Anuncios

Mejor cameo, mejor romance y mejor perro previo a los Oscar

Por LINDSEY BAHR y JAKE COYLE (AP) — Los Premios de la Academia honran muchas cosas de las películas, pero no todas y a veces algunos aspectos memorables quedan fuera. Previo a los Oscar del domingo, los periodistas y críticos de cine de The Associated Press Lindsey Bahr (L.B.) y Jake Coyle (J.C.) comparten la selección de sus propios premios, algunos menos convencionales que otros.

MEJOR ACTUACIÓN DE REPARTO: Cory Michael Smith, “May December” (“Secretos de un escándalo”). A veces, las mejores actuaciones de reparto son las que nunca, nunca recibirán el “empujón de los premios”, como el brillante Cory Michael Smith como Georgie Atherton en “May December”. Con su energía sutilmente maníaca, su sonrisa triste y ese horrible cabello decolorado, la suya es ese tipo de presencia innegable que se roba las dos escenas en las que aparece y también cambia por completo todo. Pero así es como funciona la temporada de premios y algo que sólo nuestros amigos estrategas de premios pueden justificar. — L.B.

MEJOR PEINADO: La cola de caballo de Gwen cuando está de cabeza en, “Spider-Man: Across the Spider-Verse” (“Spider-Man: A través del spider-verso”). Hay, sin duda, hay cabellos más elegantemente peinados entre los nominados al Oscar de este año. Pero ningún peinado podría igualar la belleza asistida por la fuerza de gravedad de la cola de caballo cuando Gwen (con la voz en inglés de Hailee Steinfeld) y Miles (Shameik Moore) se sientan juntos, aferrados a la parte inferior de una cornisa, mirando a una Nueva York patas para arriba en “Spider-Man: Across the Spider-Verse”. En una serie de películas que rompe el canon, la cola de caballo invertida de Gwen señala el camino. — J.C.

MEJOR ACTUACIÓN A DÚO: Jeffrey Wright y John Ortiz, “American Fiction”. A pesar de lo genial que es todo el elenco en el incisivo drama de Cord Jefferson, la película nunca es mejor que cuando Wright y Ortiz se emparejan. En el momento en el que el frustrado novelista interpretado por Wright, Monk Ellison, se reúne con su agente Arthur (Ortiz), “American Fiction” brilla con la interacción cómica de dos grandes actores de carácter. Dénle a estos tipos una comedia de situación y verán seis temporadas. — J.C.

MEJOR CAMEO: Margot Robbie, “Asteroid City”. La película de Wes Anderson tuvo un trato crudo este año con cero nominaciones (aunque el director podría ganar su primer Oscar por su corto de Henry Sugar). Una actuación en un mar de grandes actuaciones que realmente impactó fue un verdadero cameo que se guardó para el final: Margot Robbie como una actriz cuya escena como la esposa muerta de Jason Schwartzman fue cortada por falta de tiempo. Sólo tiene unos minutos para recordarle a su posible coprotagonista sus posibles diálogos, vestida con un atuendo isabelino a un balcón de distancia. Es un puñetazo emocional de la mejor clase, breve y perfecto. — L.B.

MEJOR ROSTRO: Willem Dafoe, “Poor Things” (“Pobres criaturas”). El rostro de Willem Dafoe es ya una obra de arte, pero “Poor Things” lo convierte en una obra maestra al estilo Munch. Su Dr. Godwin Baxter, cuyas deformidades provienen de los experimentos que se le realizaron, es como una fusión de científico loco y víctima herida. Es Victor Frankenstein y su monstruo en uno. — J.C.

