Anuncios

Caótico debate sobre Gaza en el Parlamento británico; legisladores temen por su seguridad

ARCHIVO - El presidente de la Cámara de los Comunes Lindsay Hoyle asiste a una ceremonia de acción de gracias por el reinado de la soberana Isabel II en la Catedral de San Pablo en Londres el 3 de junio de 2022, en el segundo de cuatro días de celebraciones por el Jubileo de Platino. (Daniel Leal/Pool Photo vía AP, Archivo)

LONDRES (AP) — El caótico debate para pedir un cese del fuego en Gaza resonó en todo el Parlamento británico el jueves, cuando el presidente de la Cámara de los Comunes enfrentó llamados a renunciar, y los legisladores manifestaron temores por su seguridad en medio de presiones desde todos los ángulos del tema.

Después de más de seis horas de debate el miércoles, en ocasiones acalorado, el gobernante Partido Conservador y el Partido Nacional Escocés (SNP) se rehusaron a participar en una votación sobre el tema. Eso dejó al Partido Laborista, el más grande de la oposición, con la victoria, prácticamente nula, de aprobar sin ninguna oposición su versión de una moción no vinculante para pedir un cese del fuego “inmediato y humanitario”.

Detrás del tira y afloja parlamentario están las crecientes tensiones por la guerra entre Israel y Hamás, miles de personas que marcharon el sábado en Londres en apoyo a la causa palestina, y las cifras que muestran que el número de incidentes antisemitas en el Reino Unido creció casi 150% el año pasado.

Esto se refleja en el Parlamento, donde el tema de Gaza se ha “convertido en arma”, y algunos legisladores piensan que tienen que votar de una forma en particular para garantizar su propia seguridad y la de sus familias, dijo el legislador conservador Charles Walker en el debate del miércoles.

El debate inició cuando el SNP presentó una moción en la que hacía un llamado a un cese al fuego inmediato en el que se enfatizaba la devastación provocada por los ataques de Israel en Gaza. El Partido Laborista presentó una enmienda que resaltaba la necesidad de Israel de garantizar que nunca enfrentaría otros ataques como los realizados por Hamás el 7 de octubre. El gobierno propuso su propia enmienda, replanteando su llamado a una “pausa humanitaria inmediata” en la lucha.

En un esfuerzo para aliviar las tensiones en el Parlamento, el presidente de la Cámara, Lindsay Hoyle, pretendía permitir votaciones separadas respecto a las tres mociones.

Pero el compromiso cuidadosamente construido por Hoyle se vino abajo cuando el gobierno retiró su moción debido a que la decisión de Hoyle se apartaba de las tradiciones de la Cámara de los Comunes, según las cuales se esperaba que él rechazara la enmienda laborista. El SNP siguió su ejemplo y dijo que los legisladores ya no tendrían la oportunidad de votar su propuesta.

El Instituto para el Gobierno, un grupo independiente de analistas centrado en el gobierno efectivo en el Reino Unido, criticó a los políticos de todas las facciones por permitir que un debate significativo sobre Gaza se convirtiera en un “vergonzoso caos”.