Cambio de zonificación permite a algunos propietarios construir estudios y cabañas en Miami-Dade

Al Diaz/adiaz@miamiherald.com

Los comisionados de Miami-Dade aprobaron el martes una norma que facilita la adición de apartamentos a las casas suburbanas, un cambio respaldado por los activistas de la vivienda para crear más alquileres asequibles.

La propuesta fue aprobada en una votación de 5 a 2, y los opositores advirtieron que las reglas de zonificación menos restrictivas provocarían congestionamiento y problemas de estacionamiento en barrios diseñados para una familia por vivienda. “Esto va a arruinar los barrios”, dijo el comisionado Javier Souto.

Raquel Regalado, patrocinadora de la ordenanza, dijo que era una forma de impulsar la vivienda al tiempo que aportaba normas a una práctica ya extendida de propietarios que alquilan ilegalmente estudios de una sola habitación.

“¿Vamos a seguir permitiendo que la gente haga esto ilegalmente? ¿O vamos a crear una vía legal [para] asegurar que se haga correctamente?”, preguntó Regalado.

Los cambios de zonificación solo se aplican a las propiedades fuera de los límites de la ciudad, en las áreas no incorporadas del condado. Eso cubre alrededor del 40% de las 770,000 unidades residenciales de Miami-Dade, según los datos publicados por la Oficina del Tasador de Propiedades.

El personal de planificación del condado predijo que los cambios en la ley permitirían la construcción de 195,000 unidades residenciales adicionales si todos los propietarios se acogieran a la nueva norma. El tamaño mínimo del lote para cumplir los requisitos para la unidad adicional es de 7,500 pies cuadrados. Una unidad puede tener entre 400 y 800 pies cuadrados.

Al aprobar la ordenanza, los comisionados de Miami-Dade facilitan a los propietarios la creación de “unidades de vivienda accesorias”, el término técnico para una unidad de alquiler dentro de una residencia existente.

La unidad de alquiler pudiera provenir de la conversión de un espacio existente en una vivienda separada con una cocina y un baño, como por ejemplo convertir un garaje en un apartamento. En el caso de una casa con un patio lo suficientemente grande, el propietario pudiera construir una cabaña independiente para alquilar.

La nueva ley sigue exigiendo a los propietarios que obtengan la aprobación administrativa y los permisos de construcción para las nuevas unidades residenciales, con requisitos de disponibilidad de estacionamiento y límites sobre el número de personas que pueden vivir en la unidad de alquiler. También prohíbe a los propietarios alquilar una unidad como alquiler vacacional a corto plazo mientras viven en la casa principal. La ciudad de Miami ya permite las unidades de vivienda accesorias en algunos distritos de zonificación.

El tema estuvo a punto de morir el martes cuando fracasó en su primera votación. El comisionado Jean Monestime cambió a un sí en una nueva votación después de que Regalado acordó suavizar una estipulación de la ley que permite a los inspectores del condado el acceso al interior de las unidades de alquiler.

Junto a Monestime votaron a favor de la ordenanza Regalado, Keon Hardemon, Sally Heyman y Eileen Higgins. Votaron en contra el presidente José Díaz y René García. Souto y Danielle Cohen Higgins votaron en contra de la ordenanza cuando fracasó la primera vez, pero no estuvieron presentes en la segunda votación. También faltaron a la votación final Oliver Gilbert, Kionne McGhee y Rebeca Sosa.

Miami Housing For All y otros grupos de vivienda asequible apoyaron los cambios, al igual que la alcaldesa Daniella Levine Cava. Varios habitantes advirtieron el martes a los comisionados que la nueva ley causaría problemas al permitir la aparición de nuevos alquileres en barrios ya saturados.

“Algunas de estas grandes casas de dos pisos tienen demasiados autos en sus patios, es alarmante”, dijo Mary Waters antes de la votación.

Pedro García, el tasador de la propiedad elegido por el condado, se opuso a la legislación, diciendo que podría engañar a los propietarios en la búsqueda de ingresos de alquiler sin darse cuenta que su factura de impuestos aumentaría por la conversión de parte de sus propiedades para uso comercial. “La aprobación de este punto creará seguramente un aumento imprevisto de la carga fiscal para los que menos pueden permitírselo”, escribió en un memorando del 28 de octubre a los comisionados.

Levine Cava apoyó los cambios como una forma de crear nuevos apartamentos asequibles y dar a los propietarios de viviendas existentes ingresos adicionales para cubrir los crecientes costos de los seguros. “Creemos que es una vía fundamental para crear más oportunidades de vivienda asequible”, dijo.