MEJORES ACROBACIAS: “Mission: Impossible - Dead Reckoning Part One” (“Misión: Imposible - Sentencia mortal - Parte uno”). Sigue siendo una locura que la academia de cine aún no reconozca las acrobacias, pero aquí podemos. “Mission: Impossible – Dead Reckoning” es impresionante. La “mejor”, obvio, es el salto de acantilado, que la mayoría de nosotros ya sabemos que Tom Cruise hizo él mismo. Pero también me gusta la persecución en coche por Roma, en la que Cruise y Hayley Atwell intentan escapar en un Fiat 500 antiguo y chirriante mientras están esposados juntos. — L.B.

MEJOR USO DE "SEPTEMBER": “Robot Dreams” (“Mi amigo robot”) del director español Pablo Berger. “September” probablemente se ha escuchado en un centenar de películas y en millones de bodas, pero la nominada a mejor película animada “Robot Dreams” utiliza la canción clásica disco de “Earth, Wind & Fire” a la perfección. En una película que es sorprendentemente adulta acerca de la relación entre un perro y su robot, toda la alegría y la nostalgia de “September” nunca han sido más conmovedoras. Sales del cine tarareándola. — J.C.

LO MÁS ELEGANTE: “Priscilla”. Quizá “elegante” sea un adjetivo bobo para una película que fue fácilmente una de las adaptaciones más sólidas del año, tomando los diarios de una mujer joven y haciendo algo evocador y profundo sin el uso de la narración en primera persona. El estilo reflexivo de la película de Sofia Coppola ayuda a lograr este punto, transportando al público a este país de las maravillas embriagador y onírico, de la ropa más hermosa y los escenarios más glamorosos con la estrella más grande de la época, y guiándonos junto con Priscilla a la comprensión de que también es una pesadilla. — L.B.

MEJOR ESCENA: La prueba Trinity de “Oppenheimer”. No me gusta todo de la epopeya de Christopher Nolan, pero creo que la escena de la prueba Trinity es una secuencia que se enseñará a los estudiantes de cine por generaciones. No es sólo la explosión en sí, que se logró con técnicas cinematográficas de la vieja escuela, como la perspectiva forzada (hacer que algo pequeño parezca grande). Es el retumbar de los momentos que siguen, cuando Oppenheimer, después de enterarse de que la bomba ha sido lanzada sobre Hiroshima, es recibido por gente que ondea banderas en un gimnasio. El rostro de Oppenheimer está horrorizado, reconoce lo que ha hecho. La multitud se vuelve grotesca. Una niña (interpretada por la hija de Nolan) grita. Aquí está el verdadero estruendo de “Oppenheimer”.

MEJOR COREOGRAFÍA DE ENSUEÑO: “Barbie”. Para esta entrega de los Oscar hubo mucho baile genial, desde las escenas sudorosas del club en “Passages” (“Pasajes”), el baile de la boda en “The Iron Claw” (“El clan de hierro”), los movimientos tontos de Jeff en “Bottoms” (“El club de las peleadoras”), la euforia de muñeca rota de Bella Baxter en “Poor Things”, el boogie de “M3GAN” y, por supuesto, el final de “Saltburn” (“Saltburn: El Laberinto”). Pero el trofeo es para el eufórico baile de ensueño “I’m Just Ken” de Greta Gerwig, una secuencia que la directora luchó por mantener y que también es la mejor de la película. — L.B.

MEJOR PELEA: Julia Louis-Dreyfus y Tobias Menzies, “You Hurt My Feelings” (“Me Heriste”). Claro, podrías elegir encuentros más violentos. Pero, ¿es posible que haya algo más ferozmente rockero que una autora que escucha a su marido decir que no le gusta su más reciente libro? En “You Hurt My Feelings” de Nicole Holofcener, es la salva inicial de un examen dolorosa e histéricamente agudo de la honestidad en las relaciones. No apta para ver en una cita, repito, no apta.— J.C.

