Cadena perpetua para expolicías tailandeses que mataron a un detenido en un vídeo

Bangkok, 8 jun (EFE).- El exjefe de policía tailandés Thitisan Utthanaphon, conocido como "Joe Ferrari" y cinco de sus ayudantes, fueron condenados este miércoles a pena de muerte, reducida a cadena perpetua, tras aparecer en un vídeo torturando y matando a un detenido.

Un tribunal especial que juzga casos de corrupción en Bangkok declaró culpables a los expolicías de asesinato mediante tortura y prevaricación, entre otros cargos, en una vista celebrada diez meses después de que se conociera este polémico caso de brutalidad y corrupción policial.

El entonces coronel Thitisan, apodado como "Joe Ferrari" por su afición a los coches de lujo, detuvo al sospechoso el pasado agosto en la provincia de Nakhon Sawan, en la región central de Tailandia, y lo torturó junto con sus ayudantes para exigirle un soborno de dos millones de baht (61.000 dólares o 51.000 euros).

Los agentes usaron varias bolsas de plástico para provocarle asfixia al detenido, lo que causó su muerte, pero declararon en un informe que falleció debido a una sobredosis de droga mientras trataba de escapar, mientras que la novia, que fue detenida con él, fue puesta en libertad sin cargos.

Sin embargo, la tortura fue captada por una cámara de seguridad y el vídeo fue difundido en las redes sociales y enviado a un abogado que denunció los hechos.

Según la sentencia de la vista virtual de hoy, los acusados también trataron de reanimar al detenido, de 24 años, lo que ha contado a su favor para conmutar la pena capital, además de colaborar con la investigación.

Un séptimo agente presente durante el incidente, ocurrido el pasado 5 de agosto, fue condenado a cinco años y cuatro meses de cárcel porque no participó directamente en la tortura del detenido, un supuesto traficante de drogas.

El padre de la víctima, identificada como Jeerapong Thanapat, dijo a los periodistas a la salida del tribunal que estaba satisfecho con la sentencia y que pedirá una mayor compensación en otro juicio civil.

Los progenitores han recibido de momento una compensación cada uno de 300.000 baht (8.700 dólares u 8.140 euros).

La publicación del vídeo con las torturas policiales causó el año pasado un gran escándalo en Tailandia y el primer ministro, Prayut Chan-ocha, ordenó una investigación a fondo.

Thitisan se entregó a las autoridades el 25 de agosto de 2021 tras varios días huido.

La policía registró la lujosa vivienda del excoronel en Bangkok, donde encontró más de una veintena de vehículos de alta maga en sus 8.600 metros cuadrados con piscina y varios jardines.

Thitisan era propietario de un Ferrari, un Lamborghini y varios Porsche cuando su sueldo mensual era de unos 40.000 baht (1.160 dólares o 1.084 euros).

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.