Smith remonta para vencer a McIlroy en el Abierto Británico

·2  min de lectura

ST. ANDREWS, Escocia (AP) — El escenario en St. Andrews estaba presto para Rory McIlroy.

El momento terminó siendo para Cameron Smith, quien se llevó el domingo la jarra de plata del Abierto Británico tras la mejor última ronda registrada en la historia del Old Course.

Smith amaneció rezagado a cuatro golpes del liderato. Todo el mundo ansiaba ver a McIlroy poner fin a su sequía en las grandes citas y completar una semana de festejos en la cuna del golf al albergar la edición número 150 del torneo. Smith estaba tres golpes detrás al entrar en la segunda parte del recorrido.

Con su mágico putter, el australiano se robó el protaganismo al embocar cinco birdies seguidos al abrir los últimos nueve hoyos y después mostrar tremendo aplomo al final.

“Ganar un Abierto como tal debe ser la nota más sobresaliente de un golfista en su carrera", dijo Smith. “Hacerlo en St. Andrews es sencillamente increíble”.

Y su golf también lo fue.

En las 29 ocasiones previas que el torneo más antiguo de golf se escenificó en St. Andrews, ninguno de los campeones logró cerrar con un 64. Smith firmó una tarjeta final de 268, 20 bajo par, una anotación récord en el Old Course y que emuló la anotación más baja en los cuatro majors.

“Me ganó alguien mejor esta semana. Salir y conseguir un 64 para ganar el Abierto en St. Andrews es alucinante. Me saco el sombrero ante Cam”, dijo McIlroy.

Smith superó por un golpe a Cameron Young, quien embocó un eagle desde 15 pies en el último hoyo para igualar el liderato por un breve momento.

No le alcanzó, y tampoco todo lo que McIlroy intentó.

McIlroy se desdibujó con su putt al inicio. No pudo acercarse lo suficiente en los últimos hoyos. Su mejor oportunidad fue cuando intentó lograr el birdie desde 15 pies en el 17mo, y lo falló por muy poco al irse desviado por la izquierda.

Smith, quien salvó par en el 17mo con un putt desde 10 pies, quedó al frente en el green del 18vo para ejecutar el golpe de despeje. Desde 80 pies, dejó la pelota en una posición inmejorable y consiguió el birdie que le dejó con un acumulado de 268 golpes, 20 bajo par.

Smith emuló el récord de par en un major, alcanzado más recientemente por Dustin Johnson en la edición de 2020 del Masters, escenificada en noviembre.

McIlroy necesitaba de un eagle para igualarle y su chip quedó lejos. Falló al intentar el birdie y acabó con un 70 que le dejó tercero.

Smith es el primer australiano que se corona en St. Andrews desde Kel Nagle en 1960, cuando derrotó al estadounidense Arnold Palmer.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.