer 6 pulgadas de nieve y experimentamos temperaturas en los diez”, dijo Ewing.

Denver ha gastado $4,289,568 en transporte a otras ciudades y ha comprado boletos para más de 10,000 personas desde enero, aproximadamente un tercio de los que van a Chicago, según datos proporcionados por Ewing.

Pero quienes vienen de Denver u otras ciudades a veces llegan fuera de los canales de comunicación de la ciudad, sin representantes que los reciban.

Esto ha hecho que quienes trabajan con inmigrantes sobre el terreno en Chicago se pregunten si las cifras totales del censo de la ciudad son en realidad más altas de lo que informan.

Heather Nichols, una de las voluntarias que lidera los esfuerzos en la estación de policía de Garfield Park, dijo que su estación está cerca de una estación de la Línea Azul de la CTA y recibe un flujo de migrantes que llegan fuera de los horarios de autobús coordinados por la ciudad.

“A las personas que lleguen al Greyhound sin que haya representantes de OEMC allí se les pedirá que se presenten en una estación de policía”, dijo Nichols.

Ford, de Caridades Católicas en San Antonio, dijo que ha trabajado en Illinois y conoce los riesgos que las bajas temperaturas pueden representar para las personas que no están acostumbradas al frío. Dijo que su equipo quiere asegurarse de que los inmigrantes que están bajo su cuidado tengan la “dignidad que merecen”.

Dijo que los administradores de casos en San Antonio no preguntan por qué los inmigrantes quieren ir a sus destinos finales.

“Es como cuando alguien tiene hambre, no preguntamos a las circunstancias por qué tiene hambre. Simplemente preguntamos: tienes hambre, ¿en qué puedo ayudarte?” dijo ella.

Alice Yin y Laura Rodríguez Presa del Chicago Tribune contribuyeron.

Este texto fue traducido por Leticia Espinosa/TCA