Anuncios

Con "La caída de la casa Usher" arranca festival de la UNAM

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 1 (EL UNIVERSAL).- El estreno en México de la ópera "La caída de la casa Usher", del compositor estadounidense Philip Glass, basada en el célebre cuento homónimo del escritor, también estadounidense, Edgar Allan Poe, marcó el inicio, ayer del Festival CulturaUNAM que, a lo largo de 23 días --concluye el 22 de octubre--, ofrecerá alrededor de 85 actividades en diversos espacios de la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM.

La ópera de cámara con libreto de Arthur Yorinks, que anoche se presentó en la Sala Miguel Covarrubias del Centro Cultural Universitario, donde hoy tendrá, a las 19 horas, su segunda y última función, con la participación de Laura Reyes como directora concentradora; Robert Castro, como director de escena; la soprano Mariana Flores, los tenores Miguel Azueta y Jorge Echeagaray y el bajo Ricardo Ceballos, confirmó la maestría melódica de Philip Glass.

"Hay momentos en los que la música de Philip Glass se vuelve una especie de textura, una especie de red, una especie de atmósfera que nos envuelve y que parece que podemos olvidar, que ya está ahí presente independientemente de que le pongamos atención o no", dijo ayer, en la charla introductoria, Gerardo Kleinburg, quien aseguró además que el maridaje entre Poe y Glass es natural, es perfecto, es una elección ideal.

"Es interesante como no solamente la historia, no solamente los personajes, sino muchos de los sonidos onomatopéyicos o musicales que están dentro del cuento, tienen su correlato orquestal", dijo Kleinburg de la ópera de Glass, una pieza que es ejemplo de la música minimalista de la que el compositor estadounidense tiene un reconocimiento a nivel mundial.

En "La caída de la casa Usher", Glass alcanza una poderosa aplicación de sus recursos tradicionales, como son las repeticiones, alternancia y superposición de patrones rítmicos, melódicos y armónicos, para potenciar las sensaciones de terror, así como la ambigüedad entre realidad y alucinación, que caracterizan este relato.

"Dentro de esta iteración casi interminable de elementos, uno debe estar atento a esos instantes en los que hay un intervalo, en los que hay un acorde, en los que hay un silencio, también en una música tan continua y reiterativa, el silencio adquiere un valor que muchas veces no le damos y tenemos que entender siempre que uno de los elementos o acaso el elemento más importante de la música es el silencio", afirmó Kleinburg.

Esto luego de que Rosa Beltrán, coordinadora de Difusión Cultural de la UNAM, inaugurara el encuentro y asegurara que este es el último Festival CulturaUNAM de la gestión del rector Enrique Grau, en el que participan nueve países, diez colaboraciones externas, lo que habla del arte de vanguardia que se sigue haciendo en la universidad, donde por supuesto se lleva a cabo el pensamiento crítico.

Beltrán destacó que este Festival rendirá homenaje a dos universitarios, a Javier Álvarez, y a Ignacio Solares, "además de ser escritor, Ignacio Solares tuvo una relevancia particular en Difusión Cultural de la UNAM", dijo la también escritora, quien repasó la obra creativa, académica y cultural en la UNAM, de Solares, para ambos pidió un aplauso y dijo que la mejor manera de recordarlo es escuchar y leer sus obras.

Juan Ayala, curador del Festival, dijo que este encuentro se caracteriza por la diversidad, "Por un lado la diversidad de disciplinas, la diversidad de estudio en cada una de ella, y la diversidad de intenciones en cuanto a la conformación de la propuesta artística y la programación del festival".

Con "La caída de la casa Usher (1987), de Philip Glass, inició el festival que incluye la presentación de piezas como Bill Frisell, Nortec: Bostich + Fussible, el dúo italiano Gazzana, la clarinetista belga Annelian Van Wauwe y Aterciopelados; además incluirá un oratorio basado en la vida de Leonora Carrington, una versión 3D de "El lago de los cisnes", el montaje de ópera Gianni Schicchi, de Giacomo Puccini, una pasarela de voguing.

Además, a propósito del eclipse anular de Sol, la mañana del 14 de octubre, se realizará una gran celebración que contempla un picnic en Las Islas, charlas con científicas y científicos, y atmósferas musicales.