Anuncios

Candidato opositor paraguayo, dispuesto a extraditar a Cartes si gana la elección

Asunción, 28 ene (EFE).- Efraín Alegre, el abogado y líder progresista opositor que aspira a conquistar la Presidencia de Paraguay, anticipó que, de llegar al poder, avalará una eventual solicitud de extradición del exmandatario y actual presidente del gobernante Partido Colorado, Horacio Cartes, acusado por EE.UU. de corrupción.

Además, en una entrevista con EFE, se mostró esperanzado en que esta vez -como reza el refrán- sea la vencida y logre romper el predominio colorado, después de sus fallidos intentos de ganar la Presidencia en 2013 y 2018.

EXTRADICIÓN

En sus declaraciones, previas a las sanciones que la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro impuso el jueves a Cartes y al vicepresidente paraguayo, Hugo Velásquez, Alegre se dijo dispuesto, de resultar elegido en los comicios del próximo 30 de abril, a honrar los compromisos de su país en temas como la extradición.

"Formamos parte de la comunidad internacional y, como tal, tenemos compromisos internacionales, tenemos acuerdos internacionales, donde nuestra Justicia está comprometida, precisamente, a la persecución penal del crimen y de los delitos", subrayó el aspirante de la Concertación Nacional, la alianza que aglutina a distintos movimientos y partidos de oposición.

"Y si la justicia de un país nos solicita -agregó-, nosotros tenemos que desde luego cooperar".

En caso de que el pedido de extradición recaiga sobre el exmandatario paraguayo, el dirigente opositor fue tajante. "Pero por supuesto que sí", respondió.

Cartes, un reconocido empresario que gobernó el país entre 2013 y 2018, fue incluido en julio del año pasado por EE.UU. en su lista de corruptos, a la que también ingresó semanas después el vicepresidente paraguayo.

"Hoy el mundo ve a un significativamente corrupto expresidente, a un significativamente corrupto vicepresidente. Entonces, dice: 'bueno, este país no ofrece garantías para la inversión'", lamentó el político, que consideró necesario mostrar internacionalmente "al verdadero Paraguay, el del trabajo, el del esfuerzo y que sea capaz de ofrecer seguridad jurídica".

A su contrincante del oficialismo, el exministro Santiago Peña, Alegre lo consideró un "prestanombre".

"Cartes no puede ser presidente de la República, la Constitución no lo permite", explicó el opositor, en alusión a la prohibición expresa a la reelección, e indicó que "ahora pretende poner un prestanombre".

CRIMEN, EL ADVERSARIO

Sin embargo, en su análisis del escenario electoral, Alegre consideró que su adversario en abril próximo no es el gobernante Partido Colorado. "Hoy es el dinero de la mafia, el dinero de la corrupción, del crimen organizado", sostuvo.

Para Alegre, Paraguay está "en el peor momento" de su institucionalidad y con su democracia "en peligro" por la influencia de la corrupción y de la "ilegalidad".

En ese sentido, adelantó que, de encabezar el Gobierno, pondrá "en orden" la casa.

"Vamos a terminar con la impunidad y vamos a terminar con la complicidad de las instituciones con el crimen organizado", sostuvo, sin que avanzara cuáles serán sus iniciativas.

De cara a los próximos comicios, se mostró también optimista sobre las chances de la oposición, que subió al poder en 2008 con el triunfo electoral del líder izquierdista Fernando Lugo después de 61 años de hegemonía del Partido Colorado.

"Nunca tuvimos un escenario tan favorable, nunca tuvimos un escenario donde la ciudadanía se muestre tan firme y determinada para el cambio", expresó Alegre, que además observó un coloradismo fraccionado por las internas de diciembre, marcadas por el choque entre Cartes y el presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, por la jefatura del oficialismo.

Laura Barros

(c) Agencia EFE