Anuncios

En La Cámpora predominan el hermetismo y las dudas sobre la renovación de su cúpula

Máximo Kirchner, al frente de la movilización de La Cámpora del 24 de marzo de 2022
Máximo Kirchner, al frente de la movilización de La Cámpora del 24 de marzo de 2022 - Créditos: @La Cámpora

El ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés “Cuervo” Larroque, hizo público la semana pasada su reemplazo en la cúpula de la organización La Cámpora, sin que esa renovación se amplíe con anuncios que afecten el lugar en la conducción de las otras dos figuras clave de la agrupación, el diputado Máximo Kirchner y el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro. La oxigenación de los puestos de mando del camporismo es un tema de larga data en la vida interna de la organización, que lo vive con hermetismo y también con dudas sobre la concreción de un verdadero corrimiento de los cuadros actuales para dejar sus lugares a militantes de menor edad que puedan, así, mantener el tinte juvenil con el que La Cámpora se formó en el año 2006.

Larroque oficializó que deja la secretaría general de la agrupación conducida por Máximo Kirchner y que lo reemplazará la legisladora porteña Lucía Cámpora (sobrina nieta de Héctor Cámpora). Planteó, en declaraciones a Radio Futuröck, que el debate de la renovación interna “empezó en el acto de Argentinos Juniors”. Se refiere a una congregación de La Cámpora del 13 de septiembre de 2014, que marcó el debut de Máximo Kirchner como orador en un acto político masivo. En esa entrevista, Larroque explicó que la renovación se postergó durante el macrismo, porque era un período “de confusión” dentro de las filas kirchneristas.

Según pudo saber LA NACION, el extenso planteo de la renovación generacional se ponía sobre la mesa dentro de La Cámpora sin una resolución definitiva. Sin embargo, el hecho de que Larroque lo haya hecho público hace inferir a algunas fuentes que Máximo Kirchner y De Pedro no se opondrían.

Desde hacía tiempo, alrededor de seis meses, el ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense había dejado de presentarse como secretario general de La Cámpora. Eliminó ese cargo de su descripción en su cuenta de la red social Twitter, que utiliza para informar sobre su gestión y sus actividades políticas. Sin embargo, no hay fuentes en la agrupación kirchnerista que se atrevan a arriesgar que ese recambio generacional (Larroque tiene 46 años; Lucía Cámpora, 32) derrame sobre el resto de la cúpula.

Lucía Cámpora, la nueva espada de la organización de Máximo Kirchner en la Ciuda
Lucía Cámpora, nueva secretaria general de La Cámpora, a la derecha de Máximo Kirchner, en un acto de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) - Créditos: @Twitter @lucampora ·

“Si El Cuervo hizo eso abiertamente [por el anuncio de su relevo] es porque ya está todo comunicado y organizado hace meses internamente”, interpreta una fuente informada sobre la agrupación, que cree que la renovación puede aplicarse a “la dinámica interna del día a día”, pero no a decisiones dentro del Frente de Todos en las que esté representada La Cámpora. En esos casos, considera “difícil” que no estén presentes Kirchner, De Pedro o Larroque.

“Una organización que quiere ser de juventud, tiene que tener una conducción sub-35″, plantea otro informante, que también muestra dudas sobre el rol de conducción que pueda ejercer Lucía Cámpora, al tener “un sistema de relaciones chico y muy porteño” , y que no descarta que su designación pueda ser un paso intermedio hacia otra conducción definitiva.

El recambio en la cúpula de La Cámpora es un tema ríspido, que algunas fuentes de la organización preferían relativizar hasta fines de 2022. Larroque lo puso sobre el escenario público la semana pasada, al comunicar su reemplazo. “El Cuervo es el que armó siempre más la base [de la militancia]”, lo describió un dirigente consultado por este diario.

La tónica general en el camporismo es mantener el silencio ante las consultas sobre la reorganización interna de la agrupación, que tiene en agenda como próxima muestra de fuerza la caravana del 24 de marzo, con la que todos los años recorre el trayecto entre la sede de lo que fue la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) hasta Plaza de Mayo.

En tanto, el nuevo foco político de Larroque está puesto fuera de La Cámpora. Su objetivo es La Patria es el Otro, una mesa que integran unas 30 organizaciones kirchneristas de diferente envergadura, en la que el operativo clamor para que Cristina Kirchner se postule como candidata a presidenta en las próximas elecciones es el elemento central.