Anuncios

Campo petrolero en Libia reanuda operaciones tras protestas

EL CAIRO (AP) — La empresa petrolera estatal de Libia reanudó la producción en el mayor campo petrolero del país el domingo, tras una pausa de más de dos semanas debido a manifestantes que bloquearon la instalación en protesta por la escasez de combustibles.

La National Oil Corp. indicó en un escueto comunicado que había concluido la declaración de “force majeure” y que había reanudado la producción en Sharara. No dio más detalles. “Force majeure” es un término usado para cuando una compañía se exime de cumplir con sus obligaciones contractuales debido a circunstancias extraordinarias.

La compañía había declarado ese status el 7 de enero, cuando manifestantes del pueblo desértico de Ubari, a unos 950 kilómetros (590 millas) al sur de la capital Trípoli, bloquearon el acceso a la vía en protesta por la escasez de combustible.

En las últimas dos semanas el gerente de la compañía, Farhat Bengdara, y jefes militares han estado negociando con los cabecillas de la protesta.

Barzingi al-Zarrouk, vocero de los manifestantes, anunció que habían suspendido la protesta al llegar a un acuerdo con la compañía.

Añadió que el acuerdo fue mediado por la milicia autodenominada Ejército Nacional Libio, al mando del general Khalifa Hifter. Las fuerzas de Hifter controlan el este y parte del sur del país.

Los manifestantes, según reportes, exigen la reparación de infraestructura y de vías en la región suroccidental de Fezzan, una de las tres provincias históricas de Libia. Previamente habían causado el cierre de la instalación por dos días en julio.

El petróleo influye en el conflicto interno de Libia, donde milicias y potencias extranjeras rivales pugnan por el control de las mayores reservas petroleras de África.

Libia se encuentra en crisis desde que un alzamiento popular, respaldado por la OTAN, derrocó al dictador Moamar Gadafi en 2011. Desde entonces la nación norafricana está dividida entre el este y el occidente, cada uno con gobiernos distintos, respaldados por milicias y potencias extranjeras distintas.