MEJOR USO DE UNA CANCIÓN PREEXISTENTE: “Silver Joy” de Damien Jurado en “The Holdovers” (“Los que se quedan”). Creo que la categoría de canción original necesita una revisión. Por años, las películas me han ayudado a conocer canciones que existen y que podría haberme perdido, que se convierten en favoritas inmediatas debido a la asociación emocional con una película. Seleccionar la canción correcta es un arte y el año pasado “Silver Joy” de Damien Jurado en “The Holdovers” se destacó por encima de todas las demás. — L.B.

MEJOR SOMBRERO: El sombrero de pescador de Michael Fassbender en “The Killer” (“El asesino”). Los meticulosos asesinos a sueldo de las películas han usado durante mucho tiempo sombreros elegantes. Piensa en el sombrero de fieltro del protagonista de “Le Samouraï”. Sin embargo, el asesino de “The Killer” de David Fincher lleva un sombrero de pescador. Es una silueta igual, pero parece más un turista tonto que un asesino frío como una piedra. Ese es el punto de una película sobre asesinatos en tiempos cada vez más anónimos. — J.C.

MEJOR INTERPRETACIÓN DE UNA ESCENA: Audra McDonald, “Origin”. En “Origin” de Ava DuVernay, gran parte del sentido de humanidad de la película proviene de las ricas presencias de los actores que entran y salen de la película. No sólo la protagonista estelar, Aunjanue Ellis-Taylor, sino varios intérpretes, incluidos Jon Bernthal, Emily Yancy y Nick Offerman, se suman al matiz de “Origin”. Eso es especialmente cierto en el caso de Audra McDonald, quien aparece en una sola escena que puede ser la más potente de la película. McDonald interpreta a una mujer llamada Miss Hale, y su historia de cómo obtuvo ese nombre es una delicada potencia. — J.C.

MEJOR ROMANCE: “La passion de Dodin Bouffant” (“A fuego lento”). Hoy en día no hay muchas películas verdaderamente románticas hechas para grandes audiencias. Claro que hay alguna que otra comedia romántica aquí y allá, pero los romances arrolladores, deliciosos y con R mayúscula son pocos y distantes entre sí y rara vez se celebran en la temporada de premios (sí, todavía estoy pensando en “Cyrano” de Joe Wright). Esta temporada, ese título fue para “La passion de Dodin Bouffant”, que no tiene ni una pizca de cinismo, solo puro amor. — L.B.

MEJOR ACTUACIÓN DE UN JUGADOR DE LA NFL: Marshawn Lynch, “Bottoms”. Ningún exfutbolista causó más impresión en la pantalla grande que Marshawn Lynch, el excorredor de élite conocido como “Beast Mode”. En la comedia adolescente lésbica obscena de Emma Seligman “Bottoms”, Lynch aparece como un maestro de secundaria y es bastante divertido actuando junto a Rachel Sennott y Ayo Edebiri. El papel también es conmovedor. Lynch ha dicho que lo hizo para ayudar a compensar la forma en que llevó el hecho de que su hermana, Marreesha Sapp-Lynch, saliera del clóset en la escuela secundaria. — J.C.

MEJOR PERRO NO LLAMADO SNOOP: Chaplin, “Kuolleet lehdet” (“Hojas de otoño”). Snoop, el perro que todo lo ve en la nominada a mejor película “Anatomía de una caída”, realmente ha acaparado la atención. Messi, el perro que interpreta a Snoop, ha estado por todas partes, incluido el almuerzo de la academia de cine. Pero es hora de que su reinado de terror llegue a su fin. En “Kuolleet lehdet” de Aki Kaurismäki, mi película favorita de 2023, un par de solitarios encuentran puntos de conexión nutritivos en un mundo cruel y sombrío: el cine, el karaoke y un perro llamado Chaplin. El perro, llamado Alma en la vida real, es la perrita mestiza adoptada de Kaurismäki, y también merece que le arrojen algunos huesos. — J.C.

___

Siga a Lindsey Bahr y Jake Coyle en https://twitter.com/ldbahr and http://twitter.com/jakecoyleAP