Caballos salvajes de Maryland tienen su origen en un galeón español

·5  min de lectura

ADN antiguo de un diente de caballo avala la tesis de que equinos salvajes que habitan una isla en la costa de Maryland y Virginia descienden de los llegados en el naufragio de un galeón español.

Los caballos salvajes han vagado libremente por la isla de Assateague durante cientos de años, pero exactamente cómo llegaron allí sigue siendo un misterio.

En un nuevo estudio, el ADN antiguo extraído de un diente de vaca del siglo XVI de una de las primeras colonias caribeñas de España resultó ser de un caballo. Este resultado puede reescribir la historia de los caballos de Assateague.

Estos hilos aparentemente no relacionados se entrelazaron cuando Nicolas Delsol, investigador postdoctoral en el Museo de Historia Natural de Florida, se dispuso a analizar el ADN antiguo recuperado de huesos de vaca encontrados en sitios arqueológicos. Delsol quería entender cómo se domesticaba el ganado en las Américas, y la información genética preservada en dientes centenarios tenía la respuesta. Pero también tenían una sorpresa.

"Fue un hallazgo fortuito", dijo en un comunicado. "Estaba secuenciando ADN mitocondrial de dientes de vaca fósiles para mi doctorado y me di cuenta de que algo era muy diferente con uno de los especímenes cuando analicé las secuencias".

Eso se debe a que el espécimen en cuestión, un fragmento de un molar adulto, no era un diente de vaca sino que perteneció a un caballo. Según un estudio publicado en la revista PLOS ONE, el ADN obtenido del diente es también el más antiguo jamás secuenciado para un caballo domesticado de las Américas.

El diente fue excavado en uno de los primeros asentamientos colonizados de España. Ubicada en la isla Española, la ciudad de Puerto Real se estableció en 1507 y sirvió durante décadas como el último puerto de escala para los barcos que navegaban desde el Caribe. Pero la piratería desenfrenada y el auge del comercio ilegal en el siglo XVI obligaron a los españoles a consolidar su poder en otras partes de la isla, y en 1578 se ordenó a los residentes que evacuaran Puerto Real. La ciudad abandonada fue destruida al año siguiente por funcionarios españoles.

Los restos del otrora bullicioso puerto fueron redescubiertos inadvertidamente por un misionero médico llamado William Hodges en 1975. Las excavaciones arqueológicas del sitio dirigidas por la distinguida curadora de investigación del Museo de Florida, Kathleen Deagan, se llevaron a cabo entre 1979 y 1990.

Los fósiles de caballos y los artefactos asociados son increíblemente raros en Puerto Real y sitios similares del período de tiempo, pero los restos de vacas son un hallazgo común. Según Delsol, esta relación sesgada se debe principalmente a la forma en que los colonialistas españoles valoraban su ganado.

"Los caballos estaban reservados para personas de alto estatus, y tener uno era una señal de prestigio", dijo. "Hay descripciones de caballos a toda página en los documentos que narran la llegada de Cortés a México, lo que demuestra lo importantes que eran para los españoles".

Por el contrario, las vacas se usaban como fuente de carne y cuero, y sus huesos se desechaban regularmente en montones de desechos comunales llamados basureros. Pero la basura de una comunidad es el tesoro de un arqueólogo, ya que los desechos de los basureros a menudo confieren la visión más clara de lo que comía la gente y cómo vivía.

La mayor sorpresa del espécimen no se reveló hasta que Delsol comparó su ADN con el de los caballos modernos de todo el mundo. Dado que los españoles trajeron sus caballos de la Península Ibérica en el sur de Europa, esperaba que los caballos que aún vivían en esa región fueran los parientes vivos más cercanos del espécimen de Puerto Real de 500 años.

En cambio, Delsol encontró a sus parientes más cercanos a más de 1.500 kilómetros al norte de Española, en la isla de Assateague frente a la costa de Maryland y Virginia. Los caballos salvajes han vagado libremente por el largo tramo de la isla barrera durante cientos de años, pero exactamente cómo llegaron allí sigue siendo un misterio.

Según el Servicio de Parques Nacionales de EEUU, que administra la mitad norte de Assateague, la explicación más probable es que los caballos fueron traídos en el siglo XVII por colonos ingleses del continente en un intento de evadir los impuestos sobre el ganado y las leyes de esgrima. Otros creen que las manadas salvajes descendieron de caballos que sobrevivieron al naufragio de un galeón español y nadaron hasta la orilla, una teoría popularizada en la novela infantil de 1947 "Misty of Chincoteague". Posteriormente, el libro se adaptó al cine, lo que ayudó a difundir la leyenda del naufragio a un público aún más amplio.

Hasta ahora, ha habido poca evidencia para apoyar cualquiera de las dos teorías. Los defensores de la teoría del naufragio afirman que sería poco probable que los colonos ingleses perdieran el rastro de ganado valioso, mientras que los que están a favor del origen inglés de las manadas señalan la falta de embarcaciones hundidas en las cercanías y la omisión de caballos salvajes en los registros históricos de la época.

Los resultados del análisis de ADN, sin embargo, apuntan inequívocamente a los exploradores españoles como la fuente más probable de los caballos en Assateague, explicó Delsol.

"No se informa ampliamente en la literatura histórica, pero los españoles estaban explorando esta área del Atlántico medio al principio del siglo XVI. La literatura colonial temprana a menudo es irregular y no completamente exhaustiva. Solo porque no mencionan el los caballos no significa que no estuvieran allí".

Las manadas salvajes de Assateague no fueron los únicos caballos que volvieron a su herencia salvaje después de llegar a las Américas. Colonos de toda Europa trajeron consigo caballos de varias razas y pedigríes, algunos de los cuales rompieron sus ataduras y escaparon al campo circundante.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.