Cambio de mando: Biden restaurará la antigua tradición presidencial de tener una mascota en la Casa Blanca

LA NACION
·4  min de lectura

WASHINGTON.- Se espera que el presidente electo Joe Biden restaure una antigua tradición de tener una mascota presidencial en la Casa Blanca.

A partir de enero, los dos pastores alemanes de la familia Biden, Champ y Major, deambularán por la residencia ejecutiva.

Build Bark Better. Happy #NationalDogDay

Una publicación compartida de Dr. Jill Biden (@drbiden) el 26 Ago, 2020 a las 4:04 PDT

El presidente Donald Trump fue el primer presidente en más de un siglo en no tener una mascota de ningún tipo, dijo Andrew Hager, historiador residente en el Museo Presidencial de Mascotas.

Focalizado en la lucha contra el Covid-19, Biden celebro el avance de la vacuna

En 2008, la familia Biden obtuvo un cachorro de pastor alemán de un criador después de que Biden fuera elegido vicepresidente, según Politico. Los Biden nombraron al perro Campeón porque el padre de Biden le había dicho cuando era niño, "Levántate, campeón", cuando su vida era desafiante.

En 2018, la familia Biden adoptó a su antiguo perro adoptivo, Major, de la Delaware Humane Association.

Biden no sería el primero en tener un perro adoptado en la Casa Blanca. Yuki, el perro mestizo del presidente Lyndon B. Johnson, fue encontrado por su hija en una gasolinera de Texas.

En 2016, Lois Pope, una filántropa de veteranos y animales en Palm Beach, Florida, dijo que le había ofrecido a Trump un cachorro goldendoodle llamado Patton, en honor a George Patton, el general de la Segunda Guerra Mundial que Trump dijo que admira, informó The Washington Post.

En un mitin de febrero de 2019 en El Paso, Texas, Trump dijo que no tenía un perro porque no tenía tiempo y sintió que sería "falso" que consiguiera uno por razones políticas.

"Amas a tus perros, ¿no?" Dijo Trump. "No me importaría tener uno, honestamente, pero no tengo tiempo. ¿Cómo me vería paseando a un perro en el césped de la Casa Blanca?

Happy Wednesday.

Una publicación compartida de Dr. Jill Biden (@drbiden) el 23 Sep, 2020 a las 2:11 PDT

El perro de Biden, Major, refleja una tendencia más amplia de norteamericanos que adoptan mascotas de los refugios y cómo se sienten acerca de los derechos de los animales, dijo Hager.

"En cierto modo, he planteado el argumento de que se puede ver la historia de los norteamericanos y los animales mirando al presidente y sus mascotas", dijo.

Biden ocasionalmente publica sobre Champ y Major en las redes sociales. "No hay días ruff (juego de palabra entre el ladrido del perro y la palabra malos) en la campaña cuando tengo una motivación importante", escribió Biden en Instagram el mes pasado.

Incluso hubo una campaña separada llamada Dog Lovers for Joe. Su lema: "Elija sabiamente a sus seres humanos".

"Estado rojo o estado azul, todos podemos estar de acuerdo sobre el poder de los perros", dice el sitio web. "Es hora de que tengamos un amante de los perros en la Casa Blanca".

Desde los primeros días de la formación del país, las mascotas han sido una tradición para los presidentes.

El presidente Theodore Roosevelt era dueño de docenas de animales, incluido un gallo de una sola pierna, serpientes, conejillos de indias, ratas canguro y caballos, dijo Jennifer B. Pickens, autora de "Pets at the White House".

Una de las mascotas más extrañas de la Casa Blanca fue un mapache llamado Rebecca que fue enviado al presidente Calvin Coolidge para ser servido en la cena de Acción de Gracias. En noviembre de 1926, Coolidge perdonó al mapache y lo adoptó.

Las mascotas humanizan la presidencia y ayudan a las personas a relacionarse con sus dueños. Los perros son accesorios presidenciales tiernos y brindan compañía cuando los presidentes toman decisiones difíciles, dijo Pickens.

Durante la candidatura a vicepresidente del presidente Richard M. Nixon en 1952, se enfrentó a un escándalo de irregularidades financieras, en parte porque habló de su perro, Chequers.

La imagen sofocante y forzada del presidente Herbert Hoover mejoró cuando se humanizó al publicar una fotografía en la que sostenía a su pastor alemán, el rey Tut.

En alza: las bolsas mundiales se disparan por el triunfo de Biden y la vacuna de Pfizer

El presidente Barack Obama y su familia llevaron a Bo, y luego a Sunny, perros de agua portugueses, a la Casa Blanca. Eran amados, incluso después de que Sunny derribara a un visitante de 2 años.

"Los norteamericanos siempre han tenido mascotas, por lo que la Casa Blanca siempre ha tenido mascotas", dijo Pickens.

The New York Times