Anuncios

El cardenal paraguayo aboga por un "saneamiento moral" en el Miércoles de Ceniza

Asunción, 22 feb (EFE).- El cardenal de Paraguay, Adalberto Martínez Flores, celebró la misa del Miércoles de Ceniza, que inicia el período de Cuaresma para los católicos, en la que dijo que las elecciones generales de abril próximo son una oportunidad para "iniciar un proceso de saneamiento moral de la nación".

El jerarca pidió a los paraguayos a no seguir "tolerando la corrupción y la impunidad" en el país, y a no "permanecer pasivos e indiferentes ante el avance del crimen organizado que pone en riesgo las instituciones de la democracia y la estabilidad de la República", dijo Martínez durante su homilía en la misa de este miércoles, en la Catedral Metropolitana de Asunción.

La Cuaresma en Paraguay coincide con la época electoral, un "tiempo propicio" para que los ciudadanos se revisen como "seguidores de Cristo", señaló.

"Se tiene conocimiento de que, entre los fieles católicos, hay quienes acompañan las acciones de políticos inescrupulosos que impiden votar y elegir libremente, presionando o manipulando a las personas. Prestarse a la corrupción y a las extorsiones, aprovechándose de las necesidades de otros, no es correcto si nos consideramos cristianos", añadió.

El religioso aseguró que en el ámbito político y social "parece que se ha perdido el sentido del pecado", razón por la que "la mentira, el engaño, la falta de escrúpulos", y "la manipulación de las conciencias, impiden la realización del bien común".

"No se puede construir la República, la Nación y la Patria sin personas de bien, sin patriotas; se necesitan ciudadanos honestos, íntegros, solidarios, insobornables, con un gran sentido de comunidad y que trabajen por el bien común", expresó.

Insistió en que "un nuevo Paraguay necesita de cristianos comprometidos con Cristo y su Iglesia".

Los fieles católicos en Paraguay se sumaron a la celebración del Miércoles de Ceniza, que marca el comienzo de la Cuaresma y este año se da en vísperas de los comicios generales, que definirá, en otros cargos, a un nuevo presidente del país.

En los principales templos de la capital paraguaya se celebraron eucaristías especiales con motivo de esta fecha, que está marcada por una epidemia de chikunguña, además de una campaña de vacunación infantil contra el sarampión, que reapareció en el país después de 25 años.

(c) Agencia EFE