Anuncios

Cameron pide a su homólogo chino que Pekín desempeñe un mayor papel en asuntos globales

Pekín, 6 dic (EFE).- El ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, y su homólogo británico, David Cameron, mantuvieron este lunes una conversación telefónica en la que el representante del Reino Unido expresó su esperanza de que "China desempeñe un papel más importante en los asuntos internacionales y regionales".

Wang señaló que China y Reino Unido, como miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, tienen "una importante responsabilidad en el mantenimiento de la paz y la estabilidad internacionales", informó la Cancillería china en un comunicado publicado en su página web.

Asimismo, afirmó que el desarrollo estable y saludable de las relaciones bilaterales entre Londres y Pekín "no solo responde a los intereses fundamentales y a largo plazo de ambos pueblos", sino que también "tiene un significado estratégico y global para la promoción de la paz y la prosperidad mundiales".

El canciller del país asiático expresó su deseo de que Reino Unido tenga una "visión correcta de China", destacó que la política exterior del gigante asiático "mantiene la continuidad y la estabilidad" y enfatizó que China "defiende el multilateralismo, se opone al unilateralismo y al hegemonismo, apoya el libre comercio y rechaza el proteccionismo".

Por su parte, Cameron aseveró que su país "está comprometido con el desarrollo de las relaciones con China" y que desea mantener el contacto y la cooperación con el país asiático, ya que "ningún país puede enfrentarse solo a los desafíos globales".

Según la Cancillería china, ambos funcionarios intercambiaron opiniones sobre el conflicto en Ucrania, y Wang reiteró la posición de China de "abogar por la paz y el diálogo", y de oponerse "al abuso de las sanciones unilaterales".

Los lazos entre ambos países, que vivieron un buen momento precisamente durante el mandato como primer ministro de Cameron (2010-2016), se deterioraron durante los últimos años a cuenta del veto británico a empresas chinas como la tecnológica Huawei, de las críticas a la Ley de Seguridad de Hong Kong o de las desavenencias con respecto a la guerra en Ucrania, hacia la cual Pekín ha adoptado una postura ambigua.

(c) Agencia EFE