Con cabeza fría y pecho caliente, los Dolphins afrontan choque decisivo contra los Jets

Al Diaz/adiaz@miamiherald.com

Skylar Thompson no pretende ser un héroe en el partido más importante de la temporada de los Dolphins. Solo quiere ser él mismo, sonreír y divertirse. A fin de cuentas jugar el deporte que ama.

Suena a romanticismo la declaración de Thompson, quien conducirá al equipo de Miami (8-8) contra los Jets de Nueva York (7-9), el domingo (1 p.m. TV: Fox. Radio: 560 WQAM, KISS 99.9; 1140 AM en español con Roly Martín y Eduardo “Vikingo” Martell) en el Hard Rock Stadium, en Miami Gardens.

La realidad es muy distinta para el tercer quarterback de los Dolphins, quien por las fatalidades del destino cargará sobre sus hombros la responsabilidad de luchar por un puesto en los playoffs, parar una hemorragia de cinco derrotas consecutivas y que el club termine por tercer año seguido con récord ganador.

Para avanzar a la postemporada por apenas la tercera vez desde el 2008 no basta con vencer a los Jets, ya eliminados y muy felices si le arruinan la fiesta a los de casa. Será necesario además que los Buffalo Bills superen a los Patriots de New England.

Una dislocadura en el dedo meñique de Teddy Bridgewater en la caída 23-21 contra los Patriots en domingo anterior puso en suspenso el quarterback que enfrentará a los Jets.

“Esta mañana [viernes] me designaron como abridor para el domingo”, confirmó el jugador de 25 años. “Durante la semana me dieron todas las repeticiones. Luego de la confirmación me siento muy entusiasmado”.

Thompson fue seleccionado por los Dolphins en la séptima ronda en el Draft 2022 de la NFL. Lleva jugados seis partidos en la liga por las lesiones de Tua y Bridgewater. Solo abrió una vez. Su récord dice que ha pasado para un touchdown y fue interceptado tres veces.

El entrenador del conjunto surfloridano Mike McDaniel esperó hasta el último momento al veterano de 10 campañas Bridgewater, pero al mismo tiempo se curó en salud. Puso énfasis en la preparación de Thompson y dispuso que se contratara para el equipo de prácticas al quarterback Mike Glennon.

Bridgewater empezó a tomar contacto con el ovoide recién el jueves. Y ese día lanzó de nuevo.

“No estoy seguro si ustedes los periodistas han sido testigos de la increíble recuperación de Teddy”, expresó un McDaniel lleno de optimismo. “Tenemos la esperanza de contar con él como suplente durante el partido del domingo”.

Si no es así, Glennon será el plan B. Los médicos y terapistas de los Dolphins esperaban que la inflamación del dedo de Bridgewater cediera para que comenzara a lanzar. Eso ocurrió el jueves.

“Desde hace semanas nos preparamos para este tipo de compromisos en el que ganas o te vas a casa”, afirmó McDaniel.

“Nuestro objetivo es mostrar que somos un equipo que puede ganar, alargar la temporada y darnos la oportunidad de jugar otro partido juntos”.

La estrategia del entrenador para el choque del domingo es bajarle la presión a los jugadores, meterles en la cabeza que se enfoquen en el día que viven y de esta manera concentrarse en lo que deben corregir y aprender para aplicarlo con excelencia contra los Jets.

La NFL anuncia veredicto sobre protocolo de conmoción de Tua. Los Dolphins refuerzan líneas para choque con Patriots

McDaniel se mostró igualmente optimista respecto al regreso de Terron Armstead, Xavien Howard y Bradley Chubb, titulares fundamentales en el funcionamiento del equipo y que no estuvieron la fecha pasada en el Gillette Stadium.

Thompson, por su parte, adquiere un mayor sentido de seguridad cuando sabe que en su ofensiva tiene dos compañeros de la categoría de Tyreek Hill y Jaylen Waddle.

“Los Dolphins cuentan con dos de los mejores wide receivers de la NFL”, comentó Thompson. “Sé que harán grandes jugadas. En realidad estoy rodeado por grandes jugadores. Yo no tengo que ser perfecto, solo tengo que distribuir el ovoide, actuar con confianza, dar los pasos, mover las cadenas y en la zona roja anotar touchdowns”.

Hill expresó que Thompson saltará bien afilado a la cancha.

“Volaremos alrededor de Skylar para recibir sus pases”, dijo Hill. “Ha practicado muy bien toda la semana. Solo espero el domingo para verlo jugar en este partido decisivo”.